Hemos encontrado los mejores roscones artesanos del año de Madrid y Barcelona

El de Madrid, concretamente de Colmenar Viejo, es el de Brulèe Panadería y el de Barcelona, el de Forn Cal Mosso, en Vilassar de Dalt. Ummmmmm

María Escribano
 | 
Foto: GastroActitud

El prestigioso maestro pastelero Paco Torreblanca ha presidido este año el jurado del III Campeonato Mejor Roscón Artesano de Madrid, convocado por GastroActitud, que ha recaído en Brulèe Panadería, de Colmenar Viejo. 

Mario Ortiz, de Brulèe Panadería, ganador del III Campeonato Mejor Roscón Artesano de Madrid. | GastroActitud

2.500 euros en productos Únicla y Clesa se ha llevado esta panadería de Colmenar Viejo para que su maestro pastelero, Mario Ortiz, continúe elaborando roscones durante todas las navidades. "Estas iniciativas contribuyen a elevar el nivel de la pastelería madrileña, que tiene en el roscón de reyes uno de sus emblemas”, ha comentado Paco Torreblanca. 

Entre los requisitos para participar en este concurso estaban que el roscón debía pesar 500 gramos, tener forma redonda y no estar relleno. También imprescindible que todos sus ingredientes fueran naturales: harina de trigo, azúcar, huevos, sal, mantequilla, leche o nata, levadura fresca o masa madre, almendra y azucarillo. Entre los extras, se podía añadir fruta confitada o escarchada, vainilla o semillas que aportaran sabor a la masa; miel, AOVE (siempre que no superase el 5 % del total de los ingredientes) y agua de azahar.

Detalle del roscón ganador de Brulèe Panadería.  | GastroActitud

MILLOR TORTELL DE REIS DE CATALUNYA

Este año se ha celebrado por primera vez el concurso Millor Tortell de Reis de Catalunya, organizado por la obra social Ernest Verdaguer de Panàtics, y el ganador ha sido el de la panadería Forn Cal Mosso, en Vilassar de Dalt. Cada panadero debía presentar dos tortells al concurso, uno de ellos para entregarlo a diferentes entidades de ayuda social. 

El roscón de Forn Call Mosso está hecho con masa madre de brioche y lo cuecen en horno de leña. Y, por supuesto, está hecho con ingredientes naturales, desde la mantequilla hasta la ralladura de naranja y limón. La panadería de Vilassar de Dalt tiene más de 180 años de historia y actualmente la regentan los hermanos Andreu y Anna Galceran tras más de seis generaciones dedicándose al negocio.