Run Run Run. El restaurante en el que puedes ducharte después de hacer deporte

Preparados para cuidarnos por dentro y por fuera. Listos para decir adiós a los procesados. Ya. Es el momento de apuntarnos al movimiento Clean Eating. Hoy entramos en RUN RUN RUN. El nuevo espacio del Grupo La Musa donde comen los runners. Un lugar donde darte una ducha después de entrenar, formar parte de un club o disfrutar de unos huevos Iron Man. 

Yolanda Guirado
 | 
Foto: jose hevia

Cuando el camino es la meta

jose hevia

Porque somos lo que comemos. Y queremos ser cada vez mejores, hoy entramos en Run Run Run. Un restaurante con mucho rollo. Por dentro y por fuera. Lo primero que nos llama la atención son esas enormes cristaleras con los fluorescentes naranjas. Algo se cuece aquí dentro. (Siempre a baja temperatura y lentamente). 

Así que nos decidimos. Atravesamos la puerta. Estamos en la casilla de salida. Ya no hay marcha atrás. Decididos a practicar el Clean Eating. O lo que es lo mismo. Gastronomía saludable. Sin aditivos. Sin conservantes. Sin azúcares añadidos. Con plena conciencia de lo que tomamos. Los alimentos de la carta proceden de agricultura ecológica de temporada o proximidad. Así sí dan ganas de cuidarse.

jose hevia

Para un aporte de vitaminas entre horas, probamos uno de los smoothies que preparan al momento con zumo de manzana. Elegimos el Berry appy; con fresa, mango y arándanos. Y el Yellow supernova; a base de mango, piña, plátano y fruta de pasión. Ya en este primer contacto se notan los productos de cercanía y ecológicos. Y como nos encanta, lo que iba a ser una primera toma de contacto, se convierte en un almuerzo tempranero. (Y muy saludable).

Una forma de vida

Run Run Run

Porque comer fuera de casa puede ser saludable. Porque hay vida más allá de los azúcares. De los fritos. De las salsas. La carta cuenta con el asesoramiento de la coach nutricional Andrea Cañas. Y como queremos saber lo que comemos, podemos consultar en la web del restaurante cuántas proteínas o calorías tiene el bowl de avena con plátano, arándanos, almendras y agave. O los huevos Iron Man con bacon crujiente, boniatos asados y espinacas.

Run Run Run

¿Hay sitio para los sándwiches? No lo dudamos. (Y menos mal. Porque resultan un gran acierto.) Pedimos el de pan de maíz con pesto rojo, calabacín, pepino, aguacate, germinados y pipas de calabaza. Y como compartir es vivir, apostamos por la tortilla de trigo y espinacas con hummus de espinacas, kale, yogur y aguacate. Y entre estos sabores y mientras nos cuidamos bocado a bocado, decimos sí.

Run run run

Sí a formar parte del club de runners Run Run Run. Porque nunca es tarde para calzarnos las zapatillas. La dos veces subcampeona de España de 10.000 metros Sonia Bejarano lidera este equipo. Estamos dispuestos a prepararnos e incluso inscribirnos a carreras. (O al menos lo intentaremos). 

Un take away y unas vueltas al canal 

jose hevia

Y una vez terminemos el entrenamiento, en la parte de abajo del restaurante, unas duchas. No hay que ser socio para usarlas y el servicio es gratis. Lo ponen muy fácil los chicos de La Musa. (Que en este local nos reciben con chándal sostenible y unas zapas. Ellos también están preparados para el sprin.)

Run Run Run

Que la inspiración nos pille comiendo. Es el lema de este lugar donde el producto de proximidad está siempre presente. Lo notamos en la ternera de pasto de Guadarrama asada con berenjena, espárragos, cebolletas asadas y espuma de pimientos verdes. Esta carne viene de Miraflores. Se trata de una vaca que se alimenta de los pastos de la sierra. Ella no conoce el estrés. Así que no puede transmitírnoslo. 

jose hevia

Y antes de llegar a la meta, nos enteramos de que el pollo campero se cría en Ávila. ¿Y de dónde procede el pescado con el que elaboran el lomo de caballa asado con hinojo, zanahoria, emulsión de apio, pepino y manzana verde? De las costas nacionales. Siempre. Ahora ya lo sabemos. Somos Clean Eaters.

Cuidamos lo que comemos. (En el local o fuera. Que además tienen take away). Cambiamos el chip. Salimos a la calle. Nos esperan unos cuantos kilómetros tras la comida. Así que a disfrutar de lo que queda. Y a correr. 

Plaza de Juan Zorrilla 1. Madrid