El Soho Malagueño abre una fábrica de cerveza artesana

¿Un fábrica de cerveza en pleno centro de la ciudad? Así es. Sigue leyendo y te lo contamos todo...

Macarena Escrivá
 | 
Foto: La Fábrica

Las ciudades más cosmopolitas lo tienen, y Málaga no iba a ser menos. Hablamos del Soho, ese barrio que siempre aúna las últimas tendencias y se convierte en el barrio de las artes por antonomasia. Pues bien, concretamente en el Soho de Málaga, una iniciativa nacida de los propios ciudadanos al servicio de modernizar la oferta de ocio, cultura y comercio de la zona, ha sido donde Cruzcampo ha decidido apostar por su nuevo proyecto

A los cerveceros nos gusta saber de dónde viene lo que tomamos. Somos expertos en lúpulos y seguimos, como si de los mandamientos se tratase, las formas de consumo que recomiendan cada marca. Nadamos como peces entre Ipas, Pale Ale y cervezas de trigo. Y, por supuesto, nos gusta descubrir cosas nuevas. En ese punto de relación con los deseos del consumidor, nace La Fábrica. Ya no hace falta desplazarse a las afueras de las ciudades para conocer todos los secretos de la elaboración de cerveza. Y para más inri, ha sido el arte urbano el que se ha convertido en elemento vertebrador del barrio a un nivel casi político, dando lugar a un espacio de nueva creación y al abrigo de nuevas propuestas.

La Fábrica

Ahora solo tienes que dirigirte a la calle Trinidad Grund, 29 y te toparás con una fábrica urbana que muy pronto contará con un enorme mural exterior, nada convencional, del artista urbano Spok. Éste comenzó con la pintura como hobby, hasta que se convirtió en su profesión y su ayuda ha supuesto un punto importante para el desarrollo y la inserción en el Soho de La Fábrica. Ya sabéis, por aquello del paralelismo que hay entre la creación artística y la elaboración de cerveza: ambas tienen una parte de técnica y habilidades y otra parte de inspiración y creación.

¿Y qué es La Fábrica? Se trata de la primera cervecería urbana, donde se elaboran diariamente siete craft beer o cervezas artesanas y dos de ellas que cambiarán todos los meses. Con capacidad para más de 500 personas, la idea es que se convierta en un elemento dinamizador del barrio. Para elaborar las cervezas han contando con Jorge Varela, natural de Pontevedra, químico y maestro cervecero y Juan Navarro de Madrid, doctor en biología sobre aves rapaces. Y si te preguntas, ¿Qué hace un doctor en biología ejerciendo como maestro cervecero? A lo que Navarro contesta: "Me gustan los retos y decidí cambiar las aves por la cerveza".

Jorge Varela y Juan Navarro. | La Fabrica

Para ellos -y para nosotros- es el sueño de cualquier cervecero hecho realidad. Nada menos que la friolera cifra de 95.000 litros al año, es lo que esperan producir allí. Eso sí, esta variedad de cervezas solo se pueden tomar allí, con ese punto de romanticismo que aporta el saber que estás tomando algo exclusivo. Pero quién sabe, quizás más adelante, cuando el proyecto esté más asentado, piensen en incorporar algunas a su cartera. Probamos La Malagueta y solo podemos deciros que era un acierto.

Y a la pregunta de ¿qué tiene de especial? Os diremos que el mero hecho de hacer una cerveza en el Soho ya es especial. Contar con el know how de una marca en el mercado desde 1904, es una apuesta muy importante. Y lo mejor es que allí se hace cerveza artesana a nivel industrial, algo con lo que todos los que empezaron a haciendo cerveza en el garaje de su casa soñarían.

La Fabrica

Pero, claro, no solo de cerveza vive el hombre y aquí viene lo realmente interesante. A toda esta oferta para disfrutones, han añadido el talento creativo de Mario Rosado e Iván Bravo, al frente a los fogones. La propuesta culinaria va, desde propuestas tex mex, pasando por yakitoris españolizados, hasta ricas propuestas a la brasa, todas ellas mimetizadas con el espíritu que se respira en La Fábrica y con platos para todos los gustos. Y además de todo esto, La Fábrica también va a convertirse en enclave cultural ya que acogerá exposiciones, eventos de música en directo a ritmo de jazz, funk y rock & roll, catas y cursos.

Y tú, ¿te vas a perder el nuevo 'place to be' malagueño?