Dónde comer 10 tartas míticas en Europa

Diez tartas tradicionales de diez ciudades europeas y el mejor lugar donde probarlas.

VIAJAR
 | 
Foto: Lilechka75 / ISTOCK

Conocer y pasear por ciudades como Londres, Lisboa o Berlín siempre es un placer, pero seguramente se disfrute más la caminata después de haberse llevado un dulce al estómago. Sin embargo un postre típico es mucho más que una acumulación de azúcar: acercarse la gastronomía de un país o una ciudad es acercarse también a su cultura y a sus habitantes.

Este 17 de mayo se celebra el World Baking Day con el fin de recordar la importante labor que desempeñan los reposteros y reposteras de todo el mundo. Para celebrarlo, Holidu, el motor de búsqueda de alquileres turísticos, ha elaborado una lista con diez tartas emblemáticas de diez ciudades europeas.

Sachertorte (Viena)

ilbusca / ISTOCK

Viena posee una de las tartas mejor valoradas por los amantes del azúcar: la Sachertorte. Si buscas chocolate, este es el postre ideal. La leyenda cuenta que nació en 1832, cuando en una importante cena de la corte el chef principal cayó enfermo y su aprendiz, en un intento desesperado de salvar la situación, creó este dulce que acabó cautivando a la realeza austríaca. El Café Sacher constituye un buen lugar para probarla. El local presume orgulloso de ser el café más tradicional de la ciudad.

Tarte au Citron meringuée (París)

mrloz / ISTOCK

Es uno de los postres más vendidos del país, aunque su origen aún no está del todo claro. Franceses, suizos e ingleses compiten por ser el país inventor de la Tarte au Citron meringuée. Los galos, por su parte, consideran que este postre nació en Menton, una ciudad de la Costa Azul conocida por sus limones. La tarta combina la acidez del limón con la dulzura del merengue, creando así un sabor reconocible. La pastelería Gérard Mulot de París es un lugar perfecto para darse un capricho y pedir una porción de este dulce.

Toucinho do Céu (Lisboa)

Su nombre puede llevar a la confusión y es que no es el mismo postre que el español Tocino de Cielo. El postre portugués nace en el convento de Odivelas, en la región de Lisboa, y consiste en una tarta elaborada con azúcar a la que se le añaden almendras molidas, gila dulce (sólo a veces) y yemas de huevo. Dicen que el mejor Toucinho do Céu se elabora frente al convento de Odivelas, donde se inventó este manjar, en la Pastelaria Faruque.

Bündner Nusstorte (Zurich)

Esta tarta suiza, creada en 1926 por un panadero llamado Fausto Puilt, se compone a partir de una pasta de nuez caramelizada. El mejor lugar para probarla, acompañándola de un café o un té, es el Cafè Weber Bäckerei Konditorei.

Victoria Sponge (Londres)

ChrisHepburn / ISTOCK

Llamado así en honor a la reina Victoria, pues a la monarca le encantaba tomarse una porción de esta tarta esponjosa durante el té de la tarde, la receta tradicional incluye mermelada de frambuesa y crema batida, que se añaden entre los bizcochos para sumar un punto más de dulzura. El Park Room at Grosvenor House, situado en un entorno residencial típico de Inglaterra y con vistas al Hyde Park, resulta un lugar idílico para disfrutar de esta tarta como si uno formara parte de la realeza.

Torta Caprese (Roma)

Resulta muy complejo quedarse con un único postre italiano. Aún así, si se combinan tarta y chocolate, la Torta Caprese, originario de la isla de Capri, es la ganadora. La panadería-cafetería Said al 1923 es un paraíso para todos los amantes del chocolate y en especial para los que buscan probar las mejores Tortas Capreses.

Prinsesstarta (Estocolmo)

Proformabooks / ISTOCK

En castellano se traduce como “tarta de las princesas”. El postre lleva tal nombre porque en 1929 era el preferido de las princesas suecas Margaretha, Märtha y Astrid. La importancia de la tarta en la cultura popular del país es tan grande que en septiembre se dedica una semana completa a la Prinsesstarta. El color del pastel puede variar, pero normalmente suele ser verde. Un local para degustarla es el Tössebageriet, un clásico café inaugurado en 1920 que incluso ha elaborado tartas para las bodas de la familia real.

Tarta de Santiago (Santiago de Compostela)

jorgeantonio / ISTOCK

Esta tarta tiene su origen en Galicia y en el Camino de Santiago. Sobre todo se come en julio y agosto, coincidiendo con las celebraciones de Santiago Apóstol del 25 de julio. La Tarta de Santiago pudo haber existido ya por 1577, pues ya se la menciona en algún que otro texto de la época. Uno de los mejores lugares para probarla es la Pastelerías Mercedes Mora, fundada en 1924 y ubicada próxima a la Catedral de Santiago de Compostela.

Käsekuchen (Berlin)

juefraphoto / ISTOCK

Esta tarta de queso lleva haciendo las delicias de los alemanes desde el siglo XVI. La Käsekuchen puede elaborarse siguiendo diferentes recetas: con un fondo de levadura, con pasas, con crema… El Café Einstein es una cafetería estilo vienés con una amplia terraza disfrutable en primavera y verano, y también un buen lugar para probar este postre.

Napoleonka (Varsovia)

MorePixels / ISTOCK

La Napoleonka, también llamada Kremówka, es una tarta de nata polaca hecha con dos capas de hojaldre, rellena de crema batida y decorada con azúcar en polvo o glaseado en la parte superior. Existe una leyenda que dice que el Papa Juan Pablo II llegó a comer 18 porciones de Napoleonka de una sentada. La cafetería Lukullus posee muchos establecimientos a lo largo de la ciudad y constituye un buen lugar para probarla.