Lo que no sabías de estos platos de Cuaresma

Desde el miércoles de Ceniza contamos 40 días. Ya estamos en Cuaresma. Y en este tiempo, las cocinas reabren los antiguos recetarios llenos de sabor y creatividad. Hay infinidad de propuestas. Imposible abarcarlas todas. Cogemos la cuchara para disfrutar de sabores únicos, y mientras nos endulzamos con monas y torrijas, descubrimos los secretos mejor guardados.

Yolanda Guirado
 | 
Foto: NoirChocolate / ISTOCK

La tradición manda en este periodo que dura algo más de un mes. Sí, ya sabemos que podemos tomarlas todo el año, pero en estas fechas saben como nunca. Durante siglos se han ido gestando estas recetas.

Sopa de ajo

Jose Pedroso Vallejo / ISTOCK

Entonces se preparaban con el pan duro que había sobrado unos días atrás. Hoy, la tradición continúa.  En Cuaresma es uno de los platos más típicos, sobre todo en la zona centro. Y cuando llega la Semana Santa, en lugares como Zamora, son el desayuno perfecto después de una noche de frío recorriendo las calles en procesión. Sin duda, una de las propuestas más sobrias, sencillas e imprescindibles de nuestra tierra en esta época.

Potaje de vigilia

Picasa

Sin duda, el rey gastronómico en estos días. Un plato contundente para disfrutar en un mesón segoviano a base de legumbres y verduras. En otros lugares lo preparan con bacalao en salazón, protagonista indiscutible de esta y tantas otras propuestas de estas fechas. Este plato lo disfrutamos normalmente los viernes. Cumpliéndose así con la tradición de no comer carne este día de la semana.

Espinacas con garbanzos y piñones

VIAJAR

La herencia de la cocina árabe nos llega a través de platos como este. Las espinacas con garbanzos es una de las delicias que podemos tomar en la zona de Andalucía. En Sevilla, esta receta se prepara año tras año. Es la señal inequívoca de que la Cuaresma ha llegado. La Semana de Pasión está cada vez más cerca entre azahares, incienso, cofradías. Detenerse en una de sus callejuelas a disfrutar de una tapa de espinacas es un placer que no hay que perderse.

Torrijas

nito100 / ISTOCK

Con leche o con vino. Esa es la cuestión. Hay quien dice que estos dulces tan esperados ya se tomaban en la Época Romana. En su sencillez radica el éxito de este postre, merienda o incluso desayuno. Un aporte calórico que servía hace mucho tiempo ya para suplir el ayuno. Hablar de torrijas es hablar de uno de los postres más tradicionales de toda la geografía española. Cultura gastronómica propia. Su sencilla elaboración es siempre un buen motivo para reunirse con la familia alrededor de la cocina.

Platos marineros

Pinkybird / ISTOCK

En la zona de Levante, el arroz es la estrella. También en Cuaresma. En Valencia, el suave clima primaveral invita a pasar estos días al aire libre: paseos por la playa. Mañanas en el barrio marinero del Cabañal. Los platos típicos de estas fechas están marcados por los ritos católicos y por el producto del mar. Destacan las albóndigas de bacalao, los pepitos con titaina, las habas o el arroz con calabaza, muy típicos de este barrio lleno de sabor. Como sus platos.

Monas de pascua

VIAJAR

El Domingo de Resurrección era el día más esperado. Con el final de la Cuaresma llegaba el momento de la mona de Pascua. Una coca recubierta de anisetes de colores en forma de animal y acompañada de un huevo duro, como antaño. Hoy muchos lo prefieren de chocolate. Mientras, en el día de Pascua la tradición sigue, sobre todo en la zona mediterránea. En Barcelona, Valencia o Baleares, las familias van al campo o a la playa a disfrutar de este manjar. También es tradición que los padrinos se la regalen a sus ahijados. Mojado en mistela y acompañado de una onza de chocolate es un bocado irresistible lleno de tradición.