5 secretos que no sabías sobre el exquisito queso Gruyère

Su exquisito sabor proviene de la leche cruda con la que se elabora y que llega fresca a las queserías dos veces al día

Redacción VIAJAR
 | 
Foto: guvendemir / ISTOCK

¿Sabes por qué el queso Le Gruyère AOP es tan exquisito? Porque se elabora solo con leche cruda fresca de pequeñas granjas ubicadas como máximo a 20 km de la quesería y porque las vacas pastan libremente y solo se alimentan de hierbas, pastos naturales, heno y flores. Estamos ante el auténtico oro blanco de Suiza, y que sirve de base para elaborar este queso totalmente artesanal según una tradición transmitida de generación en generación desde el año 1115.

Queso Gruyere, Suiza  | Dmitry_Chulov / ISTOCK

Conoce mejor a Le Gruyére AOP

Este queso es el auténtico queso suizo y, a diferencia del Emmentaler AOP, este no lleva agujeros. Su sabor es fuerte y posee un pronunciado aroma gracias a sus matices afrutados y un toque de sal cuya cantidad puede variar según la zona de elaboración. 

Le Gruyère AOP Reserva es de un carácter más intenso debido a su fuerte aroma, un claro ejemplo de la tradición suiza affinage, o la curación del queso, aún realizada mediante técnicas ancestrales. La Gruyère AOP es el queso más consumido en España y, lo cierto es que las características organolépticas de este queso lo convierten en una variedad premium muy apreciada en la alta gastronomía por su versatilidad tanto en platos calientes como fríos y para sabrosos aperitivos. 

Quesos suizos  | barmalini / ISTOCK

Actualmente Le Gruyère AOP se produce en unas 185 queserías situadas en la Suiza occidental, así como también en 60 granjas alpinas donde, únicamente en los meses de verano, se elabora la exclusiva variedad “d’Alpage”.

El pueblo cuyo queso tiene más de 700 años y... ¡solo conocen su receta dos personas!

Explica su exclusividad el hecho de que el queso empieza a elaborarse el mismo día en que se recibe la leche que procede de las vacas de la zona (una granja lechera suiza tiene un promedio de solo 26 vacas que pastan libremente) y que, para producir un queso de 35 kg de peso, se necesitan unos 400 litros de leche cruda fresca. Otro dato es que las granjas reciben la leche fresca dos veces al día (por la mañana y por la tarde).  

Vacas pastando en tierras Alpinas  | Thomi Studhalter / ISTOCK

Los Quesos de Suiza son famosos en todo el mundo gracias al cuidado y a las características artesanales con las que se elaboran. El pastoreo de las vacas es obligatorio en Suiza, país donde está totalmente prohibido el uso de hormonas y antibióticos en la crianza de ganado y donde ningún queso puede fabricarse con aditivos químicos.

Para elaborar un queso suizo se utiliza casi el doble de leche que para fabricar un queso de producción industrial. Las queserías reciben dos veces al día la leche recién ordeñada para garantizar la elaboración de un producto fresco y sano. El uso de leche cruda, no pasteurizada, posibilita un sabor más intenso y potencia los aromas derivados del pasto y forrajes.

Tabla de queso Gruyere, Suiza | hiphotos35 / ISTOCK

La rigurosa normativa, sometida a un estricto control por parte de la Oficina Federal de Agricultura de Suiza, garantiza la elaboración tradicional del producto desde el origen de la cadena hasta el final, momento en el que un tasador certifica que el queso tiene la suficiente calidad para llevar el sello de su región quesera. De esta manera, la denominación de origen suiza es garantía de un producto absolutamente natural.