La Gaia, el japo peruano que no esperabas encontrarte

¿Estamos ante uno de los mejores restaurantes de Ibiza? Seguramente sí, bienvenidos a La Gaia y a su particular visión de la cocina Japeruvian.

Macarena Escrivá
 | 
Foto: La Gaia

Ya lo sabemos. Ibiza es mucho más de a lo que nos tienen acostumbrados a creer. Y es más, desde hace ya algún tiempo, la Pitiusa lucha por posicionarse como destino gastronómico. Por ello se promueven eventos como Ibiza Sabor, unas jornadas gastronómicas organizadas por el Consell d'Eivissa que tienen lugar fuera de temporada y atraen a grandes chefs y restaurantes o hitos puntuales como el que se vivía hace apenas unas semanas, con el evento Hosting the Stars en el que chefs de estrella Michelin como Dani García, Diego Guerrero o Ricard Camarena entre otros, cocinaban junto a Samuel G. Galdón en Destino Ibiza.

Y es precisamente en ese clima gastronómico, en el que cada año nacen propuestas y se consolidad aún más otras ya existentes. Es el caso de La Gaia, el restaurante buque insignia del Gran Hotel de Ibiza. Se trata de un restaurante que solo abre en horario de cenas, capitaneado por el chef Óscar Molina, chef ejecutivo de todo el hotel, pero que en este espacio ha desarrollado una cocina propia, novedosa y excitante.

La Gaia

Molina, catalán de nacimiento e ibicenco de adopción, se formó en las cocinas de la célebre chef Mey Hofmann en el restaurante Favaritx y con el estrella Michelin Joan Piqué en Ruccula. Todavía en Barcelona, trabajó en el Eurostar Gran Marina, apoyó la apertura del hotel La Florida y ejerció como jefe de cocina del Casa Fuster durante cuatro años. Fue en 2008 cuando el cocinero cambió de rumbo y puso sus miras en Ibiza. Así, desde hace ya 10 años, lidera la propuesta gastronómica del Gran Hotel de Ibiza y hace ya cinco temporadas, daban a luz a su producto estrella, La Gaia.

Cuando tienes la suerte de conocer a Molina, que siempre suele estar al pie del cañón en los servicios de cena, te das cuenta de su grandeza. Tanto a nivel cocina, de la que hablaremos más adelante, como a nivel personal, ya que se trata de un chef humilde y trabajador. “A mí me gustan las cosas bien hechas, donde haya corazón y espíritu para transmitir a través de los sentidos. Yo admiro mucho a los cocineros que se reinventan, que crean nuevos conceptos y generan tendencia con nuevas ideas”, comenta el chef.

Así pues, la sorpresa que te espera en La Gaia es de dimensiones épicas. Empecemos por el principio. Para poneros en situación, La Gaia practica un estilo de cocina que el chef ha bautizado como Japeruvian, es decir, una fusión en clave nikkei de las cocinas japonesas y peruanas, sin olvidarse de guiños mediterráneos y de la isla que les acoge. Ya de por sí el espacio invita al disfrute porque cuenta con una barra se sushi y ceviches, donde los cocineros trabajan frente al comensal, además de una imponente instalación de 29 medusas de tela metálica que decoran el restaurante, obra de la artista danesa Katrin Kirk, así como una colección de fotografía de Tony Keeler que recorre la Ibiza hippie de los 70.

La Gaia

Una vez sentados a la mesa, el disfrute está asegurado ya que más allá de sushi o ceviches, la cocina de Óscar Molina tiene mucha técnica, vanguardia y sorpresa para el comensal. Y eso es porque el chef no para de crear. Para dar a luz a una propuesta tan depurada, Molina se empapa de las culturas de otros países, viajando, probando y reposando todo lo aprendido, para reinterpretarlo en su propio lenguaje y a su vez, aportar un valor añadido a La Gaia.

Lo que comenzara como un restaurante de ceviches, que luego añadió sushi, ahora se postula como restaurante gastronómico de primer nivel en la isla. Y de eso nos damos cuenta al ver la carta de La Gaia y el importante trabajo que se hace en la sala. Para elaborar su cocina de sello Japeruvian, Molina se hace con el mejor producto que puede encontrar, sin olvidarse de lo que le brinda la tierra ibicenca, que se hace presente en varios platos del menú, como es el tiradito de gambusí (pequeña gamba), las gyozas de porc negre ibicenco y gamba roja o en la ventresca de cordero de Ibiza. Pero hay mucho más, más platos que nos hacen viajar entre dos mundos gastronómicos como sus ceviches y tiraditos, y 'platos de fondo' que sorprenden a cada bocado, como es el caso de las cocochas de rape cocinadas a la brasa con salsa de sake y ajo negro o el ravioli de raya con navajas, puré de berenjena quemada y espuma tsume, creaciones que demuestran que detrás de cada plato hay mucho trabajo y estudio.

También los postres cuentan con sello propio y homenajean a Perú y Japón con excelentes finales como el mochi a la plancha con gelatina de té verde matcha y muffin de algas o chocolate & maní, un postre con texturas de chocolate, brownie de maní con helado picante de chocolate y teja de cacao. No te olvides de maridar su propuesta de cocina con la excelente carta de cócteles de autor, creados ex professo para La Gaia.

No te dejarán indiferente. Prometido.