Un viaje por los dulces navideños de los cinco continentes

Un recorrido por los dulces navideños típicos de los cinco continentes... ¿Te animas a prepararlos?

José Costa
 | 
Foto: gmvozd / ISTOCK

Los dulces son importantes en todas las gastronomías y el invierno aumenta su protagonismo por razones físicas y sociales. El aporte calórico se hace más necesario durante la estación fría y, además, se acumulan celebraciones de Navidad y Fin de Año. ¿Por qué limitarnos este mes a un solo destino? Por una vez, degustemos el mapamundi completo como si fuera una piruleta y visitemos las especialidades azucaradas del mundo. Y si no llegamos a probarlas todas in situ, también es divertido ponerse el delantal, estudiar sus recetas y atreverse con los fogones. ¡Felices postres!

UN DELICIOSO MAPA DE EUROPA

Del panettone a los lussekatter 

Kondratova Ekaterina / ISTOCK

Como el panettone milanés, los mejores dulces italianos provienen del norte del país: el pandoro, de Verona; la panna cotta (nata cocida), de Piamonte, y el tiramisú, del Véneto. Francia devora su bûche de Noël, pastel de chocolate parecido a un tronco de leña. El Christmas pudding inglés de frutas, mantequilla, azúcar y frutos secos se remoja con brandi tras su cocción. En Austria, la tarta Sacher celebra su Día Nacional cada 5 de diciembre. Las galletas de jengibre spekulatius se toman tanto al norte de Alemania como en Bélgica y Holanda. Y los bollos de azafrán lussekatter parten de una hermosa leyenda que el 13 de diciembre se recuerda en iglesias y colegios de toda Suecia.

ORIENTE

Postres de los Reyes Magos  

zepp1969 / ISTOCK

Asia comienza en Turquía y de allí vienen las baklavas asirias desde el siglo VII a. C.: capas horneadas de masa intercaladas con nueces trituradas y miel. El pastel más popular de Japón en Navidad es el kurisumasu keiki, tarta muy dulce de crema y nata adornada con fresas naturales que originalmente se servía en las bodas. Como curiosidad, es el pastel que vemos en los famosos emoticonos. Y mientras que en otros países de Extremo Oriente los dulces invernales varían menos en estas fechas, al ser Filipinas el que tiene más católicos de Asia, allí se elabora especialmente el bibingka, pastel de harina de arroz con coco y cubierto de queso que se comparte siempre tras la misa del Gallo. 

SWEET AMERICA

El continente goloso

Brent Hofacker / ISTOCK

En Estados Unidos es tradicional el cranberry (pan de pasas) tanto en Acción de Gracias como en Navidad. Bajando a México encontramos los buñuelos, fritura de pasta crocante cubierta de canela y azúcar bañada en jarabe anisado. Cuba celebra estas fiestas con casquitos de guayaba, cascos cocidos de esta fruta tropical servidos con almíbar. En Chile preparan pan de Pascua, un bizcocho oscuro con sabor a jengibre y miel que lleva fruta escarchada y frutos secos. Las rebanadas brasileñas se hacen igual que nuestras torrijas, pero se comen bañadas en agua y miel. Y en Venezuela impera el dulce de lechosa con la papaya cocida en finas láminas y almibarada. 

ÁFRICA, DE PUNTA A PUNTA

Tradición árabe y especialidad sudafricana

NADIN LARGO / ISTOCK

La influencia árabe en la creación de dulces se extiende  a todo el mundo. Por ello destacaremos en el norte africano la chebakia de Marruecos. Estas tiras de pasta que forman un enrejado (significado de su nombre árabe) van rebozadas en miel y sésamo y llevan semillas de anís en su interior. Estos ingredientes, a los que añaden almendras, harina, canela, cebada, azafrán y agua de azahar son un magnífico muestrario de sabores árabes.

Por su parte, en la otra punta del continente, la etnia de los Cape Malays creó el pastel sudafricano más popular: unos bollos trenzados llamados koeksusters cubiertos de sirope y coco rallado. 

YA ES VERANO EN AUSTRALIA 

Donde baila la Pávlova 

gmvozd / ISTOCK

Cuando por aquí andamos con el cuello del abrigo bien subido y la calefacción a tope, en Australia empieza el verano, por lo que celebran el Fin de Año con el más sorprendente de todos los dulces festivos de este recorrido mundial: un postre frío y con mucha fruta para paliar los rigores del sol. Hecho a base de merengue, crema batida, chocolate y gran variedad de frutas entre las que nunca faltan fresas y kiwis, la pávlova es un homenaje a la famosa bailarina rusa Anna Pávlova y sus giras por Oceanía de hace un siglo. Puede servirse con mermeladas según las frutas que se elijan, pero las que mejor combinan con el merengue son las de frutos rojos.