¿Has probado ya los bubble waffle?

Se trata de uno de los dulces más conocidos de la comida callejera de Hong Kong. Ahora traspasa fronteras y llega a nuestro país

Macarena Escrivá
 | 
Foto: beats3 / ISTOCK

Bubble Waffle. Bubble ¿qué? ¿Te suena a chino? A nosotros al principio también, hasta que nos metimos de lleno en el mundo de este dulce altamente instagrameable. Seguro que has visto cientos de imágenes, preguntándote que era aquello con una pinta tan golosa como apetitosa. Han llegado los bubble waffle e irrumpen con fuerza en el panorama gastronómico para quedarse.

a_namenko / ISTOCK

Pero primero veamos de qué se trata. Estos dulces, originarios de las calles de Hong Kong, se preparan con una masa a medio camino entre las tortitas y los gofres y la ayuda de unas sartenes especiales, a la que posteriormente añaden helado y toppings de todo lo que te puedas imaginar.

Dicen que su origen pudo deberse a una evolución natural del típico waffle europeo reinterpretado bajo el prisma chino. Otros cuenta cómo, tras la Segunda Guerra Mundial, China inventó este método para no desperdiciar los huevos rotos -se convirtieron en un bien escaso- y darles nueva vida con esta masa que se vendía en la calle. 

beats3 / ISTOCK

Sea como fuere, su popularidad se hizo notable alrededor del mundo. Primero en Hong Kong, más tarde en el barrio de Chinatown de Nueva York, luego Londres y ahora Madrid

Y ha sido así como, en pocos meses, la ciudad se ha inundado con esta nueva tendencia venida desde Asia. Uno de los primeros en llegar y en ofrecernos esta delicia fue Mad Waffle (Tetuán, 22 y Gran Vía, 54). Resulta curioso incluso pensar que fue Óscar Gómez, un joven de tan solo 18 años, el que dio con la clave de algo que no teníamos y que pronto se convirtió en objeto de deseo para todos.

Olga Konstantinova / ISTOCK

Viajó a Londres y allí quedó prendado de esta moda que estaba ganando cada vez más adeptos y decidió exportar la idea a las calles de Madrid. Así nació Mad Waffle, primero con un local y pocos meses después con otro en plena Gran Vía madrileña. Siendo este un producto instagram-friendly no tardó en correrse como la pólvora entre la generación Y y los millenial y todos querían tener -y probar- un bubble waffle en su muro de publicaciones. 

NitaYuko / ISTOCK

Se trata de un producto versátil, que aunque lleve helado, no solo se supedita al verano, ya que el gofre se sirve caliente. Aquí preparan las bases con vainilla, chocolate o mixta y añaden helado soft o tradicional y toppings a tu elección como coco rallado, nubes, crocanti, cacahuetes...

Además de poner la guinda con una serie de siropes que potencian el sabor del helado. Si eres de los que les cuesta decidirse, puedes decantarte por las opciones que tienen en carta, como el bubble waffle Madrid, con helado soft de violeta, osos de chocolate y oreo simulando las montañas que rodean Madrid. 

gollykim / ISTOCK

Otros de los más apetecibles en la capital son los bubble waffles de Igowaffle (Bravo Murillo, 110) Además de los clásicos sabores de vainilla o chocolate, aquí van más allá añadiendo otros a la masa como el de fresa, sandía, coco, mango, té matcha o taro, un tubérculo típico de las islas del Pacífico.

A ellos les añaden un amplio abanico de sabores de helados artesanos de origen italiano e infinidad de toppings como nata, galletas, chocolate o lacasitos. Además, han introducido en su carta otra de las tendencias más locas de los últimos años, los pearl shake, un batido de frutas al que se añaden perlas de tapioca que explotan y se derriten en tu boca. ¡Toda una experiencia!

beats3 / ISTOCK

También tienes que conocer los que preparan en Wowble (Montera,34). Allí empezaron con estas curiosas bebidas con tapioca -o bubble tea- con base de té y más de 20 sabores diferentes: leche merengada, Ferrero Rocher, mojito, piruleta... Y tal fue su éxito que decidieron incorporar alguna receta de bubble waffles a su carta para acompañar sus originales bebidas. 

Su acogida ha traspasado incluso las fronteras de la alta cocina, y ha hecho que chefs como Javier Aranda hayan apostado por este nuevo modelo gastronómico. Éste último lo hizo en Embolao, un puesto de bubble waffles gourmet con ingredientes de primera calidad, a los que también dio forma de pizza hexagonal para poder comerlos en su versión salada. 

Y tú, ¿los has probado ya?