Ruta de la torrija madrileña

Madrid se pone a los pies de este dulce típico de Semana Santa. ¿Quién puede resistirse?

Viajar
 | 
Foto: nito100 / ISTOCK

Las torrijas son como las croquetas, las que hacen nuestras madres siempre son las mejores.  Cada uno tiene su concepto de torrija perfecta: empapada, seca, con azúcar, de leche, de vino o en almíbar, son sólo algunas de las variaciones. Hay tantas variedades como cocineros -o cocinillas-. En Madrid, son casi una institución y pocos son los restaurantes que se resisten a ofrecerla en su carta y pocas son las pastelerías que no cuentan con ellas en sus mostradores. Tanto es así, que la capital acaba de celebrar el II Concurso 'Las mejores torrijas' de 2018. Estas han sido las premiadas:

Pastelería Cármine, en la calle Santa Engracia, 37, resultó premiada en la categoría de torrija tradicional, categoría que exigía que las torrijas fuesen de leche, vino o almíbar

Pastelería Vait, en varias localizaciones, resultó ganadora en la categoría de torrija de corte innovador, donde el formato y los ingredientes a utilizar eran libres

Viena Capellanes, también en varias localizaciones de Madrid, ha sido la ganadora en la categoría de torrija sin gluten.

Estas torrijas se podrán degustar hasta el 31 de marzo, aunque Vait alarga su elaboración hasta el 23 de abril, para que nadie se quede sin probarlas.

nito100 / ISTOCK

Más torrijas

En cuanto a los restaurante donde se puede degustar este majar estos días nos encontramos con Bacira (Castillo, 16), un restaurante fusión Asia y Mediterráneo  donde se puede probar una Torrija caramelizada con sopa de vainilla y lemon grass con helado de canela.

Más tradicional es la torrija que ofrecen en La Malaje (Relatores, 20) donde la cocina andaluza es la protagonista y donde proponen una Torrija al Pedro Ximenez.

Y para tradicional, el restaurante centenario Los Galayos (Botoneras, 5 - Plaza Mayor, 1), en plena Plaza Mayor y con dos torrijas en la carta: Torrija abizcochada con Pedro XimenezTorrija de leche con helado de turrón.

Con toques modernos es la que ofrece Matritum (Cava Alta, 17) una taberna ilustrada donde se puede comer una Torrija brioche con helado artesano de yema tostada.