De ruta foodie por Alicante

Viajamos a orillas del Mediterráneo, para comernos todo lo que tiene que ofrecer una de las ciudades más interesantes a nivel gastronómico del Levante, Alicante.

Macarena Escrivá
 | 
Foto: Redacción Viajar

Alicante, ciudad y playa. El segundo núcleo urbano más poblado de la Comunidad Valenciana, se encuentra en la ciudad de Alicante, capital de la provincia homónima. Alicante son sus playas, San Juan, El Campello, el castillo de Santa Bárbara presidiendo desde lo alto, la Isla de Tabarca... Pero también su gastronomía, que bebiendo de lo mejor que tiene que ofrecer el Mediterráneo, ha conseguido posicionar la ciudad como un reducto del buen comer en España. Nos vamos de ruta foodie para contarte lo mejor que degustar en una ciudad con el mar como telón de fondo.

william87 / ISTOCK

Primera parada, el paseo marítimo. Allí, en pleno paseo de la Esplanada, encontramos Terre, un restaurante que te sorprenderá, ya desde fuera, por su interiorismo y sus grandes ventanales, inspirado en la arquitectura de los años 50. Se trata de una referencia para tomar cocina de temporada y de producto, basada en la sencillez de las materias primas, respetando siempre su origen.

6

No faltan en su carta un apartado dedicado a mariscos frescos, como la preciada gamba roja a la sal, unas originales croquetas de rabo de toro, terrina de foie, embutidos de Joselito y salchichón de Vic... En los pescados trabajan el atún rojo y pescados de lonja y entre sus carnes, nos quedamos con el steak tartare cortado a cuchillo o con su chuleta de vaca madurada. Lo mejor de todo, es que además es el lugar perfecto para disfrutar de su coctelería, animada por sesiones DJ y música en directo. 

Redacción Viajar

Si seguimos hablando de comer bien y a una excelente relación calidad precio, tenemos que hablarte de La Taberna del Gourmet, la propuesta informal del matrimonio formado por María José San Román y José Perramón, del restaurante Monastrell, que hoy regentan sus hijas. Allí encontrarás preparaciones sencillas como unas bravas con salsa picante o ensaladilla rusa, así como montaditos, mariscos de lonjas y una importante apuesta por una carta extensa de quesos artesanos. Disponen de un menú de tapeo, ideal para probar de todo un poco. 

Redacción Viajar

Si La Taberna del Gourmet es el restaurante informal del grupo, el restaurante Monastrell es el buque insignia de este matrimonio. Se trata del único restaurante de la ciudad con estrella Michelin y allí, la chef María José San Román da lugar a creaciones inspiradas en los sabores alicantinos de siempre. Funcionan bajo el formato de menús degustación, pero ya hay platos que se han convertido en clásicos, como la gamba roja con su coral, aceite de azafrán, sal de caviar y granada o sus arroces. 

Redacción Viajar

¿Una comida con vistas de infarto? Te espera en La Ereta, el restaurante ubicado en el Castillo de Santa Bárbara capitaneado por Dani Frías. ¡No podrás dejar de mirar por sus ventanales! Ahora bien, tienes que prestar atención a lo que ocurre en la mesa, porque allí el cocinero reinterpreta platos de la zona en clave moderna, como por ejemplo las cocas, que hace bajo su propia versión y arroces como el célebre de longaniza y anguila. 

Jose Calixto

Si volvemos a bajar a la ciudad, allí nos esperan más restaurantes donde el producto es el protagonista. ¿La barra de referencia de Alicante? Nou Manolín. Es una de las preferidas y no en vano, el chef Jöel Robuchon, la catalogó como una de las que más frecuentaba y donde más disfrutaba. El restaurante dispone de salón, pero lo verdaderamente divertido, sucede detrás de su frenética barra.

Redacción Viajar

Te costará decidirte por sus mariscos y pescados de la lonja de Santa Pola y Dénia, que muestran en la barra y preparan al momento, los salazones de Vicente Leal, los embutidos gourmet... y creaciones propias como arroces, fideuàs y carnes de primera. Otra opción, del mismo grupo, es Piripi, también en formato barra y con una carta parecida a la de su 'hermano mayor'. 

Redacción Viajar

¿Te apetece un helado? Hace muy poco que la genial heladería concebida por Jordi Roca y su mujer Ale Rivas, Rocambolesc, llegaba a la ciudad. Hablamos de ese espacio inspirado en el universo de Willy Wonka, en el que los helados parten de postres míticos de El Celler de Can Roca.

Redacción Viajar

No puedes perderte probar especialidades como el helado láctic, el panet, un bollo de brioche caliente relleno de helado y, por supuesto, sus polos. La mano de Jamie Lannister, el Helado Oscuro, la Roca Tocha o una creación en exclusiva para su tienda de Alicante, el polo cara del Moro, un polo de horchata y turrón de almendra, en honor a este nuevo universo dulce en la ciudad.