Los restaurantes a los que hay que ir en Lisboa

¡Tan cerca y tan rica!. No hay capital de país tan cercana y atractiva como Lisboa en muchos sentidos, también el gastronómico. Una escapada sencilla y asequible donde disfrutar de las mejores materias primas del Atlántico, vinos frescos, quesos adictivos y guisos reparadores. Visitar sus mercados es una experiencia “foodie” tan extendida como en España, y varios de sus chefs laureados por la guía Michelin van más allá de las mil y una formas de preparar el bacalao, innovando una cocina que no deja de sorprender. Por eso cada vez se viaja más a Lisboa, una ciudad (¡ojo!) con un horario más europeo que el español: se almuerza entre las 12.30 y las 14.00 horas y las cenas se sirven desde las 19.00 A las 22.00 horas.

José Costa
 | 
Foto: VIAJAR

Alma con un toque asiático (Rua Anchieta, 15)    

Henrique Sá Pessoa reivindica una cocina “de sabor más que de autor” en la que aplica a las profundas raíces lusas de su materia prima y a sus recetas un cosmopolitismo aprendido en sus viajes que la aligeran y la actualizan con dejes asiáticos. Sus platos sutiles, impactantes y originales ya le han valido dos estrellas Michelin y es un referente claro en Lisboa para el turismo gastronómico.  

VIAJAR

Especialidades: en la carta sobresalen el calamar con caldo de garbanzos y tomate, una versión propia de gambas al ajillo con emulsión de cabezas, el rape en su punto con fondo de lemon grass y leche de coco y su versión del bacalhau à brás. El plato estrella es la lubina de las Azores con arroz de almejas a Bulhao Pato, con cilantro y caldo alentejano. 

Loco, su Chef va más allá (Rua dos Navegantes, nº53-B)

Alexandre Silva es un cocinero portugués decidido a innovar con su “alta cocina orgánica” que resalta los productos nacionales en dos menús degustación (de 14 ó 18 pasos) y cambian quincenalmente siguiendo micro-estaciones. Hay que reservar una de sus pocas y codiciadas mesas para disfrutar de la experiencia. 

VIAJAR

Especialidades: ha revolucionado el tratamiento de productos del mar en platos como su consomé de cangrejo y calamar; los mejillones con apio y zumo de manzana verde, una versión única de ostras al vapor o el tartar de bacalao servido sobre crujiente. En la oferta cárnica destacan las croquetas de cerdo confitado con kétchup de ruibarbo como un hallazgo.

Pesca sabor a Mar (Rua da Escola Politécnica, 27)

Diogo Noronha pasó por famosos restaurantes antes de abrir el suyo propio en homenaje a “la mayor fuente de proteínas, que es el mar”. Vuelca su trabajo (con algunos platos conceptuales y otros clásicos) en pescados, mariscos y bivalvos con diferentes texturas, temperaturas y técnicas para sacarles todo su jugo sin perder de vista la sostenibilidad ecológica.  

VIAJAR

Especialidades: desde el bacalao al salmonete hasta el cangrejo, pasando por el pargo, la corvina y la langosta. Contrastes de sabores chocantes y exquisiteces como el salmonete con huevo, miga de pan, puré de alcachofa y judías; o el pargo a la brasa con naranja, espinaca salvaje y una emulsión de sésamo y ajo negro. No olvidar los postres de pistacho, frambuesa y vainilla a cargo de su repostero de cabecera, Clayton Ferreira. 

Rio Maravilha, Rico y Divertido de día y de noche (Rua Rodrigues Faria, nº 103)

Todo es llamativo en este espacio ubicado en un complejo industrial que alberga tiendas y restaurantes cool. Su ambiente, sus vistas y su decoración (con juegos y videoproyecciones) lo convierten en un divertido plan nocturno por sus magníficos cócteles y su animación. Y de día ofrece la mejor perspectiva 360º de la capital, el río Tajo y el puente 25 de Abril.

KENTON THATCHER

Especialidades: su hermanamiento con Río de Janeiro llega al menú combinando la cocina portuguesa de mercado y detalles brasileños como la farofa (harina de yuca tostada). Son recomendables las croquetas de polenta y queso, el sándwich de gambas, la presa ibérica a la brasa, el hojaldre de cebolla y pera, y el arroz cremoso de pato con nabo y ajo negro. El plato estrella: las codornices marinadas fritas con berenjenas braseadas.

Bistró 100 Maneiras donde van las "Celebrities" (Largo da Trindade, 9) 

El bosnio Ljubomir Stanisic comenzó en Sintra y después abrió en Lisboa su primer 100 Maneiras (Rua do Teixeira, 35). Famoso por protagonizar la versión portuguesa de Pesadilla en la cocina, su última apuesta es este bistró de última moda con vistas al Tajo que ganó los Monocle Restaurant Awards 2017. El local tiene un espacio de cócteles con identidad y fama propias.

100maneiras.com

Especialidades: un sitio donde descansar del bacalao y un chef que añade a las especialidades portuguesas en su menú la sabiduría de su cocina natal y de la italiana. Deben probarse el queso de oveja asado con compota, la empanada de carne picada (burek bosnio), el cochinillo asado a baja temperatura con manzana y patata gratinada y el arroz de Tamboril con rape y marisco. Como postre, no deje pasar el sorbete de guayaba.