Verde que te quiero verde

No. Veggie no es igual a boring. Ni a aburrido. Ni a soso. Ni a insípido. Veggie está en las antípodas de estos términos. Lo demostramos con pruebas. O lo que es lo mismo. Probando. Degustando. Saboreando. Hoy cogemos la ruta más green. Porque sienta muy bien. Por su sabor. Porque es original. O simplemente porque sí (no hace falta encontrar una razón para todo, mucho menos cuando de disfrutar se trata.) 

Yolanda Guirado
 | 
Foto: La Colectiva

La oferta verde crece en Madrid. Y nosotros descubrimos rincones vegetarianos y veganos imprescindibles. Espacios para todos los públicos y paladares. No están todos los que son. Aunque una cosa hay clara: son todos los que están.  

Pum Pum café

Pum Pum café

La cola forma parte de la experiencia Pum Pum. Sobre todo, los fines de semana. Como no hemos madrugado mucho, toca esperar en la calle del Tribulete. Estamos en el corazón de Lavapiés. Este barrio es mucho barrio. Y este café vegetariano no iba a ser menos. La espera siempre merece la pena en esta antigua carnicería del siglo XIX.

Podemos tomar el brunch durante todo el día. El plato estrella son los huevos Pum Pum, los Benedict elaborados con una versión muy personal de la salsa holandesa sobre aguacate. Acompañarlos con un café de especialidad y uno de sus zumos naturales, es una buena forma de empezar el día mientras leemos una de sus exclusivas revistas. Tribulete, 6. Madrid.

La colectiva

La Colectiva

Entramos en uno de esos espacios que transmiten el disfrute de la calma. Slow food en todas sus opciones veganas. La Colectiva desmonta el mito y nos dice alto y claro que la comida vegana es muy placentera. En este lugar cualquiera se siente como en casa.

De su máquina de presión en frío salen zumos naturales de temporada recién hechos. Los menús del día cocinados con producto de mercado ya son más que conocidos en el barrio de Chamberí. Deliciosos y muy divertidos. Como todo lo que ofrecen. Espectacular la tarta de manzanas dulces y canela preparada con masa de trigo integral y avena. Francisco de Rojas, 9. Madrid.

Viva burguer

Viva Burger

La vida es para vivirla. Y para saborearla. Si es en formato XXL, mucho mejor. Eso debió pensar Magda cuando abrió Viva burguer. Un local vegano muy animado en La Latina que cuenta con una muy agradable terraza en la plaza de la Paja. Y porque comer en positivo es pensar en positivo, aquí no se entiende la comida de otra manera. La estrella de la casa es la maxi hamburguesa, por supuesto vegana, servidas con patatas supremas.

La Chingona con pan de maíz y espelta, aguacate y pico de gallo está entre las favoritas. ¿Un consejo? Hay que probarlas todas. Pues eso, que viva la vida. Y las hamburguesas gourmet.  Costanilla de San Andrés, 16. Madrid. 

Chilling Café 

Chilling Café

¿Qué tiene Chilling Café que gusta tanto? Todo. Ese local tan pequeño como coqueto, esos cuidados máximos por cada detalle y la atención de la joven Ding Ding, que regenta este café vegano. Todo suma aquí. Un espacio Malasañero a tope.

No podía ser de otra forma. Platos contundentes, como la quesadilla vegana, el hot dog o la pita rellena. Para terminar, el sándwich de Milanesa. La bakery artesanal es un pecado confesable. Como las tortitas. Mención aparte merecen los tés de origen chino. Pedimos el favorito entre los favoritos: el chai latte elaborado con té rojo, rosas salvajes y bebida vegetal. Malasaña nos espera. Estrella, 5. Madrid.

Levél veggie bistro

Fabrizio Gatta Somohano

La pretensión de este local es ofrecer la mayor calidad en cada producto. Con premisas así, no nos queda otra. Así que marcamos con fluorescente este oasis vegetariano con opciones veganas. Un espacio donde los ingredientes son tratados de manera consciente para que mantengan todas las propiedades y el sabor.

Se llaman a sí mismos alta cocina vegana. Desde luego, son placeres elevados a la enésima potencia. El bowl y los sushis al más puro estilo veggie son una cena muy saludable y rica en nutrientes en este local con líneas rectas y amplios ventanales. Para terminar, besos de fresa. No te quedes sin saber a qué saben los besos más dulces. Así da gusto cuidarse. Menéndez Pelayo, 61. Madrid.

Pizzi & Dixie 

Pizzi & Dixie

Las pizzas son negras en este vegan italiano. Es el carbón activo lo que le da ese color tan particular a la masa. Disfrutar de una irresistible pizza vegana en un ambiente lleno de color es posible en este espacio donde la cocina es a base de plantas.

Nos encanta la Dixie con queso vegano, cebolla confitada, trigueros, tomate seco y rúcula. También los gnocchis de patata morada con crema de calabaza. Cada plato es un estallido de diversión. Infinidad de texturas, sabores y aromas. Tantos que no terminaríamos nunca de enumerarlos. Y como amantes incondicionales de la cocina italiana, el colofón final lo disfrutamos con una pizza dulce con praliné de avellanas y frutas. Y tú, ¿Eres más de Pizzi o de Dixie? San Vicente Ferrer, 16. Madrid.