Dime de qué comunidad eres y te diré qué comes en Navidad

Son platos magistrales y distintivos que no admiten injerencias. Cochinillo, besugo, escudella, cardo, marisco, cordero, caracoles, o pelotas, son los protagonistas de los mejores manteles familiares de estas fiestas. Los comensales esperan todo un año para darse un festín con los manjares de toda la vida, los exclusivos de su infancia, los que desde siempre se han degustado en la casa familiar. Recorremos 6 Comunidades para degustar su gastronomía ancestral en Navidad. ¿Y tú, dónde lo vas a celebrar?

Irene González
 | 
Foto: nito100 / ISTOCK

En estas fechas de reunión, donde las familias y amigos sacan su mejor vajilla, la casa se viste de fiesta, y las cocinas se llenan de vida, la gastronomía más tradicional cobra un gran protagonismo. Sin duda, la cocina española se sitúa entre las mejores del mundo. En España se come muy bien, y se disfruta comiendo. De hecho, es el único país del mundo donde se habla de comida mientras se está sentado a la mesa.

MilosStankovic / ISTOCK

Esta diversidad culinaria hace que cada Comunidad Autónoma tenga sus propias recetas, con los ingredientes y productos más representativos de su tierra. A grandes rasgos, en nuestro país hay platos estrella que protagonizan las cenas y comidas de la Navidad. Sin embargo, cada ciudad o comunidad tiene sus propias tradiciones en cuanto a la gastronomía típica de las fechas más señaladas del año. Son recetas navideñas particulares, representativas, típicas y tradicionales de las diferentes regiones de nuestro país. 

DNY59 / ISTOCK

El marisco, las carnes, los pescados y los guisos, se elaboran de manera especial y diferente. En cada zona de España se preparan típicos platos navideños, cargados de tradición. En Canarias, las papas arrugás no pueden faltar en las mesas de las familias, así como el sancocho que se elabora a base de productos canarios tan típicos como el gofio o el plátano. Y la Navidad, en la mayoría de los hogares de Castilla La Mancha no se entendería sin un buen asado de cochinillo al horno, tras un buen tazón de sopas de ajo.

monkeybusinessimages / ISTOCK

En Castilla y León son famosos los lechazos de Valladolid, y los cochinillos de Segovia, después de una buena sopa de trucha, o de almendras. En los hogares de Galicia, el magistral marisco gallego tiene que estar presente de algún modo en el menú de cenas y comidas navideñas, mediante un cóctel, un plato de almejas a la marinera, o simplemente cocido. 

hiphoto40 / ISTOCK

En la Comunidad de Madrid, los platos principales de las familias suelen ser los asados castellanos, o algún pescado al horno, acompañados de lombarda, o de escarola con granada. Y el marisco de Galicia, también suele estar presente. Y en Cantabria, una de las comidas navideñas más típicas son los caracoles a la montañesa. Explorar la personalidad de las diferentes comunidades a través de sus sabores, de su gastronomía ancestral en Navidad, es un viaje diferente al mundo de los sentidos, los sabores, y de las costumbres.

nito100 / ISTOCK

Así que, nos deslizamos entre los fogones de 6 comunidades para conocer las recetas de antaño, las que solo se cocinan una vez al año, y que todos esperan en Navidad, con la misma emoción, año tras año. Porque sin duda, en la mesa comienza el ritual navideño.

Asturias

nito100 / ISTOCK

La riqueza de las tierras de interior y de litoral, hacen que Asturias despliegue una excepcional tradición gastronómica navideña. La usanza marca el cabrito a la sidra, o pollo de corral en su propio jugo.

Photitos2016 / ISTOCK

Aunque el plato que brilla en los manteles asturianos son las andaricas, que en sus fogones, se convierten, aún más, en un manjar. Las conocidas en el resto del país como nécoras, se cocinan, con una laboriosa receta, en crema. Las casadielles asturiana no faltan a la hora de los postres.

Comunidad Valenciana

Sebalos / ISTOCK

En la Comunidad de Valencia, el puchero de pelotas es la cena popular, y típica navideña. Es una sopa acompañada de una especie de grandes albóndigas, elaboradas con magro de cerdo y ternera, huevo, perejil y piñones. Un plato contundente y delicioso, cuyo secreto reside en las muchas horas de cocción a fuego lento, de su caldo.

Kaleidoscope_ / ISTOCK

En esta Comunidad, y sobre todo en Alicante, no se concibe la Navidad sin el turrón. Ya sea en su versión dura, el de Alicante, o en la blanda, de Jijona, ambos comparten miel, almendra tostada, azúcar y clara de huevo. La diferencia es que, el de Jijona se muele la mezcla durante al menos media hora.

Aragón 

MykolaSenyuk / ISTOCK

En Aragón la estrella de las fiestas es el cardo navideño. El cardo, que es parte de su patrimonio gastronómico, se adereza con bechamel, frutos secos, almejas o jamón. Y en toda la región aragonesa, como no podía ser menos, el jamón de Teruel es un gran deseado. Y, por supuesto, si hablamos de carnes, el producto diferenciador es el ternasco de Aragón asado, una delicia culinaria que no falta sobre las mesas aragonesas desde tiempos remotos.

País Vasco 

OksanaKiian / ISTOCK

Los entrantes, donde antiguamente la codiciada angula era protagonista, han dado paso a los mariscos. La sopa, presente en todos los puertos de pescadores, es el plato estrella de la Navidad en el País Vasco. Al parecer su secreto está en elegir un buen pescado, y en elaborar con tranquilidad el fumé. La berza con aceite y ajos, y los diferentes pescados con el besugo a la cabeza, también están presentes en las comidas y cenas familiares, en Navidad. 

Cataluña 

nito100 / ISTOCK

El plato indispensable en Navidad es la escudella i carn d'olla, la conocida como sopa de galets. Es uno de los platos tradicionales de Cataluña, y también de Baleares. Su secreto, escoger la mejor materia prima para el caldo, y unas cuatro horas de cocción. Un imprescindible, que aunque no se cena ni en Nochebuena, ni en Nochevieja, son los canelones de San Esteban. No puede faltar a la mesa el día 26 de diciembre, festividad de San Esteban. El motivo, aprovechar de manera exquisita la comida que ha sobrado en los banquetes previos, agregándoles manzana, o trufa rallada.

Extremadura

angelsimon / ISTOCK

Extremadura hace gala en Navidad de su gastronomía típica, con un increíble repertorio de embutidos ibéricos. Así que en unas fechas abundan sobre el mantel como aperitivo. Y como entrante, el preciado ajoblanco extremeño. El plato fuerte viene con el pavo trufado, las criadillas de la tierra, o el lechón al horno.

Dmitrii Krotov / ISTOCK

En Cáceres no falta el higo seco de Almoharín, el mejor del mundo, que corona la cena de Nochebuena, bañados en chocolate. Por su parte, en Badajoz, no falta el sensacional turrón de Castuera a la hora de los postres.