Una ruta gastronómica por las Islas Baleares

Adéntrate en los sabores mediterráneos tradicionales o innovadores a través las cocinas de Mallorca y Menorca

Beatriz Pérez
 | 
Foto: Juergen Sack / ISTOCK

Existen muchas maneras de descubrir y recorrer las Islas Baleares. A través de su desbordante naturaleza y sus bellos paisajes o a través de su historia y cultura presente en cada calle y edificio… Las opciones sin infinitas, pero la más deliciosa de todas es a través de su gastronomía.

Las islas cuentan con una amplísima variedad de restaurantes donde degustar la cocina balear, desde sus platos más tradicionales hasta las elaboraciones más innovadoras. Por otro lado, la calidad sus vinos y sus dos Denominaciones de Origen son otro de sus atractivos.

Así, te traemos una guía para comerte Baleares a bocados:

La cocina de la capital

Las laberínticas callejuelas del centro histórico de Palma esconden un restaurante gourmet con chefs con estrellas Michelin donde disfrutar de deliciosas reinterpretaciones de la cocina local: la Cantina Panzá. Y es que sus platos son la combinación perfecta entre la alta cocina y las recetas tradicionales de la isla.

Cantina Panzá | Arthur Leblanc

Así, de los fogones de este acogedor restaurante salen platos sumamente elaborados como un pate fino de hígados de ave y foie; crujientes torreznos ahumados; pulpo con ajo, pimentón y patata; fabas con ostras pochadas y verduras; ventresca de atún a la brasa, o canelones de rabo de toro guisados al vino.

Fabas con ostras pochadas y verduras en la Cantina Panzá | Arthur Leblanc

También en el casco antiguo de la ciudad, el Hotel Cort acoge en su planta baja el recientemente estrenado Raw & Grill The Brasserie. Ubicado en la plaza de Cort, junto al Ayuntamiento de la ciudad, este restaurante abrió sus puertas hace menos de un año para ofrecer, tal y como indica su nombre, platos crudos y a la brasa.

Además, su carta también se divide en productos del mar, de la tierra o de la granja. Ingredientes siempre frescos que buscan una armonía de sabores en cada plato. En las elaboraciones crudas destaca el carpaccio de calabacín, el ceviche de corvina y el steack tartar de ternera, mientras que a la brasa ofrecen escalivada de pimientos, berenjena, cebolla y patata; pescado con canelones de cigala, gambas y crema de hinojo, y entrecot a la brasa.

Tradición y vanguardia

El exclusivo puerto de la bahía de Palma, Puerto Portals, ofrece una gran variedad de restaurantes y bares, para disfrutar de la gastronomía de la isla mientras se contempla el tranquilo mar y el despliegue de los cientos de barcos amarrados.

Puerto Portals | George Williams / ISTOCK

En su zona comercial se encuentra Flanigan, uno de los restaurantes más reconocidos del puerto gracias a su exquisita cocina mediterránea. Con 30 años de historia a sus espaldas, combina tradición y vanguardia siempre con productos locales y, por su puesto, unos sabores auténticamente mallorquines. Croquetas de sobrasada, tumbet mallorquín, merluza o steack tartar son tan solo algunos destacados de su carta.

En el rooftop del Hotel Iberostar Selection Llaut, con unas vistas impresionantes de la bahía de Palma, se alza un restaurante de cocina fusión que crea el equilibrio perfecto entre la cocina mallorquina y la japonesa. Katagui Blau trae a la isla ese esencia asiática a través de recetas antiguas reinventadas en versiones modernas.

Restaurante Katagui Blau | Xisco Kamal - Kamal Fotografía

La carta cambia según la temporada y en ella se encuentran platos tan deliciosos como el sashimi de salmón, gyozas, pokes, pollo tandoori y una gran variedad de rolls de sushi. Todo ello con el Mediterráneo como telón de fondo.

Restaurante Katagui Blau | Xisco Kamal - Kamal Fotografía


Palma para comérsela: una ruta apetitosa por la capital de Mallorca

Las recetas de siempre

Más allá de la cocina de vanguardia y las innovaciones culinarias, algunos restaurantes de la isla aún conservan la esencia mallorquina más pura y tradicional. Es el caso de Can Marió, en el bellísimo pueblo de Valldemossa. Enclavado en plena Serra de Tramuntana, en este restaurante la carta es prácticamente un listado de los platos más típicos de la isla. Las recetas originales que conforman la gastronomía de Mallorca.

Valldemossa | querbeet / ISTOCK

Así, uno puede deleitarse con platos como el arròs brut, las sopes mallorquines, el frit mallorquí, los caracoles o los calamares rellenos. El edificio donde se encuentra el restaurante también cuenta con un hostal, y todo el edificio conserva su diseño rústico y su decoración tradicional, y a través de sus ventanales se pueden contemplar el pueblo de Valldemossa y las montañas en primer plano y la ciudad de Palma y su bahía al fondo.

Los fogones menorquines

Uno de los puntos más bellos de la isla de Menorca es sin duda el puerto de Ciudadela. Este muelle de pequeñas dimensiones mantiene un equilibrio perfecto entre el entorno y la actividad pesquera de la que se abastecen los numerosos restaurantes que le dan aún más encanto a la zona.

Con vistas al puerto se encuentra S’Amarador, con sus productos frescos y locales, y es que la mayoría de los pescados que ofrecen han sido pescados en la isla mediante técnicas tradicionales. Croquetas de cabracho y gambas, foie mi-cuit con confitura de higos y piñones, tataki de atún rojo, gambas rojas… y sin olvidar la especialidad de la casa: la caldereta de langosta.

Restaurante S'Amarador | Xavi Cardell

Al otro lado de la isla, a lo largo del puerto de Mahón, una gran variedad de restaurantes esperan a ser descubiertos. Entre ellos Akelarre, ofrece una carta de platos elaborados con gran delicadeza como las alcachofas a la plancha, las croquetas de calamar en su tinta o los huevos rotos con sobrasada.

Restaurante Akelarre | Akelarre

El aderezo perfecto en las Salinas de Es Trenc

Toda comida necesita un buen aderezo, ese toque que potencie su sabor. Y para ello nada mejor que una pizca de sal. Así, al sur de la isla de Mallorca, se encuentra el ecosistema ideal para la formación de este compuesto con una calidad excepcional: las Salinas de Es Trenc.

Salinas d'Es Trenc | cinoby / ISTOCK

La importancia natural de esta zona ha llevado a que sea declarada Área Natural de Especial Interés paisajístico y rural. Además, es el entorno natural perfecto para las numerosas plantas autóctonas y las más de 171 especies de aves que habitan el lugar como las avocetas, los zancos de alas negras o los flamencos.

El paisaje de las salinas está conformado por un extenso circuito de balsas conectadas por un canal a las aguas de la extensa y paradisiaca playa de Es Trenc. Para la recolección de este mineral siguen utilizando las técnicas tradicionales y su actual producción asciende a 10.000 toneladas anuales.

Balsas de recogida de Flor de Sal en las salinas d'Es Trenc | Neme Jimenez / ISTOCK

Son muchos los productos que se elaboran a partir de la sal de Es Trenc, los cuales se pueden adquirir en una pequeña tienda en las salinas. Allí, se podrá encontrar desde la sal pura, hasta variantes con azafrán, naranja y chili, limón y lavanda, tomate, remolacha u olivas negras, o bien con sabores picantes o ahumados. Otras opciones son las chips, las almendras o el chocolate aderezado con sal de Es Trenc.

El vino balear

Una buena comida o cena con unos productos de calidad, no estará completa sin una bebida igual de buena que los acompañe. Y el vino es una apuesta segura. La tradición vinatera tal vez no sea muy conocida en las Baleares, pero con dos Denominaciones de Origen, la calidad de sus vinos proporciona cada vez más prestigio al archipiélago.

En la isla de Mallorca, la finca de Can Axartell arrastra una historia ligada a la viticultura desde hace 800 años. La bodega se encuentra en el noreste de Mallorca, cerca de Pollença, y cuenta con 34 hectáreas de viñedos alrededor de la finca. La bodega está construida dentro de una antigua cantera en la ladera de las montañas, con lo que el edificio se integra a la perfección con la naturaleza del lugar.

En esta bodega se pueden encontrar variedades autóctonas de uvas tintas como Manto negro o Callet, y otras blancas como Premsal. De igual manera se cultivan otras variedades mediterráneas como Malvasía y Monastrell, así como Merlot, Pinot Noir y Petit Verdot.

En la isla vecina, la bodega menorquina de Binitord cuenta con 8,5 hectáreas de viñedos de donde con variedades como Merlot, Cabernet Sauvignon, Tempranillo y Syrah. El resultado son exquisitos vinos blancos, tintos y rosados, e incluso un vermut negro con base de uva tinta.

Bodegas Binitord | Binitord

En ambas bodegas producen el vino por el método de gravedad, es decir, que no lo bombean. Además, para poder disfrutar de sus vinos en el propio lugar, ofrecen visitas guiadas y catas para disfrutar de primera mano de la calidad de sus caldos.

Bodegas Binitord | Binitord

No te quedes con las ganas

Viajar a Baleares y disfrutar de todos estos lugares es más fácil que nunca. World2Meet es un proveedor de servicios que ofrece alojamiento, traslados, excursiones, alquiler de vehículos y circuitos, entre otros. Las Baleares son uno de sus destinos, es decir, la oportunidad perfecta para organizar tu viaje gastronómico al archipiélago y disfrutar de los sabores de las islas.