Comprobamos por qué Lima es el principal destino culinario del mundo

Convertida en el principal destino culinario del mundo, la capital peruana es el lugar donde descubrir la gastronomía con mayúsculas

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Giancarlo Aponte / Astrid y Gaston

Asomada al océano y con grandes dosis de proyección cultural, Lima ha sabido conjugar sus orígenes milenarios con el latido más vanguardista. Así ha sido, por ejemplo, en la arquitectura, que oscila entre el casco histórico de sabor colonial y los espigados edificios del barrio financiero. Pero también en otros muchos aspectos de la vida.

antorti / ISTOCK

Ninguno, sin embargo, ha resultado más decisivo que el que concierne a los fogones. Ya se sabe. La capital peruana asistió a su despegue definitivo de la mano de la gastronomía, con la que protagonizó una revolución sin igual.

El boom culinario

Fue hace unas tres décadas cuando el mundo descubrió las virtudes de una cocina que era el resultado de una amplia despensa y de siglos de mestizaje. Que había nacido en el pasado prehispánico con técnicas ancestrales y se había mezclado después con los productos que llegaron de Europa.

DoraDalton / ISTOCK

Así comenzó el boom culinario de Perú. Un fenómeno social que traspasó todas las fronteras y que, alentado por el orgullo colectivo, se convirtió en un pilar de identidad. El propio Ferrán Adrià, ya por entonces, le auguró un éxito fulminante, convencido de que este buen hacer conquistaría los paladares del mundo.

Ocho años de gloria absoluta

Así fue, de hecho. Amparado por la estabilidad económica y social, el país del Machu Picchu vivió un dulce renacer como impulsor de la gastronomía más valorada del momento. Hoy en día no sólo es un un motor gastronómico que goza de un prestigio consolidado sino que hasta puede presumir de haber sido elegido el Mejor Destino Culinario del mundo por octavo año consecutivo.

olli0815 / ISTOCK

A la cabeza de este éxito está, claro, la capital, que concentra la ebullición culinaria. Una ciudad discreta que, casi sin darse cuenta, ha pasado a ser la abanderada absoluta del arte de la buena mesa. Y no sólo porque muchos de sus restaurantes están adscritos al firmamento Michelin o a la lista de los 50 Best, sino también porque en la misma calle bulle la cocina popular.

El pionero

Lima es el lugar donde entregarse a la gastronomía con mayúsculas. Donde descubrir esa cocina de raíz que mantiene un fuerte vínculo con la historia y con la cultura. Un crimen sería no aprovechar esta la estancia para descubrir alguno de los templos culinarios reconocidos a nivel universal.

Interior del restaurante Astrid y Gaston | Astrid y Gaston

Toda una institución conforman los seis restaurantes de Gastón Acurio, considerado el embajador del buen comer peruano. Aunque si se ha de optar por uno, que sea Astrid y Gaston, tal vez el más genuino.

Otros templos

Imprescindible es también Maido, de Mitsuharu Tsumura, que encabeza la lista de los 50 Best de América Latina, y Central, de Virgilio Martínez, que ocupa el número 2 en este ranking. Otra propuesta a tener en cuenta es la de Pedro Miguel Schiaffino en sus dos locales limeños: Malabar y Amaz, ambos con exóticos platos de la amazonia.

Exterior del restaurante Astrid y Gaston  | Astrid y Gaston,

Luego está la cocina de la calle, que también resulta interesante. La de los puestos de ceviche de los mercados. La de los huariques, que son lugares que sólo la gente local conoce y que tienen un origen familiar. La de los locales que son exponentes de la fusión con China (cocina chifa) o con Japón (cocina nikkei). Todo un universo de sabores.