La gastronomía invade en centro de Oaxaca

85 cocineras de las ocho regiones del estado de Oaxaca han asistido al "Segundo Encuentro de Cocineras Tradicionales 2018".

Viajar
 | 
Foto: javarman3 / ISTOCK

La Plaza de la Danza, junto al Atrio de la Soledad y el Jardín de Sócrates han sido los escenarios del "Segundo Encuentro de Cocineras Tradicionales 2018", un encuentro en el que han participado 85 cocineras provenientes de los 570 municipios del estado de Oaxaca y que se celebró del 25 al 28 de abril.

Durante este encuentro, estas mujeres con una experiencia culinaria incalculable, prepararon más de 300 platillos emblemáticos, más de 10 variedades de bebidas tradicionales como pozol, bupu, popo y tejate, y 30 postres típicos, que fueron disfrutados por visitantes locales, nacionales e internacionales.

ESTEBAN CHINCOYA

El maíz, frijol y chiles son la base de los platillos oaxaqueños que varían en función de la festividad que se celebre o el contexto en el que se vayan a consumir. Así, las enchiladas acompañadas con pollo frito y orégano, tortilla frita y bañada en mole, típicas de la comunidad de Santiago Apóstol, sólo se puede disfrutar en las bodas, en los fandangos, en las mayordomías y la fiesta patronal que se realiza el  25 de julio en conmemoración del santo patrón Santiago Apóstol.

Por su parte, la barbacoa de horno de chivo o borrego típica de Tlacolula de Matamoros se puede degustar los domingos en el tianguis (mercado) de la comunidad mientras que la bebida de popo típica de San Lucas Ojitlán de la Cuenca de Papaloapan es una bebida ceremonial que se consume en bodas y bautizos. Este refresco está hecho a base de cacao, masa, cocolmecal, azúcar y agua.

ESTEBAN CHINCOYA

Otros platos que se han podido degustar en el "Segundo Encuentro de Cocineras Tradicionales 2018" han sido el platillo de picadillo de la Heroica Ciudad de Tlaxiaco, preparado a con hígados, almendras, pasas, jitomates y hierbas de olor, así como el mole y la salsa; y platillo de chileajo en rojo y verde de chile costeños, con costilla de puerco, platillo ceremonial de Santo Domingo Tonalá.

ESTEBAN CHINCOYA

Estos fueron sólo un ejemplo de lo que se pudo degustar en este encuentro que se celebró en el marco del 486 aniversario de la ciudad de Oaxaca de Juárez y donde los colores, sabores, sonido y olores se mezclaron para deleite de los visitantes.