¡Al rico taco mexicano! Probamos Mawey Taco Bar

Que levante la mano el que ahora mismo se comería unos tacos mexicanos. ¿Dónde? En una de las aperturas más interesantes de la ciudad de Madrid: Mawey Taco Bar.

Macarena Escrivá
 | 
Foto: Mawey

Fue en enero de este mismo año, cuando en la madrileña calle Olid (aledaña a Fuencarral) se empezó a gestar una pequeña revolución. ¿Los artífices? Fernando Carrasco y Julián Barros, chefs con una impresionante trayectoria en los fogones de restaurantes como el estrella Michelin Punto Mx o Zaranda. Fue en este momento en el que ambos decidieron unir sus fuerzas y dar rienda suelta a su creatividad. ¿Su sueño? Sacar lo mejor de la experiencia de cada uno y montar una taquería moderna, tomando como referencia el nombre de la planta donde se saca la bebida favorita de México, el tequila del maguey.

Así nació Mawey, que tan solo tres meses después de su apertura, ha tenido que ampliar su espacio para seguir haciendo disfrutar a todos los que le visitan. Un éxito totalmente arrollador. Empezaron con un pequeño espacio que ahora funciona como parte más informal con mesas altas y a lo que fuera el restaurante primigenio, han añadido otro salón con mesas bajas donde aceptarán reservas.

Fernando Carrasco y Julián Barros. | mawey

A Mawey se va a pasarlo bien. A disfrutar, rodeado de amigos (güeys en mexicano y de forma cariñosa), de buena cocina y ricos cócteles. Por lo menos esa es la idea de sus creadores y lo consiguen con creces.

¿Qué hay que pedir en Mawey? Lo primero que tienes que saber es que no se trata de una taquería al uso. Encontrarás sabores típicos del país sí, pero aquí han evolucionado su cocina aportando un toque personal. Lo primero, y más importante, será pedir uno de sus cócteles. Puedes elegir entre su carta de tragos mexicanos o clásicos, pero, ¿qué mejor que maridar esta comida con un margarita o una mezcalita? También son buenas las chelas (cervezas) y micheladas y la paloma, elaborada a base de tequila, zumo de lima, zumo de pomelo y sal negra. Si no tomas alcohol, también han pensado en ti. ¿Agua de Jamaica o agua de Tamarindo? Las dos te sorprenderán.

Tacos al pastor con cebolleta, piña y cilantro. | Mawey Taco Bar

Un vez surtidos de bebida, llega el momento de entrar en materia propiamente gastronómica. La carta se divide en unos pocos entrantes, tacos, quesadillas y un par de platos principales. Lo ideal es arrancar la comida con un poco su guacamole casero con totopos y unos huevos rancheros con picadillo ibérico y queso, que sería una versión de nuestros tradicionales huevos estrellados a la mexicana, también para comer acompañados de totopos. Después, tacos, que a eso hemos venido. ¿Los imprescindibles? Si apuestas más por los sabores tradicionales, pide los tacos de cochinita pibil con x'nipec (salsa picante de habanero), pero si te va más la experimentación y ver dónde realmente los chefs ponen su sello propio, pide los tacos de oreja y sepia con salsa de chile habanero, su particular homenaje a un plato mar y montaña, y con una textura sorprendente porque la oreja se sirve crujiente o los imprescindibles tacos del gobernador con queso Oaxaca y polvo de kikos que vienen servidos en una tortilla de maíz azul, sobre la que presentan gambas, polvo de kikos y lombarda encurtida.

Tampoco podemos olvidarnos de otras propuestas más originales como los tacos de bacalao crujiente con romescu (fusión mex-mediterránea) y los de pato con mole. En cuanto a los picantes, pregunta antes de pedir cada uno, ya que el punto varía según la preparación.

Sala Mawey Taco Bar | Mawey Taco Bar

También sorprenden las quesadillas de pollo y papada ibérica confitada con pipián rojo y cebolla o una contundente costilla de ternera con barbacoa de chile morita y pico de gallo.

¿Queda sitio para el postre? Por supuesto. Aquí el sabor mexicano lo pone un delicioso flan de cajeta con cacahuete garrapiñado y el pastel de tres leches de chocolate. Pero, ¿y si te dijéramos que se han hecho famosos por otro postre? Esa es su tarta de queso payoyo, suave y cremosa, y sin duda alguna, la reina de la casa.