Embolao, los bubble waffles con sello de autor toman la ciudad

El chef Javier Aranda con dos estrellas Michelin en La Cabra y Gaytán, abre en Madrid su concepto más callejero dedicado a los bubble waffles.

Macarena Escrivá
 | 
Foto: Embolao

Primero, pongámonos en situación. Los bubble waffles, un dulce con masa de gofre y unas características burbujas, surgieron en las calles de Hong Kong. Allí, en la década de los 80 y en los puestos callejeros se preparaban con la ayuda de unas sartenes especiales. Tal fue su triunfo como tendencia gastronómica, que pronto se extrapoló a ciudades como Nueva York o Londres, donde no es difícil encontrarse con espacios dedicados a estos gofres tan singulares.

Hace unos meses le tocó el turno a Madrid. Primero los vimos en Mad Waffle, un local en plena calle Tetuán dedicado íntegramente a surtir la ciudad de los gofres más coloridos. Ahora, la tendencia trasciende y es, nada más y nada menos, que un chef con estrellas Michelin, el que decide poner el punto de autor a un producto más que versátil, que ha visto su popularidad acrecentada gracias a las redes sociales.

Javier Aranda. | Embolao

Se llama Embolao (Calle Gravina, 7) y aquí lo que manda es la calidad. A pesar de que puedan parecer algo propio del fast food menos saludable, en Embolao se ha cuidado cada detalle para hacer de estos bocados algo memorable. Gamberro sí, pero también divertido a rabiar. Situado en pleno barrio de Chueca, se nos antoja como el lugar perfecto para un merienda con amigos y una cena rápida antes de salir a disfrutar del barrio más ecléctico, y, por supuesto, para compartirlo con nuestros seguidores. Tú también querrás tener tu foto en la pared 'photoball'.

Lo más importante en Embolao es la cuidada selección de las materias primas. Para ello, Javier Aranda ha puesto todo su empeño en traer los mejores productos para elaborarlos. Así, la harina viene directamente de una almazara en Cádiz donde seleccionan los mejores trigos y los huevos ecológicos proceden de una granja en Madrid.

Hasta ahora habíamos visto siempre los bubble waffle como un dulce, pero Javier Aranda va a revolucionar el mercado introduciendo los sabores salados, que utilizan la misma masa con una pizca de sal y a modo de pizza hexagonal. Entre éstas, han pensado tres recetas para elegir, siempre con una base de salsa de tomate al sarmiento, elaborada por la madre del chef en su pueblo natal de Toledo. A esta base de tomate, añaden diferentes quesos como un interesante queso crema ahumado, mascarpone o gorgonzola e ingredientes como jamón york, champiñones o rúcula entre otros.

Helado de limón, sirope de chocolate, petazetas de chocolate, fruta de la pasión y orejutas de nube | Embolao

El momento dulce lo ponen los waffles con helado que sirven dentro de una base de cartón y enrollan para añadir los topping. Dentro del gofre sirven una bola de helado de limón, chocolate, yogur o fresa, un sirope  (limón, fresa, chocolate Valhrona o caramelo de tofe) y tres toppings a elegir entre fruta natural, crumble de galleta casero, lacasitos, oreo, kit kat o mashmallows elaborados con merengue italiano. 

¿Buscas algo más? Entonces tienes que conocer la otra versión de su propuesta, los perritos calientes. Para empezar, la masa se elabora en los propios hornos de Javier Aranda con un suave y sabroso pan brioche de mantequilla, siempre cuidando el producto al máximo e introduciendo salsas caseras, salchichas diferentes y aderezos de lo más curioso. La idea es elegir tu tipo de salchicha, siempre tipo Bratwurst, entre la clásica, otra con curry amarillo y una más de perejil y pimienta negra y empezar a configurar tu propio perrito. ¿Qué sueles añadir a un perrito caliente? Cebolla crujiente, pepinillos, salsas... ¿verdad? En Embolao han ido un paso más allá y han introducido toques diferentes como un arroz inflado o un 'airbag' de cerdo hecho con panceta que primero cuecen, luego deshidratan y posteriormente fríen. Además de los clásicos ketchup y mostaza, aquí han arriesgado con las salsas apostando por elaborarlas ellos mismos. ¿Mayonesa de limas, salsa hoisin o yakiniku? Tú decides. Lo que te aseguramos es que se convertirá en una experiencia que combina diversión, street food canalla y cocina de autor.