Viva Madrid, la renovada taberna inusual de Madrid

Descubrimos un clásico que vuelve a la vida, la genuina taberna Viva Madrid que lleva en la ciudad desde 1856. 

Macarena Escrivá
 | 
Foto: (c) Diego Lafuente

2018 es el año de Diego Cabrera. Acaba de ver su coctelería Salmón Gurú incluida en la prestigiosa lista de los The World’s 50 Best Bars. Y es que el trabajo de este argentino lleva tiempo haciéndonos disfrutar con su genial concepción de la coctelería. A este gran triunfo, se une que hace apenas un mes abría de nuevo la genuina taberna Viva Madrid, un clásico que vuelve a la vida en el número 7 de la calle Manuel Fernández y González. El segundo proyecto del argentino en la capital, lo abre junto a sus socios de la firma Twist de Naranja. 

(c) Diego Lafuente

Pongámonos en situación. Año 1856. Abre sus puertas una taberna ilustre y con solera en pleno centro de Madrid. Los años pasaban y el primero de sus hitos fue en 1920, año en el que entró a formar parte del circuito de las mejores barras de Madrid junto al mítico Museo Chicote o el Bar Cock. El segundo, que seis décadas después se convirtió en uno de los locales preferidos por La Movida. 

Ahora, tras unos años de inactividad, la taberna vuelve a la vida de la mano de uno de los mejores cocteleros del país. Renace como una 'taberna inusual' donde la coctelería manda, para así poder recuperar el esplendor de sus épocas gloriosas. Cuenta Ricardo García, socio y propietario del local que “Viva Madrid aúna la elegancia de los años veinte con la energía e irreverencia de los intensos ochenta, recrea una atmósfera de coctelería clásica con el carácter de una taberna avanzada a su tiempo y, por lo tanto, representa una unión intergeneracional. Como sucede en Salmon Gurú, clientes de muy diversas edades confluyen en torno a la barra y ninguno de ellos desentona”. Y ahí es donde reside su encanto.

(c) Diego Lafuente

Primero el continente y después el contenido. De reavivar el continente se ha encargado el célebre decorador Lázaro Rosa Violán, artífice de muchos de los espacios de la capital. El gran mérito ha sido conservar el estilo de finales del siglo XIX, colaborando con restauradores y artesanos. Lo que más llama la atención, es su impresionante fachada de azulejos firmados por la Casa Mensaque. Una vez dentro, el mobiliario se reparte entre muebles genuinos de los años 20 y nuevas piezas que conjugan a la perfección. Destacan además, la gran barra original de zinc y la segunda barra de madera y mármol en el primer piso.

(c) Diego Lafuente

Y ahora, el contenido. En Viva Madrid se quiere, por una parte, apostar de nuevo por la cultura del aperitivo y para ello, han creado una carta específica precisamente para este momento de consumo. Así se ha recuperado la 'media combinación' en versión clásica con ginebra, vermú y bitter de angostura o una moderna versión cubana que incorpora hojas de menta y curaçao a su receta. No pueden faltar un delicioso Bloody Mary, clásico o con vino de Jerez o la sangrita, un cóctel de aperitivo muy típico en México, a base de tequila, zumo de tomate y de naranja.

(c) Diego Lafuente

Por otra parte, el nuevo proyecto de Diego Cabrera, presenta una coctelería con todas las letras de la palabra, más enfocada a la noche donde se rinde homenaje a clásicos contemporáneos. También se han recuperado recetas antiguas para poner de manifiesto esa unión entre generaciones de la que hablábamos al principio. Prueba de ello es, por ejemplo, el cóctel 'Ramos Gin Fizz' con ginebra, zumo de limón, nata líquida, agua de azahar, soda y sirope de vainilla. No obstante, también están abiertos a cualquier sugerencia que pueda plantear el cliente y crear así el combinado que más se adapte a sus gustos.

(c) Diego Lafuente

Y todo no iba a ser beber, por supuesto. Para la parte gastronómica propiamente dicha, han contando con una carta de picoteo creada por Estanis Carenzo y Pablo Giúdice, artífices del desparecido Sudestada y de la pizzería argentina Picsa. Aquí las tapas maridan a la perfección con los cócteles de Diego Cabrera y aportan también ese toque inusual y moderno del que hablábamos. No faltan en la carta una rica ensaladilla rusa, torreznos de lechón con vinagreta de pimienta negra, las croquetas melosas de carrillada «con mucha carne», el ‘Pepito de Dieguito’ de filete de cadera de vaca y panceta ahumada o el Mixto Viva Madrid, con chorizo ibérico de bellota y queso manchego.

(c) Diego Lafuente

No se han olvidado tampoco del concepto de aperitivo, añadiendo a su oferta latas, ibéricos y encurtidos. ¡Ah! Y las reinas del aperitivo, las gildas, aquí presentes en su versión clásica, con boquerón y alcaparrón o una versión griega con queso tierno, entre otras.