¿Nigiri de txistorra? Explosión “japovasca” de la mano de Eneko Atxa

El chef, con cinco estrellas Michelin, lleva el concepto de fusión al límite en el restaurante del nuevo hotel Radisson Collection Gran Vía Bilbao

Redacción VIAJAR para Amazon
 | 
Foto: Luis Meyer

La gastronomía juega un papel importante en todos los hoteles la marca Radisson Collection, como demuestra que la prestigiosa cadena recurra al chef de Amorebieta con 5 estrellas Michelin. Eneko Atxa tiene total libertad para experimentar y llevar la fusión a límites inexplorados, como ya hiciera en el Radisson Collection Sevilla, donde los platos vascos tradicionales (siempre inspirados en lo que le cocinaba su abuela) se dan la mano con la gastronomía andaluza. 

En el recién inaugurado hotel de Bilbao, Atxa se ha atrevido con un maridaje realmente inesperado: la comida vasca y la jponesa se dan la mano dando lugar a platos tan osados como los nigiris de txistorra y gamba, el ramen de bizcaína, cerdo y pak choi, o la tempura de bacalao.

Su nuevo restaurante, NKO, se sitúa en la azotea del imponente edificio neoclásico que aloja el hotel en la prestigiosa y céntrica Gran Vía de Bilbao (cuenta con 137 habitaciones, dos de ellas suites con terrazas privadas y bañeras de hidromasaje con espectaculares vistas). “Tanto en Japón como en el País Vasco la mesa es algo más que un objeto, es un lugar de encuentro, es algo casi sagrado donde los mejores manjares se dan cita para unir a las personas, para compartir “ explica el chef, que reconoce que ama la cocina nipona desde hace más de 15 años, y por fin ha decidido dar el salto y llevarla a sus fogones.

Por supuesto, en el apartado de postres, también se encuentran esos guiños a ambas culturas como sucede con la imprescindible Nippon torrija o el Kaigori. “En NKO hemos creado una cocina vasco-japonesa basada en la excelencia del producto, que busca la suculencia, la potencia de los sabores, e incorpora en cada receta aquello que entiendo dará placer a todos los clientes que llegan hasta nosotros buscando pasar un rato agradable y divertido”, explica Atxa. 

El restaurante, cuyos fogones dirige el chef Iker Barrenetxea, que ha trabajado junto a Eneko Atxa durante 14 años en varios de sus proyectos, dispone una espectacular terraza con jardines verticales, coloridas sombrillas y un llamativo piso geométrico en blanco y negro de mármol en la que se sirven cócteles creativos con unas vistas envidiables de la ciudad. El lugar perfecto para relajarse después de una jornada de turismo o de reuniones de negocios por la vibrante capital vasca.