La mejor croqueta de jamón del mundo

Buen sabor, buena textura, buena forma y mucha atención a la bechamel. Esas son los claves de la mejor croqueta de jamón del mundo.

Viajar
 | 
Foto: from_my_point_of_view / ISTOCK

Crujientes por fuera y melosas por dentro. Las croquetas, que no cocretas, son un sencillo manjar capaz de comprimir toda la sabiduría culinaria en apenas un bocado. Hay tantas recetas como personas que las cocinan, aunque para cada uno las mejores siempre suelen ser las de su abuela. Las hay de todo tipo y tamaño: desde la tradicional de atún o pollo, hasta las más vanguardistas de cecina, gulas, tortilla, cocido o mojito. Tratando de encontrar la mejor versión, críticos y periodistas culinarios han recorrido España (de norte a sur) con motivo del IV Campeonato Internacional Joselito, que premia a la mejor croqueta de jamón del mundo.

El viaje terminó el pasado 24 de enero cuando por fin el jurado lo tuvo claro y otorgó a Miguel Carretero, del madrileño restaurante de Santerra, el primer premio. De esta manera, el chef logró el ansiado reconocimiento y se impuso a restaurantes de la talla de La Primera, en Madrid; Casa Farpón, en Asturias; El Manso, en A Coruña; Bodega El Riojano, en Santander; o Casa Zaldierna, en La Rioja.

Para muchos, el primer paso, para elegir la mejor croqueta de jamón del mundo, es probar la bechamel. El miembro del Jurado Antonio Molina ha insistido en la importancia de esta salsa, ya que según él, “gran parte del éxito de una buena croqueta reside ahí”. Del mismo modo aseguró que “hay que prestar mucha atención a la sal y al calor de la freidora”. 

Tras una cata a ciegas, en la que los expertos probaron a conciencia cada ejemplar y anotaron detalles del sabor, textura, forma, técnica y tiempo de cocción, entregaron al campeón un jamón Joselito vintage que data del año 2008, así como un diploma que acredita ser el dueño de la mejor croqueta de jamón del mundo del 2018.

// Outbrain