La revolución en el Brandy es femenina

¿Asocias el consumo de este espirituoso al final de las comidas acompañado de un puro? Esta creencia se terminó, y ha sido una mujer la que ha revolucionado la forma de disfrutarlo.

Macarena Escrivá
 | 
Foto: ljubaphoto / GETTY

Hay ciertos alcoholes que tienen sus momentos de consumo muy definidos. Por ejemplo, ¿sabías que el pacharán se utilizó como medicamento estomacal? ¿Y que su consumo siempre se ha ligado a la sobremesa jugando al mus? Otros como el anís se asocian con su bebida en pueblos y aldeas. En los último años, las marcas de espirituosos han luchado por atraer a nuevas generaciones y desligar los mitos sobre cómo y cuándo hay que beber sus alcoholes.

Este ha sido el caso también del brandy, un destilado que ha querido desmarcarse y apostar por su versatilidad en el mundo de la mixología. Ha sido gracias a la alianza entre de las bodegas González Byass, acuñadores e impulsores de la #sherryrevolution y la barmaid Nagore Arregui, del restaurante Urrechu Velázquez, que ahora podemos afirmar que una mujer y su saber hacer, va a hacer que cambien las cosas.

Viajar

Para ello, se ha valido del brandy Lepanto Solera Gran Reserva, el único en el mundo con alma 100% jerezana. Se elabora en las propias bodegas a partir de la uva más codiciada en el marco, la Palomino Fino y mediante el sistema tradicional de criaderas y solera, envejeciendo durante 12 años en botas de roble americano que previamente han contenido Tío Pepe y Matusalén oloroso dulce. ¿El resultado? Un destilado excepcional, con gran complejidad y versatilidad en mixología.

Pues bien, ¿cómo hacer que este producto se salga de su consumo en la sobremesa? Las bodegas ya habían anticipado términos como “Lepanto around the world” y “Sherry cocktails” para introducir de lleno sus productos en una versión más moderna. Ahora, depositan toda su confianza en Nagore Arregui y ceden el testigo. Arregui, navarra de adopción, se ha ido labrando un futuro brillante en el mundo de la coctelería, ejerciendo su labor ahora como directora de coctelería del restaurante madrileño Urrechu Velázquez. Y qué os vamos a decir, nos encanta ver mujeres agitando la coctelera.

En su afán de ser considerada como una creadora de experiencias, puso la maquinaria a funcionar y pensar qué podía aportar ella a un mundo con más de dos siglos de tradición. Fue así como decidió que el brandy iba a estar presente, tanto en la bienvenida al local, como en la despedida. Fruto de estas creencias, salieron dos cócteles “Muy Jerez” y “TeaTender”, todo un alarde de sabiduría tras una barra y respeto por la materia prima. Arrancamos con un “Muy Jerez”, o el cóctel que serviría un perfecto anfitrión, creando una bebida fresca para sus invitados. No queda ahí la bienvenida, ya que al brandy, añade un toque de piña -símbolo de la hospitalidad- ahumada sobre una madera del roble donde ha envejecido el propio brandy. Todo vuelve sobre sí mismo. Hasta el punto de añadir un poco de Tío Pepe en rama para completar un elixir digno de dioses. Genial, ¿verdad?

Viajar

Pero si este nos ha gustado, esperad a saber qué se esconde con el siguiente. El “TeaTender”. Brandy de despedida, sí. Pero, ¿no queríamos disociarlo de la única idea de sobremesa? Aquí Nagore juega con nosotros. Nos sirve un juego de taza de té y platito de porcelana, en la que sirve una infusión -¡fría!- a base de rooibos, cacao, mandarina, almendra y tomillo y un poco de miel ecológica como sustitutivo del azúcar. ¿Sabías que la miel es lo que se utiliza también para endulzar el mismo brandy? Para terminar de enamorarnos, la cucharilla con la que removeremos la infusión es de... ¡panel de abeja!

¿Cuántas ganas tienes de probar las creaciones de la 'Revolución Nagore'? No te arrepentirás.

// Outbrain