5 platos húngaros con los que viajar al país sin salir de casa

¿Te apetece viajar a Hungría con el paladar? Prepara los ingredientes porque aquí van cinco de los mejores platos húngaros que puedes hacer tu mismo en casa... te enseñamos como hacerlos.

Redacción Viajar
 | 
Foto: frantic00 / ISTOCK

Meggyleves (meglevesh)

O lo que es lo mismo, una sopa de guindas. Es un plato cremoso de sopa hecho, en su forma tradicional con guindas deshuesadas, canela, azúcar, limón y agua. Este plato puede parecer un postre, pero nada más lejos de la realidad… se sirve frío y es uno de los platos más ideales para el verano.

MikeLaptev / ISTOCK

Ingredientes: 1kg de guindas deshuesadas, canela, azúcar, un limón, agua, una cucharada de harina, 3 cucharadas de yogur griego natural y leche.

Preparación: Se hierven la guindas, con la cáscara del limón, la canela y el azúcar a fuego lento. Mezclamos la harina con el yogur y sacamos un poco del líquido hervido de la sopa para añadir a la mezcla, lo movemos hasta que desaparezcan los grupos y añadimos todo a la olla. Volvemos a hervir y listo. ¿Fácil, verdad? Lo dejamos enfriar y ¡listo!

Gulyás (gulash)

Una de las sopas húngaras por excelencia, con ingredientes como carne de vaca, patatas y vegetales, pimentón y otras especias. Es uno de los platos que, por nada del mundo, podemos perdernos en una visita a Hungría. ¿Te apetece hacerlo en casa? No te vas a arrepentir…

eskymaks / ISTOCK

Ingredientes: 1kg de carne de vaca, dos cebollas grandes, 3-4 cucharadas de manteca, 1 tomate, 1 pimiento, sal, pimentón, pimienta, 6 dientes de ajo, agua y opcionalmente comino en polvo.

Preparación: Picamos las cebollas, calentamos en una olla la manteca o el aceite y le echamos la cebolla picada. Limpiamos y cortamos la carne en trozos medianos y añadimos a la cebolla. A fuego medio “asamos” (como hemos explicado más arriba) con cuidado de que no se queme. Luego le añadimos 2-3 cucharaditas de pimentón y un poco de agua o vino tinto. Salpimentamos a nuestro gusto, y le echamos una cucharadita de comino en polvo (opcional). Cocinamos a fuego medio moviéndolo de vez en cuando.

Cortamos el tomate y el pimiento en trozos muy pequeños, picamos los ajos y añadimos al guiso cuando la carne está medio hecha. Desde este momento hay que tener aun más cuidado de que no se pegue el guiso (moviéndolo más a menudo y añadiéndole líquido poco a poco). Desde este momento, en unos 40 minutos estará listo el guiso, es decir cuando la carne esté blanda y las verduras se disuelvan totalmente en el guiso, dejando una textura homogénea y cremosa.

Lángos (lángosh)

Una lamina de masa frita que nos recuerda a algunos dulces típicos de España pero que no tiene nada que ver… aquí este típico dulce va acompañado de una crema de nata llamada “tejföl”, queso o salsa de ajo, aunque realmente podemos acompañarlos con lo que queramos...

AndreaKuipers / ISTOCK

Ingredientes: 400 gramos de harina, 30 gramos de levadura fresca, 1 patata cocida, 1 cucharada de aceite, 20 gramos de sal, 1 pizca de azúcar, un poco de leche templada, aceite para freir.

Preparación: En un bol pequeño mezclamos la leche, el azúcar y la levadura fresca y metemos en un sitio cerrado con temperatura constante (por ejemplo el microondas, o el horno sin encender) para que la levadura pueda fermentarse.

En otro bol grande medimos la harina, mezclamos con la sal y preparamos un agujero en el centro para añadir la levadura con leche. También añadimos la patata y el aceite y mezclamos con la mano hasta que tengamos una masa homogénea. Echamos un poco de harina a la masa, luego la tapamos con un paño y dejamos 1 hora en un lugar a temperatura ambiente. La masa tiene que duplicar su tamaño original. Se puede preparar en una panificadora.

Calentamos aceite en una sartén. Sacamos trozos de la masa y con nuestras manos extendemos a una forma redonda y fina, y lo freímos en la sartén dándole la vuelta para que se frían por igual los dos lados.

Halászlé (jalaslé)

Es una sopa de pecados de agua dulce, especiada con paprika (para nosotros, pimentón) y que se prepara tradicionalmente en una gran caldera durante muchas horas de cocción. Una cucharada de esta deliciosa sopa y verás, literalmente, el cielo.

PfeifferV / ISTOCK

Ingredientes: 600 gramos de pescado, 400 gramos de filete de pescado, 2 cebollas grandes, 1-2 tomates, 1 pimiento, sal, pimienta, agua, pimentón picante y dulce.

Preparación: Lavamos bien los ingredientes y picamos las verduras. En una cazuela metemos todos los ingredientes menos el filete de pescado. Añadimos agua, tapamos la olla y cocinamos todo durante unos 45 minutos.

Quitamos las espinas de la olla y trituramos todo el contenido para conseguir la base de la sopa.

Añadimos medio litro más de agua al caldo y volvemos a hervirlo. Añadimos las rodajas de filetes y en 10-15 minutos está lista la sopa.

Töltött Káposzta (toltot káposta)

Para nosotros, repollo relleno, que para los húngaros se traduce en otro de sus platos más típicos. Originalmente se preparaba en Navidades, pero ahora se come durante todo el año. ¿Sabes esos platos que están mejores al día siguiente? Este es uno de ellos…

D.R.

Ingredientes: 1 repollo mediano y agua. Relleno: 1kilo de carne picada, 1,5 tazas de arroz, 1 huevo grande, 5 dientes de ajo, sal, pimienta, 1 cebolla grande, 3-4 cucharadas de aceite de girasol, pimentón dulce, 400 gramos de salsa de tomate frito, agua o caldo de carne, crema agria o yogur griego. Opcional: costillas de cerdo.

Preparación: Lavamos el repollo, cortamos el tallo de la verdura y la metemos en una olla cubriéndolo totalmente con agua. Cuando este listo dejamos que se enfríe un poco para no quemarnos y lo sacamos del agua. Separamos las hojas del tallo y lo amontonamos en un plato.

De las hojas externas quitamos los nervios gruesos e inflexibles. Si las hojas son muy grandes podemos cortarlas en cuartos, así de cada hoja grande tendremos 4 bolitas de repollo relleno. Los nervios blandos y las hojitas pequeñas picamos y guardamos.

Calentamos 3-4 cucharadas de aceite en una sartén y le echamos la cebolla picada. Cuando se pone transparente, lo quitamos del fuego y le añadimos una cucharada de pimentón. Dejamos que se enfríe.

En un bol ponemos la carne picada, el arroz, el huevo y los ajos machacados. Salpimentamos a nuestro gusto, añadimos la cebolla frita con pimentón y mezclamos todo con la mano.

En una olla grande ponemos las partes picadas del repollo (se puede enriquecer con trozos de tocino también), y empezamos a rellenar las hojas preparadas de col con la masa del relleno. Metemos un poco de relleno a un extremo de la hoja y lo enrollamos como un rollito de primavera tapando bien los lados de la bolita para que no salga el relleno.

Al terminar con las bolitas echamos la salsa de tomate encima de las bolitas (igualmente si queda repollo picado se puede aprovechar) y llenamos la olla con agua o caldo cubriendo todas las bolitas. Solamente hay que mover la olla para que el agua con la salsa de tomate baje hasta el fondo también.

Cocinamos a fuego lento durante una hora y media aproximadamente. El plato se sirve con crema agria (Tejföl o yogur griego).