Un paseo por Borough Market, el mercado más antiguo (y apetitoso) de Londres

Recorremos este templo de la 'delicatessen'...

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: VictorHuang / ISTOCK

Un sublime queso stilchelton de leche cruda de oveja, aceitunas kalamatas con hierbas, ajo, pimienta y un puntito de harissa, sales procedentes de la isla de Noirmoutier, ostras de Colchister, apetitosa carne de ternera con el mejor corte argentino, piezas de caza, repertorios exuberantes de trufas y setas salvajes, verduras recién extraídas de la tierra, especias imposibles, panes, chocolates, vinos de todos los rincones del planeta y, por supuesto, los mejores jamones de jabugo. Todo con la misma etiqueta: producto orgánico.

Esto es sólo una ínfima muestra del repertorio alimenticio que encontramos en Borough Market, el templo del delicatessen inglés. Una gigantesca despensa para quien hace de la compra un arte: el de culebrear entre los puestos, perderse, mirar sin precipitación, degustar, comparar y llevarse a casa, finalmente, el género de mayor calidad. Lanzamos un aviso para gourmets: este viejo mercado popular es el lugar donde satisfacer toda fantasía culinaria y, ya de paso, sacudir a la cocina británica el prejuicio de su mala fama.

Entrada del Borough Market | acmanley / ISTOCK

Orígenes remotos

Y es que Borough Market no sólo es el mejor mercado de Londres (a tenor de los galardones recibidos), sino también, y por encima de todo, el más antiguo y genuino. Tanto, que su origen se remonta a los tiempos inciertos del Imperio Romano, cuando aún había que salvar la brecha del Támesis para acceder al sur de Inglaterra.

Variedad de dulces en el Borough Market | coldsnowstorm / ISTOCK

Con el primer puente de la ciudad (ese que luego sería el London Bridge) llegó también el comercio, que entonces no era más que un intercambio de grano, hortalizas y pescados, cargados siempre a lomos de reses que venían arrastrándose desde lejos.

Londres a pie: la ciudad en otra dimensión

Cambios a lo largo de la historia

Ligado a la historia de este puente, y siempre a la vera del río, el Borough Market tuvo a lo largo de los años diferentes ubicaciones, puesto que toda la parafernalia de sus tenderetes y mercancías, unida al trasiego continuo de las gentes, suponía una obstrucción para el tráfico.

Borough Market | oversnap / ISTOCK

También adoptó distintas formas hasta dar con la definitiva allá por 1870: una bella estructura de dos arcos y una cúpula de cristal y acero que, en ocasiones, cuando el sol se cuela entre las listas para caer directo sobre la fruta, deja escapar un brillo de elegante palacio victoriano. Claro que por aquellas fechas el ferrocarril del Sudeste ya rugía por encima de su techo...

Hamburguesas en Borough Market | coldsnowstorm / ISTOCK

Refugio para el paladar

Hoy también lo hace desde su posición privilegiada del Southwark, donde el mercado permanece desde hace más de 250 años. Y aunque mucho ha llovido desde sus inicios, aún sigue siendo ese espacio irresistible que marcó la historia de este barrio ahora plenamente gentrificado.

Borough Market | coldsnowstorm / ISTOCK

El Borough es ese refugio repleto de colores y sabores, en el que confluyen todos los aromas y todos los sonidos porque, al igual que la Boquería barcelonesa, es ruidoso y vociferante como han de ser los mercados. Pero, sobre todo, es ese lugar sólo apto para paladares exigentes que, desde tiempo inmemorial, mima los alimentos y apuesta por la comida saludable. Su lema no puede ser más explícito: «Los comerciantes del Borough Market creen que todo el mundo tiene derecho a comer bien». Pues eso.