Oslo a bocados: el sabor de una cocina privilegiada

Productos del mar y de los fiordos se unen a un gran conocimiento de bayas, frutos del bosque y una caza inencontrable en el resto de Europa

José Costa
 | 
Foto: D. R.

En pleno despegue. en el país del salmón y el bacalao, la carne de ballena era hasta hace poco un alimento cotidiano. Hoy, sus productos del mar y de los fiordos se unen a un gran conocimiento de bayas, frutos del bosque y una caza inencontrable en el resto de Europa. La cocina nórdica está en pleno despegue y en Noruega lo reflejan sus huertos en las azoteas, la moda de los panes y cervezas artesanales y, sobre todo, una generación de cocineros que cosecha premios internacionales mimando el producto local y descubriendo nuevos sabores. Cocineros que han ganado cinco veces el Bocuse d’Or y restaurantes que figuran entre los mejores del mundo. 

MAAEMO

Sana modernidad

El chef Esben Holmboe Bang fue el primero en lograr dos estrellas Michelin para un restaurante de Noruega y actualmente ostenta tres. Con técnicas locales ancestrales, trabaja con “los productos noruegos más genuinos dándoles un acento nuevo cosmopolita para acercar la naturaleza al medio urbano y estimular su apetencia”. 

Restaurante Maaemo.  | D. R.

LO MÁS ESPECIAL. Su menú degustación, que renueva cada mes, puede llegar hasta los 20 platos: corneto caramelizado con caviar de salmónido, cangrejo real en caldo de algas marinas con vieiras, flores de manzanilla y espárragos blancos.... En lo dulce, emociona con su queso azul helado y el sorbete de leche con pétalos comestibles y aceite de ruibarbo. 
DIRECCIÓN: Dronning Eufemias Gate, 23

STATHOLDERGAARDEN

Un lujo de experiencia

Este encantador palacete del siglo XVII en el centro de la ciudad con sus antigüedades, lámparas de araña y techos de ornamentado estuco enmarca una cocina tradicional que persigue transmitir fielmente en sus menús degustación de seis platos los sabores auténticos elaborados por Bent Stiansen, chef ganador del Bocuse d’Or. 

Restaurante Statholdergaarden.  | D. R.

LO MÁS ESPECIAL. Encontraremos pocas sorpresas pero mucho sabor en sus vieiras aromatizadas por su acompañamiento de cebada, remolacha y eneldo; una estupenda ternera con champiñones, alcachofas y salsa de chalotas; y postres de chuparse los dedos, como las frambuesas con queso mascarpone y avellanas. El atento servicio completa la agradable experiencia.
DIRECCIÓN: Rådhusgata, 11

RESTAURANT KONTRAST

Da un giro a la tradición 

Muy acorde con su ubicación en el moderno barrio postindustrial Vulkan, se propone “combinar colores y sabores diferentes entre sí que al juntarse crean una experiencia de sabor sin igual y una armonía única”. Para ello utilizan alimentos orgánicos y del territorio con presentaciones simples que esconden más complejidad.

Restaurante Kontrast.  | D. R.

LO MÁS ESPECIAL. Las elaboraciones más actuales e insólitas de platos nórdicos clásicos. Así, encontraremos un delicioso hígado de pato a la cebada inflada o unas renovadas patatas con arenque marinado, huevas, crema agria del pueblo de Røros, aquavit y zanahoria fermentada. La dulce miel de Gamle Aker con leche y comestibles flores de tagete son un broche ideal.
DIRECCIÓN: Maridalsveien, 15A

GRÅDI

En la onda 

Como hay muchas formas de entender una ciudad, el fin de semana es refrescante este lugar especializado en brunches con recetas atractivas que permiten conocer la versión hipster de cocina noruega fusionada con la asiática. Tienen gran variedad de cervezas artesanales y cócteles a precio ajustado. 

Restaurante GRÅDI. | D. R.

LO MÁS ESPECIAL. “La única regla es divertirse”, reza el lema de un equipo donde se representan muchas nacionalidades que combinan sus sabores y experiencias. Su fast good es original sobre todo, y va desde la roja sopa borsch de remolacha a las tostas de aguacate y las tortitas agrias rellenas para terminar con un flan de vainilla casero o infusiones insólitas como la de mimosa.
DIRECCIÓN: Sørligata, 40B

ENGEBRET CAFÉ

Si sus paredes hablaran…  

El autodenominado “restaurante más antiguo de Oslo” lleva sirviendo cocina casera desde 1857 y forma parte de la historia chica de la capital. Frecuentado al principio por gente del teatro, en él se han citado alguna vez todas las personalidades relevantes de la ciudad. ¡Y no hubieran repetido si se comiera mal! 

Engebret Café.  | D. R.

LO MÁS ESPECIAL. Especialistas en los sándwiches que preparan desde 1862, su menú presenta cosas tan sencillas y ricas como el tartar de salmón o hígado de bacalao ahumado. Son totalmente de fiar sus platos más rotundos: cangrejo real gratinado, filete de ballena, reno con compota de cebolla y salsa de cerveza o ternera con espárragos, col y setas.
DIRECCIÓN: Bankplassen, 1