Comer y cantar: los mejores restaurantes de Madrid con música en vivo

Madrid está viviendo un boom de cenas con espectáculo

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: D.R.

Gastronomía y música unidas en matrimonio feliz. Fogones y espectáculo como fusión indivisible. Madrid explota el impacto que tienen estos binomios, dispuesta a conquistar oídos y paladares exigentes. Lo último en la capital es alumbrar espacios de encuentro tanto sonoros como gustativos. Restaurantes donde maridar las delicias culinarias con los ritmos más vibrantes. Hay quien lo llama dinner shows. Estos son algunos de los más exitosos:

Corral de la Morería

Calle de la Morería, 17

Un clásico entre los clásicos es este tablao flamenco que abrió sus puertas en 1956 y que se sitúa entre los más antiguos del mundo. Un espacio que al arte en el escenario (las mejores figuras del cante, el baile y la guitarra tienen su hueco aquí) suma el arte de la cocina a cargo del chef David García, que tiene una interesante propuesta gastronómica. Solera, pues por partida doble para una noche con mucho duende. Hasta las grandes celebrities (desde Marlon Brando a Pelé, pasando por Harrison Ford, Nicole Kidman o Mohamed Ali) han reservado una mesa a su paso por Madrid.

Amazónico

Calle Jorge Juan, 20

Este exótico restaurante alberga en su planta inferior un atrevido espacio, The Jungle Jazz Club, que nació para ser testigo del jazz de calidad, pero con guiños a la cultura latina y a la selva tropical. Soul, jazz, son cubano, bossa nova. Música negra, en definitiva. Un lugar para reinventar a Charlie Parker, Benny Moré o Jobim; para empaparse de arrebatadores sonidos del Caribe sin salir de la calle Jorge Juan. Y mientras, claro, uno se puede entregar a una cena a la carta, con deliciosos platos que también suponen una fusión. O a alguna de las creaciones líquidas que emanan de su coctelería amazónica.

Salvaje

Calle Velázquez, 62 - Plaza Canalejas, 1 - Plaza de la Moraleja, s/n

Atrevido, desenfadado, irreverente. Todos los adjetivos que implican diversión caben en este concepto que triunfa en Ciudad de Panamá, Bogotá, Miami, Guatemala, Barcelona y Valencia, pero que, en Madrid, para más inri, lo hace por partida triple: en el Hotel Bless, en La Moraleja y en el Food Hall de las Galerías Canalejas. Una propuesta gastronómica que fusionan la cocina japonesa con las raíces latinas y mediterráneas, y que emplea técnicas contemporáneas que dotan a los platos de múltiples matices. De fondo, música y el ambiente animado, shows en vivo, bailes, djs que suben el volumen… Todo en función de desmitificar aquello de “bueno, pero aburrido”. Y vaya si lo consiguen.

La Negra Tomasa

Calle Cádiz, 9

Es como sentarse en el malecón mirando al horizonte o perderse por las decadentes callejuelas de la Habana Vieja. En este local del centro de Madrid uno se traslada automáticamente a Cuba, que para eso recoge sus colores, su ambiente y por supuesto su música, siempre con conciertos en vivo a cargo de grupos cubanos. También está presente la isla caribeña en los platos que desfilan por sus mesas, entre los que no faltan la ropa vieja y el omnipresente arroz con frijoles. Incluso en los cócteles, bien cargados de ron. Así es desde 1998, toda una institución.

Nómada

Calle Serrano, 43

El poder afrodisiaco de las especias, el magnetismo del laud y la darbuka, la sensualidad de la danza del vientre. Todo esto encontramos en Nómada, el restaurante que es como un oasis en medio del asfalto. Un local emplazado literalmente en una jaima, en pleno barrio de Salamanca, para recrear el exotismo de oriente. Aquí lo que encontramos, además de rituales para cargarse de buena energía, es una gastronomía de raíces árabes con cruces mediterráneos e inspiración andalusí. Todo ello ambientado con música y performances en directo que trasladan a un escenario de las Mil y una Noches. Y que se acompañan de cócteles inspirados en la ruta de la seda.