Te mostramos las manera más artística de comer jamón ibérico

Una experiencia sensorial en toda regla: eso es lo que proponen el estudio creativo We Crave y 5 Jotas los días 21, 22 y 23 de octubre en Madrid

Luis Meyer
 | 
Foto: Lunartic

Cuando se piensa en jamón ibérico, a uno le vienen a la cabeza imágenes tradicionales como una pata clavada en un jamonero, un experto cortador con chaleco y pajarita, un plato con las finas lonchas acompañadas de queso, pan y buen vino… 

No hay nada que objetar a todo esto, que ya forma parte de nuestro imaginario gastronómico patrio, pero el encargo que recibió el estudio We Crave por parte de Cinco Jotas implicaba ir unos cuantos pasos más allá: modernizar el concepto que tenemos de este manjar ibérico por medio de una experiencia sensorial expansiva

Lunartic

El estudio madrileño, referente en food experiences a nivel internacional en ciudades como Londres o Ámsterdam, tiene ya carretera en aceptar retos difíciles y, aprovechando la pandemia y las restricciones de la hostelería, se propuso llevar esta experiencia jamonera a los hogares. 

Así nació un pack creado con madera natural compuesto por cuatro niveles que recrean el recorrido del jamón, desde la cría del propio animal hasta la presentación en el plato. Se trata de una propuesta sensorial que une gastronomía en la que el comensal viaja a través del tiempo y el espacio. Dehesa, Bodegas Naturales, Tiempo y Arte son los ejes narrativos y emocionales de esta edición limitada que invitaba a cada pareja a redescubrir en su salón el jamón de bellota 100% ibérico innovando su forma tradicional de consumirlo.

Lunartic

Una recorrido en el que el jamón, tal y como lo conocemos, no llega hasta el último capítulo… Lo cual no quiere decir que no disfrutes de su sabor desde el minuto uno. Pero preferimos no desvelar la sorpresa, porque esta experiencia se puede disfrutar ahora manera presencial en el espacio que tiene We Crave en la calle Conde de Xiquena 12 de Madrid, los días 21, 22 y 23 de octubre, e incluirá un maridaje que no contenía el pack para envío a domicilio. La experiencia tiene un precio de 135 euros para dos personas y 70 euros de manera individual. 

 “Hemos diseñado una nueva perspectiva para el consumidor, lo invitamos a vivir esta experiencia desde la naturaleza hasta el ‘savoir faire’ de CINCO JOTAS, haciéndoles participes de la creación. Esta experiencia es una apuesta innovadora, con un maridaje del ‘terroire’ de la dehesa, notas de contraste puro y creaciones derivadas de cada parte del jamón”. Y añade: “Queremos desafiar lo establecido en la gastronomía española sobre el jamón de bellota”.

De la dehesa al arte, pasando por la bodega

La primera parada de esta experiencia es la Dehesa, el ecosistema donde se crían en libertad los cerdos ibéricos. Un primer bocado que fusiona la historia, alimentación, ganadería sostenible y estilo de vida único de los animales de pura raza. El viaje se inicia al abrir la siguiente caja, que nos lleva al interior de las Bodegas Naturales de Cinco Jotas. Para transformar el espacio donde nos encontramos, este pack incluye una estructura diseñada por We Crave con cuentas que emulan cada pieza de jamón.

Lunartic

El Tiempo es el protagonista del tercer paso de esta experiencia emocional en el que el usuario puede saborear a través de diferentes bocados el valor del tiempo y la pasión de los maestros de Cinco Jotas. Cada uno de sus productos se diseña con sumo detalle en el proceso de elaboración, donde destacan figuras como el perfilador – encargado de esculpir cada pieza de jamón–, el responsable de salazón –esencial para garantizar la calidad, conservación y sabor final del producto–, y el encargado de los secaderos –decide cuándo un jamón ha alcanzado el equilibrio exacto de sal y humedad–. En este paso el comensal debe perfilar y sazonar como estos maestros a través de un conjunto de acciones desarrolladas por We Crave con las que se transportarán a la cuna del jamón ibérico a través del aroma de estos bocados. 

Lunartic

Como maridaje después de este paso para refrescar el paladar, podrán degustar un Horse’s Neck un cóctel ligero y refrescante, elaborado con brandy Solera Gran Reserva Carlos I y Ginger Ale

El broche final de Cinco Jotas Experiencia gastro-artística llega con el cuarto y último paso, el Arte, la fase más creativa. A través de varios ingredientes con sabores muy diferentes elaborados en su mayoría con productos del entorno natural de la dehesa, el comensal podrá crear su bocado perfecto con distintas combinaciones diseñadas por We Crave para esta experiencia, que concluye con un toque dulce ensalzado con lascas de jamón que potencia su armonía y sabor.