La alta cocina francesa toma The Westin Palace

La iniciativa tiene formato de cena, homenajea al chef Paul Bocuse y se extenderá a lo largo del mes del marzo.

Adrián Lorenzo
 | 
Foto: The Westin Palace

El icónico hotel de cinco estrellas The Westin Palace, situado en el corazón de la capital, en el denominado Triángulo del Arte, a tan solo unos minutos de los museos más importantes de la ciudad como el Reina Sofía, el Thyssen y el Prado, acoge durante el mes de marzo una iniciativa gastronómica, que pretende conquistar los paladares más exquisitos. Se trata de un homenaje al chef Paul Bocuse, fundador y gran impulsor de la Nouvelle Cuisine¸ una nueva forma de cocinar los productos basada en la creatividad y la imaginación que apuesta por platos más ligeros y la utilización de salsas más livianas.

La figura responsable del proyecto es José Luque, chef ejecutivo de The Westin Palace Madrid. Tanto él como su equipo de cocineros y pinches, se han propuesto elevar la oferta culinaria de la ciudad de Madrid con un menú de 65 euros que interpreta las retas históricas que encumbraron a Paul Bocuse.

La propuesta se compone de cinco platos y se podrá degustar todas las noches del mes de marzo en el comedor principal del restaurante La Rotonda, situado en el interior del centenario hotel, bajo una majestuosa cúpula acristalada. El menú comienza con la popular longaniza de Lyon en pan de brioche a modo de aperitivo y continua con la Sopa de Eliseo. Este último es un plato creado expresamente para el expresidente de la República Francesa Valéry Giscard d'Estaing y consiste en una sopa de trufas con una tapa de hojaldre.

El tercer plato es un salmonete de roca con salsa Nantúa, una salsa muy utilizada en la Nouvelle Cuisine. El cuarto plato, es quizás uno de los particulares. Bajo el nombre Pularda en Vessie, está basado en una técnica de cocinado al vacío, dentro de una vejiga de cerdo. La experiencia gastronómica la completa un postre denominado Gateau Président, un pastel de chocolate creado en 1975 por el prestigioso chocolatero lionés, Maurice Bernachon en homenaje también a Paul Bocuse.