Los restaurantes donde comer las mejores castañas de este otoño

Asadas. Como guarnición. En crema. Y hasta en los postres. La castaña es la reina del otoño. Y se nota en estas cocinas.

Yolanda Guirado
 | 
Foto: D.R

Restaurante Lera

D.R

En el antiguo Mesón El Labrador, la perdiz con castañas permanece en carta durante todo el año. Si queremos disfrutar del puchero de verduras con conejo de monte y castañas tendremos que esperar al otoño. Sí. Ha llegado nuestro momento. El fruto estrella de la temporada llega del Bierzo.

D.R

Y es protagonista hasta en los postres. No te vayas sin probar el hojaldre anisado con crema y helado de castañas. Otra razón para venir: el vino de la casa lo cultivan ellos mismos en un pequeño viñedo. (A escasos metros de nuestra mesa). Y aunque el mesón ya no existe, por las venas del restaurante Lera corre la misma esencia: dar un paso más en la cocina tradicional de la tierra.

C/ Conquistadores Zamoranos, 6. Castroverde de Campos, (Zamora).

Hotel Rural Los Ánades

D.R

Retiro de crecimiento personal y castañas. Esto sí que es un maridaje distinto. El que proponen en el Hotel Rural Los Ánades en esta época del año. Estamos en la Serranía de Guadalajara. Muy cerca, el Parque Natural del Alto Tajo.

D.R

El plan gastronómico en este oasis de calma se llena de estos frutos en otoño. La crema de castañas con croutons al curry y el puré de castañas con frambuesas son los platos de bienvenida. Saboreamos el frío con castañas caramelizadas. Y lo disfrutamos en plena naturaleza con una clase de yoga. Después, un rato de lectura en la biblioteca. Con la chimenea encendida. (Si el tiempo lo permite).

C/ Real, 94-96, Abánades, (Guadalajara).

D.R

Restaurante Jose María

D.R

“Apostamos por el producto de temporada”, nos dice José María Ruiz. Y nos lo demuestran con hechos. Plato a plato. Empezamos con la crema de castañas con un taco de foie fresco y aceite de piñones. Llega después el taco de ciervo marinado en su jugo con frutos rojos y castañas.

D.R

Para terminar, una panacotta de castañas y espuma de chocolate. Las castañas que aquí tomamos son de tierras castellanas. En Castilla y León, el otoño lleva su nombre. El de este fruto seco riquísimo. Este es su momento. A disfrutarlo pues.

Calle Cronista Lecea, 11. Segovia.

El Ermitaño

D.R

Hay ganas de postre en El Ermitaño. Y de castañas. Hay ganas de Bosque de Otoño en esta casa con estrella Michelín. No nos queda más remedio que preguntarle a Pedro Mario Pérez por el nombre.

D.R

“Este plato surge de la experiencia de evadirnos de lo cotidiano un día en el bosque, de disfrutar caminando entre aromas, sensaciones y rodeados de los productos que la naturaleza nos regala”, nos cuenta el chef mientras no pierde detalle en su elaboración con castañas de Sanabria y el Bierzo. La calidad abunda por estos lares, ¿Para qué buscarla más lejos?

Arrabal Huerta de los Salados, s/n. Benavente, (Zamora).

D.R

Hospedería Convento de La Parra

D.R

Solomillo ibérico con patatas al gratén y salsa suave de castañas. Es la receta de la temporada en este convento de las religiosas Clarisas del siglo XVII. Después del almuerzo, un largo paseo entre castaños centenarios. El sonido de las hojas secas nos reconforta. Terminamos el día en una de las antiguas celdas de clausura hoy convertidas en silenciosas habitaciones. Desconexión 100%. Estamos en Zafra.

D.R

Entre los llanos de Tierra de Barros y las sierras de la Dehesa Extremeña nos acercamos al producto estrella que llena estos bosques. Entre rojizos y ocres, la naturaleza se muestra tal y como es. Y así la vivimos. Qué paz. 

Santa María 16, La Parra. (Badajoz).

La Matita

Lomo de ciervo braseado con salsa de Oporto y puré de castañas. Es la propuesta otoñal de La Matita. Un plato que resume perfectamente la cocina de este espacio. Los hermanos Jose y Jesús Martín Muñoz organizan varias jornadas gastronómicas al año. Y así es como nos acercamos a su cocina. (Que es lo mismo que acercarnos a ellos).

D.R

Con su firma en cada plato, disfrutamos también de los entrantes de temporada. La cecina de vaca regada con aceite de oliva virgen y la morcilla a la olla, entre los favoritos. Volveremos a probar la perdiz estofada. “Como las de mi padre”, deja claro Jose. Constancia queda.

Carretera Soria km, 172. Collado Hermoso, (Segovia).