5 joyas de la tierra con Denominación de Origen Protegida

Nuestra tierra regala productos de excelencia que conquistan el mundo. Son auténticas joyas en valor. Son los mejores productos del planeta tierra, y están para comérselos. Hablamos de las Denominaciones de Origen Protegidas, adoradas  fuera de nuestras fronteras. Aunque hoy nos comemos 5 de las mejores, nuestro país cuenta, además, con 19 hortalizas con Indicación de Origen Protegida, pero ese, es otro cuento.

Irene González
 | 
Foto: Steve Debenport / GETTY

España está cuajada de hortalizas de calidad, de alimentos que garantizan una excelencia superior a la exigida para el resto de los productos. Son vegetales con Denominación de Origen Protegida (DOP), e Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP). Una marca utilizada en nuestro país para el reconocimiento de una calidad diferenciada, resultado de sus exclusivas características. Y todo ello, gracias al medio geográfico en el que se producen las materias primas, se elaboran los productos y a la influencia del experimentado factor humano. Estas hortalizas, que antaño quitaron el hambre, hoy son productos de excelente calidad y de reconocimiento mundial. Son las hortalizas que, desde siempre, han sido base de nuestra rica y excelente gastronomía. Nuestra tierra regala productos de excelencia que conquistan el mundo. Una de estas delicias es el pimiento de Herbón, que llegó a España en los primeros viajes de América y que, en aquellos tiempos, fue utilizado como sustitutivo de la pimienta, un monopolio de los mercaderes venecianos, y tenía un precio muy elevado.

El área de producción amparada por la Denominación de Origen Protegida, es exclusiva de Padrón, Dodro, Rois, Pontecesures y Valga. De exquisita calidad y un especialísimo sabor, distinguen al pimiento de piquillo de Lodosa. Goza del reconocimiento internacional y figura en el Registro Europeo de Denominaciones de Origen de Productos Agrícolas. Está considerado como el oro rojo de Navarra. Y a pesar de que la recolección de este distinguido producto se realiza de septiembre a diciembre, su compacta carne se puede disfrutar gracias a las conserveras. Se recolectan de forma manual y se asan por llama directa. Por su parte, la mejor cebolla del mundo, se cultiva en Aragón, donde las bondades de esta variedad, eran conocidas desde hace siglos. Ya en el Cantar de Mío Cid se hacía referencia a las Cebollas Fuentes del Ebro, de especial sabor y sembradas en tierras del Ebro. Hoy, más de 150 hectáreas se dedican a su cultivo.

Hacia el Mediterráneo se llega hasta la exquisita alcachofa de Benicarló. De origen árabe, significa espina de tierra, y es fina, suave y deliciosa. Y como no, este producto estrella posee su propia celebración, la Fiesta de la Alcachofa de Benicarló. Otro manjar único en el planeta son las Papas Antiguas de Canarias. Tradicionalmente, las papas se han cultivado en Tenerife a partir de una altitud de 400 metros, en la franja conocida como medianía, que es la parte intermedia entre la cumbre y la zona costera, porque dispone de mejores suelos y la suficiente lluvia para cultivos de secano. De hecho, estas plantas, junto con los viñedos, están totalmente integradas en su paisaje. La vinculación de las papas con Canarias se remonta al siglo XVI, cuando llegó desde Suramérica a Gran Canaria. Hoy la DOP, Papas Antiguas de Canarias, protege a un total de 29 variedades. En este recorrido saboreamos algunos de los 5 mejores productos del planeta, y están para comérselos.