La gran fiesta del vino de la República Checa

La región vitinícola de Moravia del Sur celebra la vendimia otoñal con propuestas enoturísticas que llevan la esencia de su folclore a cada copa.

VIAJAR
 | 
Foto: Lycland

Los checos son unos grandes apasionados del licor de Baco. Los frutos de las vides se cuidan con esmero durante todo el año y se espera con ilusión la llegada del otoño, momento en el que, por fin, las uvas alcanzan su momento óptimo de maduración, augurando la calidad la cosecha de esa añada. Los vinos de Moravia del Sur son los más apreciados de toda la República Checa. Por eso, cada año, esta región se vuelca de lleno en la celebración de la vinobramí, vendimia en checo. La bucólica panorámica de Moravia del Sur -pintada por colinas, ríos y, por supuesto, viñedos-, que va desde la Reserva de la Biosfera de Pálava hasta el complejo paisajístico de Lednice-Valtice, se conjuga a la perfección con los bailes, grupos folclóricos, ferias, desfiles y mercados medievales que forman parte del programa de la fiesta de la vendimia, donde el burčák, mosto elaborado a partir de una variedad de uva blanca, está considerado un tesoro nacional. Las bodegas abren sus puertas a todo el que quiera conocerlas, ofreciendo una rica variedad de propuestas locales donde gastronomía y enología se dan la mano. 

El tesoro mejor guardado de la República Checa

Lycland

El color tostado que adquieren los campos checos tras la época de calor es una invitación abierta a recorrerlos sin prisa. En este caso, la bicicleta es la mejor aliada para el enoturista. Una opción muy interesante es una excursión de 65 km, desde la pequeña ciudad de Mikulov, paseando por los paisajes naturales de Pálava, haciendo que el ciclista experimente en primera persona el vínculo inquebrantable entre el ecosistema y la viticultura checa. Las paradas imprescindibles están marcadas en el lago Nový Rybník, el río Dyje, el palacio y los jardines de Lednice, y la capital del vino de Moravia: Valtice, cuyas bodegas se encuentran en un castillo. Una carretera plagada de vides une Brod con Stará Hora, el lugar ideal para aprenderlo todo sobre la cultura del vino y paladear sus variedades de welschriesling, chardonnay y aurelius. Pero si lo que se busca es la gran fiesta del vino, los pueblos de Modré hory, Velké Pavlovice, Bořetice, Němčičky, Kobylí y Vrbice son los más indicados para vivir la esencia de esta celebración. 

El 7 y 8 de septiembre, tienen lugar tres eventos que preceden al día grande del vino en Valtice. La primera de ellas, conocida como Valtice Underground, está a cargo de la Bodega Lednice Annovino. El día 7 de septiembre es la fecha del enoturismo subterráneo, mediante un recorrido por un laberinto bodegas históricas bajo tierra. Asimismo, se elige a Miss Burčák en una competición en la que las mujeres demuestran sus conocimientos vitivinícolas y otras habilidades extraordinarias, como afinar en un karaoke mientras pisan uvas. 

Michal Novotny-Jihlava-mob:777074434

La cosecha de Pálava se celebra el segundo fin de semana de septiembre en Mikulov. Este evento se cristaliza en tres días cargados de gastronomía, actos culturales, folklore y, por supuesto, vino. Bodegas y restaurantes dan a probar tintos, blancos y rosados típicos del pueblo.

El 22 de septiembre, Valtice organiza su vendimia ‘retro’, un divertido campeonato que ambientado en los años 50 y 60 con vestuarios vintage, en el que los participantes recogen y procesan las uvas tal como se realizaba hace más de seis décadas. Se trata de una lucha amistosa que premia al “Campeón de Recolección de Uvas”. Por la tarde, la Bodega Château Valtice organiza un banquete con un recorrido por la elaboración del vino y la vendimia donde se degustan mostos, mermeladas y vinos jóvenes dentro de las cavas. Por la noche, la muestra de vino se traslada a los jardines del Palacio de Valtice y su recinto, donde se catan los Châtaeu Valtice y los de Novosedly Kovacs, considerados unos de los mejores vinos de Moravia.

El punto álgido de las celebraciones se da cita también en Valtice. El 5 y 6 de octubre la localidad entera se sumerge en la Fiesta del Vino. La escena musical checa, los trajes de época y los conjuntos folclóricos toman la plaza principal para convertirla en un centro de degustación de comidas tradicionales y regionales. Además, la Fiesta del Vino de Valtice está acompañada por un programa en el castillo donde desfiles, disfraces y demostraciones vinícolas de las bodegas cercanas se unen para celebrar la vendimia.