Gusto milenario: Tel Aviv, de bocado en bocado

La sorpresa está garantizada en esta capital del ocio, la cultura y la moda, la ciudad más animada de Israel y también la más avanzada en refinamiento culinario...

José Costa
 | 
Foto: Chalffy / ISTOCK

Sus mesas populares presentan versiones de la cocina árabe regional impregnadas del estricto código kosher, que hoy resulta moderno porque convierte Tel Aviv en un destino vegano para foodies de nuevo cuño. Sus edificios Bauhaus conviven con mercados gastronómicos como el Carmel, el Levinsky y el Sarona, que siguen la moda internacional de ofrecer tiendas gourmet y restaurantes de gran nivel. Y, además, ofrece la frescura de su mejor pescado en el MILENARIO puerto de Jaffa.

DR. SHAKSHUKA

POPULAR Y GENUINO

Beit Eshel St., 3. Jaffa

Para vivir una experiencia callejera auténtica, nada como dirigirse al sur de la ciudad, donde nos espera su puerto, Jaffa, con tres mil años de antigüedad y un mercadillo que concentra la mayor vitalidad popular. En uno de sus recovecos se encuentra Bino Gabso, más conocido como el Dr. Shakshuka, cuya receta de este bocado típico de Oriente Medio es ya un icono de Tel Aviv.

D.R.

QUÉ PEDIR. La shakshuka es un plato a base de verduras con una sabrosa y generosa salsa de tomate, guindilla y cebolla que se especia con pimentón y nuez moscada y se corona con huevos escalfados. Se come directamente de la sartén, en plato o en un pan de pita abierto. Bino completa su menú con un cuscús completo y un entrecot de ternera con patatas fritas caseras. Para chuparse los dedos.

BLUE SKY

PERFECTO PESCADO “KOSHER”

Eliezer Peri St.,10

Dirigido por uno de los mejores chefs israelíes, Meir Adoni, que antes tuvo los restaurantes Catit y Mizlala, el Blue Sky está ubicado en la terraza del hotel Ritz-Carlton, desde donde se disfruta de la vista más privilegiada del mar y la ciudad. Su menú recorre los sabores israelíes y mediterráneos elaborados con un criterio estrictamente kosher.

D.R.

QUÉ PEDIR. La carta se especializa en pescados, con estrellas como el atún andaluz, la lubina a la brasa o los filetes de mero acompañados de elecciones vegetarianas. Todos los platos se cocinan con precisión y gusto para combinar sabores y texturas que realzan la pureza del pescado. Postres ligeros y una estupenda carta de vinos israelíes y extranjeros redondean esta magnífica oferta.

CAFÉ EUROPA

DE LO MÁS “COOL”

Rothschild Boulevard, 9 b

Dividido en varios niveles, su gran ambiente lo convierte en el lugar al que hay que ir para estar al día y pulsar la Tel Aviv más vibrante. Informal y divertido, sigue siendo el lugar de moda del bulevar Rothschild, donde además se sirven recetas propias muy originales y sabores logrados que cuidan los detalles.

D.R.

QUÉ PEDIR. Su imaginativa cocina transforma un simple tartar de pescado en una colorida paleta aromática con exquisita crema de coliflor, espárrago braseado y huevos cocidos. Los pescados combinan una piel crujiente con la carne más tierna, y hasta el popular pan de pita con pescados variados es delicioso por cómo los condimentan y por la salsa de yogur y pepino (tsakiki) con cebollas frescas.

OPA

VEGANO GASTRONÓMICO

Ha-Khalutzim St., 8

Tel Aviv se ha convertido en una meca para veganos, y el OPA está en primera posición por ser más que eso: un verdadero restaurante gastronómico donde el chef Shirel Berger proporciona un viaje gustativo y estético trabajando creativamente ingredientes vegetales. Imprescindible para los turistas gastronómicos de todo el mundo. Solo sirve cenas. 

D.R.

QUÉ PEDIR. Lo más recomendable para vivir la experiencia es tomar el menú degustación. Cada plato recibe el nombre de su ingrediente principal (vegetal, por supuesto): Alcachofa, Hinojo, Espárrago o Melón, entre otros. Los platos se preparan y presentan de una manera que casi nunca se habrá visto ni probado antes, en breves raciones que invitan a degustar más recetas.

LA REGENCE 

ELEGANCIA EN LA BOCA 

Hotel King David. King David St., 23 

La técnica y el perfeccionismo del chef David Biton transforman de manera sublime los productos locales. Solo emplea ingredientes cultivados con esmero por productores regionales que proporcionan los sabores propios del terroir. Carnes y pescados cuidadosamente seleccionados con las notas ahumadas y herbáceas que son el sello del chef. Solo para cenar.

D.R.

QUÉ PEDIR. De nuevo el menú degustación es la mejor opción para no perderse bocados como la sutil lengua de cordero con salsa demi-glace, el tartar de atún con espuma de tomate amarillo o la ternera con crema de ajo, zanahoria y puerro aromatizada con romero y laurel. Su pastel de dátiles israelíes (medjoul) con hojas de tomillo limonero es un postre de frescura extraordinaria.