Dögoo, los nuevos hot-dogs que están revolucionando Chamberí

¿Es un perrito caliente? ¿Es un bocadillo? Es un döggo.

Macarena Escrivá
 | 
Foto: D.R.

Hoy en día parece que ya está todo inventado y que pocas cosas nos sorprenden, hasta que llegan nuevos conceptos que nos hacen dar un giro de 180 grados, para revolucionar algo que ya creíamos estanco. Perritos calientes. Hasta aquí todos sabemos bien de qué hablamos. Pero, ¿qué pasa cuando llega alguien que da la vuelta al clásico panecillo con salchicha, kétchup y mostaza? Que alucinamos. Y lo hacemos porque surge ante nosotros un nuevo producto lleno de posibilidades.

D.R.

Eso es lo que han hecho en Döggo, un nuevo concepto de fast food en la madrileña calle Juan de Austria, 25, a pocos metros de la siempre concurrida plaza de Olavide. ¿Cómo surge el concepto? 

“El sueño que hoy es Döggo, nació en 2014. Por un lado, mi padre había elaborado unas salchichas frescas, caseras y de gran calidad; cero aditivos, sabores únicos, elaboración artesanal y mucho, mucho amor. Y por otro, mi experiencia en un viaje sabático y un trabajo en un chiringuito de Sudamérica que enciende una bombilla que nos trae hasta el concepto actual, la creación de Döggo y su variada propuesta.”, nos cuenta uno de sus creadores. Un poco de aquí y un poco de allá, que les sirvió, a los 29 amigos que forman parte del proyecto, para materializar algo que llevaban pensando mucho tiempo. 

D.R.

Fue en ese bar de Sudamérica, donde vieron aquello de servir perritos calientes personalizados y al gusto. ¿Dónde había quedado la salchicha Frankfurt? Así, en Döggo encontrarás una carta variada, que arranca con un picoteo, donde ya vemos la influencia de sabores de otras latitudes. Por ejemplo, podrás abrir boca con un hummus de tomate seco, acompañado de pan de pita, unas jugosas alitas de pollo thai, que marinan durante 48 horas o unos nachos con guacamole y pico de gallo. 

D.R.

Entre sus entrantes, también hay dos ensaladas, una flower power, colorida y variada, que se corona con pollo de corral o salmón ahumado y una ensalada con trigo como base, con aguacate, cebolla morada y un aliño de limón y hierbabuena. 

Sin duda, las estrellas de la casa son los döggo, una selección de ocho recetas, inspiradas el platos conocidos o tradicionales. ¿La idea? Perritos calientes que no lo son. Puedes probar su Don Pancho, con carne de cerdo duroc, mezclada con pimiento rojo y verde, maíz dulce, cheddar y guacamole. Otra de las estrellas, es el döggo Gamba Cósmica, con gambón a la plancha, cebolla morada y crema cajún.

D.R.

Miss Bolas, en cambio, toma como base unas deliciosas albóndigas guisadas en salsa de tomate y tomando como inspiración el curry würst alemán, terminándolo con queso havarti. ¿Un Khal Döggo? Tomando como inspiración el nombre del jefe de los dothrakis, lo rellenan de carne de ternera Black Angus, cheddar, cebolla caramelizada, bacon, huevos de codorniz, cebolla frita y relish de pepino. ¡Y eso solo por nombrar algunos!

D.R.

Hay más, Döggo también cuenta con una interesante carta de cócteles y van más allá, recomendando uno con cada perrito. Por ejemplo, el Gamba cósmica marida a la perfección con un Moscow Mule, mientras que el Lennon, con un pisco sour. 

D.R.

Además, han pensado en todo, porque han abierto sus puertas en base a la sostenibilidad, sin utilizar plásticos y sirviéndose de pajitas de cartón y pinchos de bambú. ¿Tienes mascota? Podrás llevarla contigo a disfrutar de un döggo, porque su local es dog-friendly.

D.R.

¿A qué esperas para conocerlo? Lo encontrarás en Juan de Austria, 25.

Precio medio: 15 euros.