Arroces en Baleares. Rincones gastronómicos que tienes que descubrir

Mallorca, Menorca, Ibiza, Formentera, Cabrera y Conejera. En ese orden las aprendíamos en el colegio. En el mismo que hoy las saboreamos. Recorremos las islas Baleares para disfrutar de sus arroces.

Yolanda Guirado
 | 
Foto: Photographer: Toni Ramon Planells

Es Vergeret. El paraíso mallorquín

Es Verget

Fue un descubrimiento en toda regla. Perderse por la sierra de la Tramontana tiene estas cosas. En el norte de Mallorca lo encontramos. Perdón, lo descubrimos. Un lugar sin florituras. Aquí las cosas son como son. Y punto. El salón da paso a un balcón con unas vistas de película. El turquesa del mar contrasta con los pinares. Cala Tuent nos espera ahí abajo. Mientras, van preparando nuestros dos arroces. Uno negro, especialidad de la casa.

Es Verget

El otro, caldoso. A fuego lento todo sabe mejor. Para terminar, un lemon pie. (Ya sabemos que no es muy ibicenco y que el reportaje va de arroces, pero tenía que decirlo). Ah sí, el nombre. Es Vergeret. Aunque por la descripción lo encontrarías. (No abundan los sitios así). 

Ctra Cala Tuent S/N. Mallorca

Alex / ISTOCK

Es Forat. Sabores a puerto menorquín

Es Forat

Lleva 30 años anclado en la Ciudadela. Y como la cosa va de arrroces, queremos saber cómo lo preparan aquí. Lo principal es tener un buen producto. Y si es de la zona, mejor. Esta es la gran apuesta de Es Forat en este tiempo. Seguimos preguntando el secreto del éxito (Siempre hay alguno, por muy confesable que sea). Para el fondo utilizan pescados de roca. Hay más. Lo elaboran con ñora deshidratada para potenciar el sabor.

Es Forat

Es uno de esos productos que marcan la diferencia en la isla. Con este colorante natural huyen de artificios.  Para compartir con el arroz, los mejillones de roca y las gambas de la isla a la plancha. Nos recomiendan el chardonnay de la isla. Perfecto con la caldereta de langosta. Tras la cena en este rincón del puerto, un paseo por la que fuera capital de Menorca. Nos dejamos llevar por su embrujo. Que es mucho. (Y hasta aquí puedo leer).

tuulijumala / ISTOCK

Marina, 7. Ciudadela. Menorca.

El Carmen. El vecino de la ibicenca Es Vedrá

Más de 40 años lleva Es Vedrá divisando El Carmen. Las vistas desde las rocas más enigmáticas de Ibiza no te las podemos contar aquí. Pero aunque solo sea por las que nos ofrece el Mediterráneo desde su terraza, este restaurante bien vale una visita. Si además podemos tomar hasta 10 arroces diferentes y nos los preparan con la picada especial ibicenca, nos quitamos el sombrero casi antes de sentarnos.

Photographer: Toni Ramon Planells

Pedimos sitio en la terraza. El sol está en lo más alto. Sabores ibicencos y un vino blanco. De la isla. Of course. Con la primera copa llegan los mejillones y navajas. El arroz lo preparan en el momento. Nos cuesta decidirnos entre secos, caldosos, meloso de bogavante o con langosta. Para los fieles al bullit de peix, aquí preparan este clásico con una honestidad de bandera. Como el pescado fresco de la isla. Hoy tienen gallo de San Pedro. No nos sorprende que se definan a sí mismos como una “fábrica de felicidad”. ¿Qué es el Mediterráneo si no?

stbaus7 / ISTOCK

Cala D´Hort. Sant Josep de sa Talaia. Ibiza.

Sa Platgeta. Formentera Love.

Sa Platgeta

Un chiringuito con sombra natural. Muy salvaje.  En el sur de Formentera lo encontramos. Llegamos en moto por un camino de tierra. Y ahí está. Sa Platgeta. Esperándonos un año más. Al fondo, las aguas turquesas de playa Migjorn nos hechizan. Otro año más. Un lugar para ir en pareo. Naturaleza informal. Cero postureo. Que para eso estamos en una isla. Con los pies descalzos en la arena, disfrutamos de una jarra de sangría muy fría.

Sa Platgeta

La carta, escueta y sobre segura. Esperamos la fideuá impacientes. (Además ofrecen arroz caldoso y seco, pero sentimos especial debilidad por ella). Cuando llega a la mesa, lo sabemos. La espera ha merecido la pena. (Y el camino de tierra también). Como siempre.

Camino de San Simonet, I, 3062. Formentera.