Atención, golosos: llega a Madrid Sweet Space, el museo de la chuchería

Un espacio de arte interactivo que se cuela en el universo más dulce

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Sweet Space

Un bosque mágico de caramelo, un helado galáctico, una pared de piruletas. Apostamos a que a más de uno se le hace la boca agua con semejantes conceptos. Todos ellos y muchos más los encontramos en Sweet Space, el nuevo y sorprendente espacio que acaba de abrir su puertas en el centro de Madrid. Inaugurado el pasado 3 de diciembre, aunque con las entradas a la venta desde el mes de septiembre, se trata del último grito de la capital, que en tan breve tiempo ha colgado el cartel de sold out  y para el que ya existe una lista de espera.

Sweet Space

Un lugar distinto a todo

Pero ¿qué es, realmente, este lugar? A grandes líneas, un nuevo concepto de museo interactivo que nos lleva de viaje al universo más dulce de la galaxia. Una aventura que conjuga el concepto tradicional de arte y las nuevas tendencias digitales para sumergirnos en una especie de sueño donde los colores y la creatividad son los máximos protagonistas. Ubicado en la segunda planta del centro comercial ABC Serrano, Sweet Space cuenta con 10 salas temáticas diseñadas por algunos de los más importantes artistas visuales de ámbitos tan diferentes como la moda, las artes plásticas o la gastronomía. Además, muchas de las obras que se exponen se podrán adquirir en la tienda, una dulce gift shop abierta a todos los madrileños, puesto que para acceder a ella no será necesario disponer de entrada.

Viaje alucinate

Sweet Space

Es Sweet Space, el visitante se transforma en una suerte de astronauta cuya misión es descubrir y explorar un mundo nuevo. Así se inicia un viaje a través de estas diez salas que componen el espacio y que son obra de figuras como Okuda San Miguel, Agatha Ruiz de la Prada, Antonyo Marest, Ivanna Gautier o los pasteleros Christian Escribá y Patricia Schmidt. Con ellos también está presente el arte de la Galería Cerquone o del imaginario de Miju Lee, Ampparito, Lusesita, Paul Amundarain, Joaquí Salim o Pablo Carpio.

Por el camino, y con la imaginación potenciada a la máxima expresión, se va desgranando una aventura interactiva en la que podemos encontrar una particular y golosa versión del cielo (AgathaRuiz de la Prada), un tobogán hacia un mundo paralelo (Okuda SanMiguel), unas deliciosas palmeras de nubes de azúcar (Antonyo Marest) o un cohete de videojuegos (Ivanna Gautier).

Un camino de ositos de goma

Sweet Space

También cuevas de luces, laboratorios de helados, cascadas de chupa chups y, para delicia de los más pequeños pero también de los mayores, un camino al más puro estilo El Mago de Oz (“sigue el camino de baldosas amarillas”) que esta vez conduce por un pasaje de ositos de goma y demás chuches imaginables. Toda un atracón dulce ideado (junto con otras sorpresas) por Christian Escribá y Patricia Schmidt.

Colores, formas, texturas, luces de neón, espejos, luces y sombras… Arte en definitiva con una orientación golosa. Todo esto es Sweet Space. Porque a nadie le amarga un dulce.