Las mejores arrocerías de Alicante

Si bien es cierto que la popularidad de la paella valenciana es mucho mayor, hay gran parte de la población que coincide en que los arroces de Alicante son un auténtico escándalo para el paladar.

Álvaro Martínez Fernández
 | 
Foto: Álvaro Martínez Fernández

Llega el verano y la costa levantina se llena de gente en busca de lo más deseado del agosto: la playa. Y es que Alicante puede presumir de tener alguna de las playas más bonitas y apetecibles de toda España. Pero no es su único reclamo.

También lo son sus famosos arroces, que nada tienen que ver con la paella valenciana. Y es que si a Valencia se va a comer una buena paella tradicional, a Alicante se acude a degustar algunos de los platos de arroz más exquisitos de todo el planeta.

Ya lo dijo en su día el chef vasco Martín Berasategui, con 12 estrellas michelín en su poder. “Los arroces de Alicante son historia viva, porque han sabido preservar costumbres además de sabores, texturas, aromas y colores ancestrales”, manifestaba el chef añadiendo que “es un mundo de sensaciones propias de una tierra y naturaleza excepcionales”.

¿Quieres comer un buen arroz? Aquí van nuestras recomendaciones

1. El Tossal Roig, Altea

Toda una vida dedicada a los arroces: así podríamos definir a la que es, para nosotros, una de las mejores arrocerías de todo Alicante. La encontramos en la Partida L’Olla de Altea 50, la carretera que une Altea con Altea La Vella.

El restaurante, bajo la sombra de un gran pinar, goza de una privilegiada zona exterior en la que poder comer sin pasar calor hasta en los días más calurosos del verano. Aunque su interior, elegante y con buena presencia, también es perfecto para los que huyen completamente de las altas temperaturas.

Tossal Roig, Arrocerías
Aspencat o escalivada, plato típico de la gastronomía alicantina | Álvaro Martínez Fernández

Pero si por algo destaca este restaurante es, sin duda, por la calidad de sus productos: frescos y de cercanía en un lugar en el que es prácticamente imposible encontrar un solo plato que no se haya preparado de manera artesanal por las manos de sus cocineras. Puedes comprobarlo tu mismo al degustar sus deliciosas croquetas, su escalivada o sus cocas, muy típicas de la zona.

Tossal Roig, Arrocerías
Las cocas del Tossal Roig, en Altea | Álvaro Martínez Fernández

Y es que, si preguntas por la zona, este restaurante es un lugar al que siempre se vuelve. Se vuelve por sus exquisitos arroces, entre los que destacamos su delicioso ‘senyoret’ o el de sepia y alcachofas. Pero también su arroz ‘empedrat’: con bacalao, alcachofa, alubias blancas y coliflor; o su arroz meloso de conejo con garbanzos. Aunque, pidas el que pidas, vas a salir completamente satisfecho.

Tossal Roig, Arrocerías
Arroz del 'senyoret' del Tossal Roig | Álvaro Martínez Fernández

Para terminar te recomendamos alguno de sus postres caseros: la tarta de fartons con horchata, el bizcocho de chocolate o la tarta de plátano con dulce de leche siempre son una buenísima opción.

2. Restaurante Cachito, Elche

Su restaurante fue el ganador del World Paella Day del 2021… alzándose con el premio, precisamente, con un arroz alicantino. Pero Cachito es mucho más que un reconocido premio, es un restaurante con un marco idóneo rodeado de una admirable naturaleza.

Un restaurante en el que destaca su arraigada cultura matriarcal: pues las mujeres han sido las que han regentado este restaurante durante cuatro generaciones. Una cultura de la mujer que les hace cocinar comida actual, pero con la tradición que les enseñaron sus abuelas.

Poseen su propia huerta, por lo que el producto de kilómetro 0 es, como cuentan, el protagonista de sus platos. Entre sus especialidades se encuentran los arroces a la leña de sarmiento o su plato más pedido: el arroz con costra.

3. La perla de Jávea

Un clásico de la Marina Alta en uno de los pueblos más codiciados con la llegada del verano: Jávea. Y es que aquí no se viene solo a comer un exquisito arroz, se viene a hacerlo con una de las mejores vistas de la playa de L’Arenal, por lo que es satisfacción por partida doble.

Su carta, a pesar de no ser excesivamente extensa, es suficiente como para dejarnos con la mejor de las sensaciones. Aquí debes probar su arroz con sepionet, rape y alcachofas o su paella de pollo y conejo.

4. Casa Filo, Alicante

Ubicado en una zona no muy transitada de Alicante, pero que ahora vas a querer visitar a toda costa. Para ello deberás dirigirte a la Albufereta, un barrio al norte de Alicante perfecto para huir de la masificación de los turistas y, de paso, comerte un buen arroz.

El delicioso arroz lo encontrarás en Casa Filo, en el que llevan la llama y la tradición por bandera. De este, de hecho, es prácticamente una experiencia en sí misma su arroz a banda capaz de cautivar a los paladares más exigentes. Aunque también destacan sus opciones marineras, con las que acertarás pidas lo que pidas.