Comaxurros: la churrería más canalla de España

Unos churros con salmorejo y jamón. O con sabor a patatas bravas. Cosas que solo pueden pasar en Comexurros.

Yolanda Guirado
 | 
Foto: Ferran Castrillo Martin

Francia tiene el croissant y los macarons. Italia presume de panettone. Sí. Los americanos tienen los cupcakes que tanto nos gustan. ¿Pero y nosotros? Nosotros tenemos los churros. Y encontramos un lugar de cuyo nombre nombre no querremos olvidarnos nunca. Porque aquí están de moda.

Una taza de chocolate con nata montada y churros elaborados en el momento para entrar en calor. A eso vamos a Comaxurros. La familia de pasteleros Canal está detrás de esta reinvención del churro. Los churros al poder en un local con un punto canalla y muy gamberro de Barcelona que vive enamorado de los churros. 

Ferran Castrillo Martin

A las 8 de la mañana empieza la jornada en esta churrería de autor.

Durante todo el día preparan la masa. Los churros se fríen al momento. La receta, sencilla y sabrosa: harina con un alto contenido en almidón, agua, sal y sobre todo aceite de oliva virgen extra, obtenido directamente de Almazaras de la Subbética.

Tienen claro que es el mejor aceite para freír porque sus propiedades les permiten alcanzar altas temperaturas. Además, la mezcla de variedades de aceituna (picual, picuda y hojiblanca) le aporta un sabor muy ligero.

Comaxurros es la revolución del churro. Comprobado. Es una churrería para todos. Así que es fácil que te reconozcas:

Para la Fried Community

D.R.

Si te pierdes por un cucurucho de churros (con o sin chocolate), eres parte de la Fried Community. Ya lo sabes. Esta comunidad ama los churros por encima de todas las cosas. Y no lo esconde. así que si eres uno de los Nuestros, sigue leyendo. Encontrarás en Comaxurros lo que andabas buscando.

Para los más clásicos

Ferran Castrillo Martin

Un chocolate a la taza con churros y nata montada para tomar los ya famosos suizos. El chocolate hay que tomarlo bien caliente. Recomendación de la casa. Lo elaboran a partir de cobertura de chocolate del 65% de cacao, leche y un poco de azúcar. Y de cara a Reyes, un churro con nata y fruta confitada parecido al clásico roscón.

Para los nostálgicos

Si este es tu caso, podrás disfrutar de los buñuelos de viento, las berlinas y los suizos. Por si no lo habíamos dicho, son la masa del croissant frita. Sabores de siempre en un local inspirado en las tradicionales churrerías ambulantes de feria y en las clásicas churrerías de barrio. La barra de la fachada con los churros mirando a la calle nos lleva a aquellas tardes de invierno. Algunas décadas han pasado ya.

Para los que buscan probar cosas nuevas

Ferran Castrillo Martin

Los churros salados. Los churritos bravos los elaboran con salsa brava y mayonesa. Funcionan perfectamente porque la masa de churro no lleva azúcar. Solo es agua, harina sal y aceite de oliva virgen extra. Esta idea nace el día que inauguraron la tienda. Una fiesta de apertura a las 8 de la tarde les hizo darle una vuelta al concepto clásico del churro. “¿Y si hacemos algo salado?” Y vaya si lo hicieron.

Para los que dicen “yo soy más de salado”

Porque un churro es como un pan frito; hay ingredientes que le va a la perfección; como el jamón o el queso. Aquí tratan el churro como una base, igual que sucede con los creppes. Hay que probar el Churro Jiménez con salmorejo y jamón ibérico. Otro imprescindible de Comaxurros; el mallorquín con sobrasada, miel y queso fundido

Para los que disfrutan con cualquier relleno

Ferran Castrillo Martin

Reconócelo. Te divierte chuparte los dedos. Y encontrar praliné de almendra marcona, limón confitado o crocanti en los churros. Si es así, esta es tu mejor opción. Y es que los 50 años que la familia Canal lleva trabajando la pastelería en Barcelona, le permite conocer a la perfección las cremas de chocolate, mermeladas o salsas que elaboran en su propio obrador. ¿A quién le apetece un churro?