Sevilla estrena el restaurante Señorío, dedicado íntegramente al cerdo ibérico

Señorío de Montanera, empresa líder en ibéricos de Extremadura, abre su primer restaurante en Sevilla, un espacio dedicado al cerdo ibérico.

Macarena Escrivá
 | 
Foto: VIAJAR

Que Sevilla es una de las ciudades del buen comer en nuestro país nadie lo duda. De hecho, en VIAJAR te hemos contado que era lo más nuevo que se cocía en los fogones de la ciudad del Guadalquivir. Hoy volvemos con una de las novedades más boyantes de esta temporada.

Se llama restaurante Señorío y es el primer espacio dedicado a la restauración de Señorío de Montanera, una de las empresas claves del ibérico en Extremadura. Primero fue su tienda en Madrid y tras el éxito cosechado en la capital, Señorío de Montanera se aventura con la apertura de su primer restaurante, a la que prevén sumar otras más adelante. 

VIAJAR

Sevilla ha sido la ciudad elegida para dar a luz a un proyecto ambicioso, situado a pocos pasos de la siempre impresionante Catedral, y en la angosta calle conocida como Cuesta del Bacalao, que antaño acogía 'El Brillante' una tienda de ultramarinos que se anunciaba con un gran bacalao de madera. Esta calle es además, una por las que discurren muchos pasos de Semana Santa de vuelta a la Catedral. 

Y ¿qué hace un restaurante de ibéricos en la Cuesta del Bacalao? Señorío ha llegado pisando fuerte, con su magia, su espíritu alegre y sus materias primas de excepción, contando con el cerdo ibérico fresco de Extremadura como hilo conductor de la propuesta. Estamos en Andalucía, ¿verdad? Pues entonces este restaurante no podía sino emular la alegría de una taberna andaluza, obra de la interiorista Blanca Cambas.

VIAJAR

El espacio, con alma de tabanco jerezano, se presenta con una terraza a pie de calle y una zona de tienda en la entrada, que permite a todo aquel que les visite hacerse con las delicias ibéricas de esta casa: jamón de bellota, lomo doblado, salchichón, morcón, caña de lomo tradicional o presa embuchada. Todos ellos están disponibles por piezas o cortados a cuchillo y al gusto del cliente. 

VIAJAR

Un vez traspasada su pequeña tienda, entramos en un espacio típico andaluz, con luz natural gracias a sus grandes ventanales que conjuga materiales y texturas que evocan una taberna andaluza con alma taurina. En las paredes se encuentran carteles de toros originales de los años 60, entremezclados con fotos de toreros. Además, el restaurante Señorío presenta una cocina vista, para que así el comensal no pierda detalle de lo que pasa en cocina. Y es que éste es uno de sus puntos más interesantes. Para desarrollar y ejecutar toda la idea del restaurante, han puesto al frente al joven chef extremeño Antonio Yerga, que con tan solo 25 años ha pasado por las cocinas de los estrella Michelin Les Cols (Girona), Annua (Cantabria) y L'Escaleta (Concentaina), formándose en la escuela de cocina de Cruzcampo y en la sevillana Taberna del Alabardero. 

VIAJAR

“Nos dedicamos sobretodo al cerdo ibérico. Traemos el producto de Señorío de Motanera y preparamos nuestras recetas con ellos. No intentamos enmascarar el sabor genuino del producto, por los que los platos aquí no son excesivamente elaborados”, comenta Yerga. La carta del restaurante arranca con sus ibéricos. Uno de los que más nos sorprendió es el lomo doblado, una forma de curar el lomo de cerdo en manteca ibérica, así como platos sabrosos entre los que encontramos unas croquetas de jamón ibérico, coronadas con papada ibérica, un sobresaliente steak tartar de cerdo ibérico que “Es uno de los platos que más está gustado y eso que la gente todavía tiene el tabú de comer el cerdo crudo, pero con este producto el resultado es excepcional”, comenta el chef, además de otros como el arroz seco de ibéricos o guisos como una carrillada de cerdo con salsa de cacao. 

VIAJAR

Las carnes son protagonistas y podrás pedir una presa ibérica con remolacha asada o un secreto ibérico de bellota con hortalizas, todo hecho hecho a la brasa. Haciendo honor a la Cuesta del Bacalao, han creado platos como el bacalao pil-pil con manitas de cerdo o una caballa curada en manteca. 

VIAJAR

¿Un postre para recordar? Su crema de naranja, con helado de naranja, merengue de azahar y torta de Inés Rosales. “Es como comerse una calle de Sevilla”, concluye el chef. 

Más información: Calle Placentines, 9.

Horario: 13:00 a 24:00 horas de lunes a domingo.

Teléfono: 619 86 97 89.