Jerez, la escapada entre vinos centenarios que necesitas para recibir el otoño

Nos escapamos a Jerez, cuna de vinos sin igual para conocer qué es lo mejor que se puede hacer en la ciudad durante tu próxima escapada otoñal.

Macarena Escrivá
 | 
Foto: VIAJAR

Ya es una realidad, el otoño ha llegado. Aunque de momento el verano sigue dando sus últimos coletazos, empezamos a planear escapadas urbanas. Y ¿qué mejor que conocer a fondo una de las tierras con más tradición en un producto tan nuestro? Se trata de Jerez y sus vinos generosos, una revolución que traspasó fronteras -el famoso sherry- y que ahora vive un renacer muy a tener en cuenta. 

Y esto ha sido gracias a la inconmensurable labor del Consejo Regulador del Marco de Jerez, que engloba el Jerez-Xérès-Sherry y Manzanilla de Sanlúcar de Barrameda, siento el más antiguo de España y el encargado de certificar la calidad y el origen de estos vinos sin igual. Los vinos de Jerez son algo único en el mundo. Desde la delicadeza de la crianza biológica bajo la que surge los vinos Finos, que se desarrollan y alcanzan su plenitud bajo un velo de flor, hasta el envejecimiento oxidativo, que es el que ocurre cuando el velo de flor muere y el vino evoluciona hacia un Oloroso o Amontillado. No podemos olvidarnos tampoco del Palo Cortado y todo el misterio que envuelve, así como de los vinos dulces, como el Pedro Ximénez o los Cream. Se trata de todo un universo al alcance de todos, gracias a la labora también de las bodegas de Jerez, que abren sus puertas a los visitantes para contar todos sus secretos. 

Bodegas Tradición

Es el caso de joyas como Bodegas Tradición, un enclave diferente a los demás. Inaugurada en 1998, se ha especializado en vinos de Jerez viejos, obteniendo con ellos la máxima calidad certificada por el Consejo Regular, VORS y VOS. Lo que surgiera como una relación de antaño con los vinos del marco, pronto se convirtió en una de las máximas de D. Joaquín Rivero, fundador de la bodega. Hoy en manos de la segunda generación, su hija Helena Rivero, continúa su andadura para “recuperar la forma tradicional de los vinos de Jerez y recuperar nuestra tradición familiar bodeguera", en palabras de la propia Helena. Sin prisa, pero sin pausa. Así trabajan al revés de cómo lo hacen el resto de bodegas. Todo comenzó con la compra de criaderas de vinos muy viejos de bodegas que estaban cerrando y los convirtieron en su santo y seña. Allí encontrarás vinos de 20 y 30 años de vejez, así como joyas de más de 50 años de solera. ¿Sabías que se trata también de una de las mayores pinacotecas privadas de Andalucía? La visita a la bodega también recorre una muestra de arte pictórico con cuadros de Velázquez, el Greco y Goya, entre otros. ¡Te dejará boquiabierto!

Bodegas Sánchez Romate

En el mismo camino de apostar por el arte, se encuentran las bodegas Grupo Estévez, que conserva una importante colección de la Suite Vollard de Picasso, así como obras contemporáneas de Miró, Botero y otros artistas. Visitar sus bodegas es sumergirse en la historia de Jerez con vinos como el Fino Tío Mateo, el Oloroso Almirante o la manzanilla La Guita, de la que también son propietarios. En su bodega además entrarás en contacto con la más pura naturaleza, de la mano de su Yeguada Real Tesoro, dedicada a la crianza de caballos de raza pura española
Vinos sí, pero también Brandy.

Bodegas Estévez

La elaboración de este licor también es otra de las grandes de Jerez. Y de esto saben mucho en las bodegas Sánchez Romate, donde elaboran su fantástico brandy Cardenal Mendoza. Desde 1887 en esta casa se elabora un brandy diferente, envejecido en botas de Jerez, con una edad media de 15 años. ¿El resultado? Tres gamas: un brandy Solera Gran Reserva de 15 años y envejecido en botas de Oloroso y Pedro Ximénez, Carta Real, otro Solera Gran Reserva de 25 años en botas envinadas con Oloroso viejo y la joya de la corona, Non Plus Ultra, un brandy exclusivo envejecido en 38 botas únicas con una media de 50 años. Pero ahí no termina todo. Esta bodega, siempre en pos de adaptarse a los nuevos tiempos, lanza Angêlus, un brandy con licor de naranja y celebra del 25 al 31 de octubre la 'Cardenal Mendonza Golden Week'. ¿En qué consiste? Diversas ciudades del mundo acogerán degustaciones, catas magistrales, maridajes y demás actividades en base a lo que han llamado el “C factor y nuestras C” que representan las diferentes formas de maridar Cardinal Mendoza: Puros (cigars en inglés), cócteles, café y chocolate. ¿Cuál es tu favorita? 

Jerez también es gastronomía y buena cuenta de ello dan lugares como LÚ, cocina y alma. Se trata del primer proyecto en solitario de Juan Luis Fernández. Tras 10 años como director gastronómico de Aponiente y tras conseguir 3 estrellas Michelin allí y 1 en Alevante, Juanlu, como todos le conocen, emprende el vuelo en solitario creando una propuesta muy atractiva y única. Entrar en LÚ es hacerlo a un mundo onírico, inspirado en Alicia en el País de las Maravillas, en el que la propuesta gastronómica radica en fusionar técnicas de alta cocina francesa con toques andaluces, o como dice Juanlu, a las “ que enseño a hablar andalú”. Trabajan bajo el formato de menús degustación, “Sigue al conejo blanco” y “Feliz no cumpleaños”. Ambos sorprenden con creaciones como una excelente caballa soasada en sarmiento de viñas acompañada de una salsa Café de París o la yema de huevo curada en sal, pancetta, boletus pinicola, trufa de verano y potage ibérico. No te dejará indiferente.

Julio Gonzalez

Por su parte, La Carboná, recupera el espacio de lo que anteriormente fuera una bodega de Jerez y lo convierte en restaurante. ¿Su máxima? “Pasión por los sabores del Marco de Jerez” y así el chef Javier Muñoz Soto ha elaborado una propuesta en la que el producto es el protagonista, ya sean pescados del Atlántico, carnes cántabras, hortalizas de la huerta... Eso sí, todo ello maridado con vinos de Jerez para potenciar todo lo que ofrece esta tierra de amplia tradición.