30 maneras diferentes de pedir una cerveza en España

La gran cultura cervecera que existe en España se refleja en muchas y distintas formas de referirse a esta bebida

Redacción VIAJAR
 | 
Foto: franckreporter / ISTOCK

“¿Me pones una caña?” La cantidad de cerveza que nos servirán al decir esta frase puede cambiar completamente dependiendo del lugar donde estemos. España es el país del sur de Europa con más tradición y cultura cervecera, algo que unido a la riqueza y diversidad cultural se traduce en muchas formas distintas de pedir una cerveza según la región.

ValentynVolkov / ISTOCK

“Una caña” es seguramente el modo más extendido de pedir una cerveza en cualquiera de los 270.000 establecimientos de hostelería que hay en España, pero existe todo un glosario de términos para concretar a qué nos estamos refiriendo. Los expertos cerveceros de HEINEKEN España nos cuentan las formas más curiosas y cuál es el formato de los formatos.

La cantidad de cerveza o el vaso utilizado es normalmente lo que determina el nombre. Así, podemos pedir un ‘zurito’ si estamos en País Vasco, un ‘corto’ si estamos en Galicia, Castilla y León o La Rioja o un ‘penalti’ en Aragón. Todos ellos corresponden con la menor cantidad de cerveza, equivalente a 100-140 ml, que se bebe en pocos tragos y no se calienta.

Medida más pequeña de cerveza | Kristen Prahl / ISTOCK

“Es la ideal para hacer una rutita por la ciudad, visitando varios bares y probando diferentes tapas”, explica el gallego Jorge Varela, maestro cervecero de Cruzcampo en La Fábrica de Cruzcampo en Málaga.

Este mapa te muestra cuánto cuesta una cerveza en cada país

La medida de 200 ml sería la que más consenso tiene. Una ‘caña’ (si es de barril) o un ‘quinto’ o un ‘botellín’ (si es en botella) se entiende en casi cualquier parte del mapa. También podemos escuchar un ‘botijo’ en parte de Madrid.

Cañas | coldsnowstorm / ISTOCK

“También pedir un ‘cañón’ está cada vez más de moda, sobre todo en Andalucía”, explica Irene Pascual, maestra cervecera de Factoría Cruzcampo (Sevilla). “El vaso de cañón es una buena elección para ya que es muy ligero y ancho. Se sirve con una buena capa de espuma y permite disfrutar de todos los aromas sin apenas calentarse”, añade. Quizás por ser el área con mayor consumo de cerveza, en Andalucía también escucharemos una ‘cervecita’ o una ‘cortaíta’, casi siempre de Cruzcampo, para referirse a este mismo formato.

Los 330 ml de cerveza, tan popular como la anterior en algunas zonas de España, es la cantidad idónea para los que tienen pensado socializar con algo de tiempo, siendo frecuente pedir un ‘tercio’, un ‘botellín’ (según la zona es tercio o es quinto) o una ‘birra’. Si estamos en una barra de Cataluña escucharemos como piden una ‘mediana’ y en Asturias una ‘media’. Si la cerveza es servida en vaso, tendremos que pedir una ‘doble’ en Madrid o, cada vez de modo más habitual, en una ‘copa’ (tanto cerveza de barril como en botella).

Botellines de cerveza | artisteer / ISTOCK

“Pese a que no gusta a todos, el vaso de tubo puede ser idóneo para disfrutar de cervezas tipo lager. Permite visualizar la limpieza de una cerveza rubia, fina y filtrada y la fuerza del carbónico ascendiendo hasta la capa de espuma. Lo malo sería que calentamos la cerveza con las manos, por lo que se exige un consumo rápido”, explica Jorge Varela.

Si la ocasión de consumo toma la categoría de acontecimiento, podremos pedir nuestra cerveza como una ‘jarra’, una ‘pinta’ o una ‘maceta’ (vaso de sidra, popular en Andalucía) y nos estaremos refiriendo a un recipiente de 500 ml. Si la apuesta es doble, de 1000 ml, estaremos tomando una ‘xibeca’ en Cataluña, un ‘katxi’ en el País Vasco, un ‘cachi’ o ‘cacharro’ en Castilla y León o Asturias, un ‘tanque’ en Cantabria o un ‘mini’ en Madrid.

Litro de cerveza | 4kodiak / ISTOCK

“La mejor forma de disfrutar una cerveza es la que cada uno elija en función del momento y sus preferencias, ya sea en vaso, copa o botella como en el caso de El Águila, donde en su versión Sin Filtrar, hay que darle la vuelta a la botella para despertar todo su sabor” explica Paco Ruiz, maestro cervecero de El Águila.

¿Y si lo que queremos es una ‘clara’? En Cataluña nos servirán una cerveza con limón mientras que en Galicia será con gaseosa. Lo mejor, especificar siempre para evitar malentendidos salvo que estemos en País Vasco, Navarra y Cantabria, donde una cerveza con limón se denomina una ‘lejía’ o una ‘pika’, en Baleares una ‘shandy’ o en Castellón y Tarragona, donde pediremos un ‘champú’.

Cerveza con limón | ErdeljiMarija / ISTOCK

“Especial es el caso de ‘radler’, el nombre con el que HEINEKEN introducía la categoría de cerveza con limón en España, y que ha calado tanto que el público lo asimila como un término genérico para referirse a la cerveza con limón”, explica el valenciano Rafa Sánchez, maestro cervecero de Amstel.