Sí, en Madrid también hay un Little Italy

La Pequeña Italia no solo late en Manhattan. En Madrid, hay una Little Italy para disfrutar a bocados. La descubrimos.

Yolanda Guirado
 | 
Foto: La Saletta

Lauricca

Lauricca

Primera parada: una tienda de ultramarinos a la antigua usanza en el barrio de Chamberí. Lauricca era el nombre de la abuela de Ignazio, el dueño. Ella regentaba un negocio tradicional en Cerdeña. Entre embutidos, quesos y otros productos de la tierra creció él. Hoy, Lauricca es el negocio de Ignazio. Él continúa con la tradición a muchos kilómetros de la isla mediterránea.

El espacio es un auténtico paraíso para los nostálgicos de la cocina italiana. Quesos como Castelmagno, Pecorino di Pienza o Parmigiano Vacche Rosse. Embutidos y productos gourmet. También preparan platos para llevar. Un buen plan: disfrutar de uno de ellos en el parque de la Plaza de Olavide. 

Trafalgar, 5. Madrid.

Da Guiseppina 

Da Giuseppina

Muy cerca de Lauricca, una casa italiana de comidas con platos tradicionales. Un colmado de la tierra. Cocina italiana auténtica con ingredientes italianos. Platos de origen sardo y del Piamonte. Nos sentamos en una de las pocas mesas que hay en este singular espacio. Preparados para disfrutar, de norte a sur, nos abren las despensas de la Nonna.

Aquí podemos disfrutar de esas recetas de larga tradición. Entre las elaboraciones, guisos o pizzas de masa madre con tomate del Vesuvio o burrata del sur de Italia. Imposible resistirse a los espagueti con gamba roja. También nos las preparan para llevar. Muy especiales los vinos italianos.

Trafalgar, 17. Madrid.

Fratelli Figurato 

Fratelli Figurato

Los hermanos Figurato llegaron hace no hace mucho para hacernos disfrutar de unas pizzas de infarto. Y es lo que han hecho desde que abrieron: pizzas napolitanas ligeras. El maestro pizzero las prepara delante de nosotros. Primera elección del almuerzo, las masas: integral, cinco cereales o clásica. Ahora toca elegir los ingredientes.

Juan M Haran

Nos apetece probar algo distinto. Así que la nuestra es la de calabaza asada y panceta crujiente. Cada mes, una distinta: la de mayo nos la preparan con salsa de tomate, salchicha napolitana, juliana de pimientos frescos, ricotta salada de Sicilia y albahaca. Lo mejor es reservar. (Siempre).

Alonso Cano, 37. Madrid.

La Saletta 

La Saletta

A mediodía o por la noche, La Saletta siempre está a tope. Muchos italianos vienen a este rincón del Mercado de Antón Martín para disfrutar de la contundente porchetta enrollada con especias y horneada durante más de 4 horas. Preguntar por las sugerencias del día es siempre un acierto. Las pizzas, otro de los platos favoritos. Nos encantan.

La Saletta

Tal vez el secreto esté en las masas con más de 48 horas de fermentación. O en los productos frescos del propio mercado con los que cocinan. O en el encanto de este rincón. Tan genuinamente italiano.

Santa Isabel, 5. Mercado de Antón Martín.

Jack Percoca 

Jack Percoca

En el barrio de Conde Duque, Jack Percoca. Entramos en este restaurante y la sensación nos invade de pronto. Esto es el verdadero Little Italy de Nueva York y hemos vuelto a los años 20. En los platos, comida tradicional que llevaron los immigrantes napolitanos a la lejana América. Pedimos los espaguetis con albóndigas. Una receta muy neoyorkina.

Jack Percoca

La estrella de la casa: el Truffle Mac 'n Cheese! El gran clásico americano con un toque de panceta y trufa negra. (Nos encanta la combinación de Cheddar, Parmesano y mozzarella napolitana.) Los vinos italianos son un acierto para acompañar la burrata o una de las inconfundibles pizzas del rincón de Luca. Si nos atrevemos con los cócteles, este es nuestro sitio.

Conde Duque, 14. Madrid.

Mercato Italiano 

Mercato Italiano

Por solo 10 euros, los miércoles por la tarde, una auténtica experiencia italiana. El aperitivo del Mercato Italiano. Degustación de quesos, fiambre, pasta, pizza o focaccia. La tradición está muy viva este lugar. Tan verdadero como el mismísimo Aperol Spritz. Y cualquier día de la semana, nos apetece comprarlo todo: quesos artesanos, fiambres, vinos de toda Italia, pizza y focaccia de varios tipos.

Mercato Italiano

Repetimos para probar la lasagna (que no lasaña), la Parmigiana o la Caponata. Silvio nos recomienda la Parmigiana di Melanzane. Dice que es absolutamente adictiva. (No le falta razón). Cocinan cerca de 5 toneladas de berenjena al año. (Y subiendo).

Ríos Rosas, 50. Madrid.

Sani Sapori

Sani Sapore

Después del aperitivo en Mercato Italianao, una heladería: Sani Sapori. Aquí podemos tomar un helado de espirulina, el súper alimento del que todos hablan. Helados artesanales en el barrio de Lavapiés. Elaboraciones con leche y nata frescas y ecológicas, azúcar de caña ecológico y de comercio justo. Los helados veganos no faltan en las vitrinas. Tampoco los de bebidas vegetales o mijo.

Sani Sapore

Y es que Sani Sapore significa “Sabores sanos”. El clásico Pistacho de Bronte o la Avellana del Piemonte o la Giffoni contrastan con el de requesón con higos caramelizados, el de especias de la India o el de zanahoria y limón. Hay que probar “El affogato": una bola de vainilla auténtica de Madagascar "affogato" en café 100% arábica y con nata fresca montada. Con mucho arte. Muy sano.

Lavapiés, 31. Madrid.