La 9ª Ruta del Cocido Madrileño, deleite invernal en la capital mundial del garbanzo

Del 14 de febrero al 31 de marzo, los tres vuelcos están más de moda que nunca. En la Comunidad de Madrid se disfrutará de uno de los eventos gastronómicos más esperados de la temporada, la Ruta del Cocido. Durante semanas, nada mejor que disfrutar de la capital a través de su castizo plato. 

Irene González
 | 
Foto: Eduardo1961 / ISTOCK

No hay plan más perfecto para disfrutar de un plato emblemático de Madrid, y combatir el frío a golpe de cuchara, que seguir la Ruta del Cocido Madrileño, organizada por la Asociación Qué Rico España. En esta novena edición, se propone una ruta gastronómica que recorrerá 35 restaurantes repartidos por la capital, y pueblos de la Comunidad, además de uno en Segovia, y otro en Toledo. Durante mes y medio se podrán degustar todas las versiones de este emblemático plato del que se servirán unas 3 000 raciones para las que están estimadas que se necesiten más de 200 kilos de garbanzos de la más alta calidad, y unos 600 kilos de fideos.

zeleno / ISTOCK

Es el menú que representa a Madrid, el que toda la vida se ha comido en casa al menos una vez a la semana, y que hoy, se alza sobre casi todos los platos gourmets. Con unos buenos ingredientes, parece un plato fácil de elaborar, pero para sacar un diez, los mejores cocineros de Madrid, guardan celosamente sus secretos. Entre los que han desvelado, poner los garbanzos a remojo el día antes con agua del tiempo y sal, y echarlos a la olla cuando comience a cocer, nunca antes. Otro truco, es una cocción lenta, para que los ingredientes intercambien sus sabores y aromas, imprescindible para conseguir una sopa sabrosa. 

fcafotodigital / ISTOCK

En la 9º Ruta del Cocido Madrileño se evalúan todos los aspectos de este tradicional plato. Así, en los platos de esta apetecible Ruta se otorgan premios al Mejor Cocido Madrileño, al Mejor Caldo de Cocido, a los Mejores garbanzos, al Mejor vuelco de carne y embutidos, y al Cocido más tradicional. Este evento gastronómico y cultural, pone en valor uno de los platos más típicos de la región de Madrid en esta época del año. Es además, una atractiva senda que interactúa con los comensales, porque sólo con probar al menos un cocido de la Ruta y conservar la factura, se puede votar en rutadelcocidomadrileo.com.

Eduardo1961 / ISTOCK

El premio, de lo más apetitoso, es el peso del ganador en vino Denominación de Origen de Madrid, en aceite de oliva madrileño, y en los preciados garbanzos Godin, de Daganzo de Arriba. Para disfrutar de un excelente almuerzo a base de garbanzos madrileños, nada mejor que acercarse a los fogones del Asador el Toril, en Alalpardo, que participa en la nueva edición de la Ruta del Cocido Madrileño. Esta pequeña localidad, a menos de 30 kilómetros de la capital, sirve uno de los mejores vuelcos de toda la Comunidad de Madrid. En puchero de barro individual y hecho en horno de leña a fuego lento con madera de encina, sirven cocido todos los miércoles, y para el resto de los días, hay que encargarlo. 

eltoril.es

Otro local de la Ruta, y alejado del mundanal ruido, es El Pajar de Fuente Hernando. A la entrada de Lozoya, en pleno Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, y con unas preciosas vistas del embalse de Pinilla, se sirve, desde hace más de 15 años el plato estrella del local. El cocido de El Pajar de Fuente Hernando se elabora durante 24 horas en puchero de barro y lumbre de leña. Como no podía ser menos, la ciudad de Cervantes también compite en la Ruta del Cocido madrileño. En el alcalaíno Restaurante Goya, se combaten las bajas temperaturas con su icónico cocido que sirve todos los jueves, desde hace 40 años.

restauranteelpajar.es

Manolo Pérez sigue utilizando, como ya hacía su padre, los magníficos garbanzos de Fuentesauco, y gallina vieja, que siempre hace buen caldo. Pero si quieres disfrutarlo más cerca del fin de semana, el Palacio del Negralejo lo sirve todos los viernes y domingos. En este palacete campestre, a orillas del Jarama, el gusto y el paladar se fusionan con el olor a campo donde antaño esta la renombrada Yeguada Figueroa, de la que se conservan parte de sus caballerizas. Otra alternativa lejos del bullicio es, en el moderno barrio de Sanchinarro, El vuelco de Harvard, que en la pasada edición se alzó con el premio del Mejor Cocido, por sus inmejorables carnes españolas, elegidas sobre todo, de entre las más selectas de la raza Tudanca de los valles de Cantabria

Ya en plena urbe, en la taberna La Gran Tasca de la castiza calle de Santa Engracia, lo sirven a diario. En este típico restaurante madrileño es fácil coincidir con actores, deportistas, políticos, periodistas y personales de la sociedad, personajes populares dando buena cuenta de su famosa bandeja de cocido que, desde 1 942 no ha variado ninguno de sus 15 ingredientes. En pleno centro histórico de Madrid, La Bola es un imprescindible donde el cocido se sirve, todos los días, en tres vuelcos. En esta taberna lo elaboran igual desde hace 150 años, a fuego lento, en pucheros individuales sobre las brasas de carbón de encina, y con los mismos sabores e ingredientes desde hace 4 generaciones.

labola.es

Y como poco, una vez en la vida, hay que degustar el sofisticado cocido de Lhardy, elaborado con morcillo de ternera blanca, salchicha trufada, morcilla de estilo francés, y la pelota de carne de ternera picada. Se sirve a la antigua con sus tres vuelcos, y todos los días de la semana. Lhardy fue el primer establecimiento hostelero de Madrid en permitir la entrada de mujeres solas, y sus paredes han sido testigo mudo de la historia de España. No hay plan más cool en pleno invierno, que seguir la senda del célebre Cocido Madrileño.