Illes Balears, una mirada al turismo del futuro

Crecer cualitativamente es el reto para consolidar las bases de un turismo con sello de excelencia.

Viajar.es para Illes Balears
 | 
Foto: D.R.

Pensar en Illes Balears es transportarse a un lugar con condiciones naturales únicas y una ubicación  privilegiada. Pocos enclaves como Ses Illetes en Formentera, la mallorquina Serra de Tramuntana o la bellísima Portinatx en Ibiza. Tras décadas siendo uno de los destinos líderes a nivel mundial  y ofreciendo las mejores experiencias, Illes Balears da un paso más aprobando una ley turística única que tiene como fin integrar y mejorar la experiencia inigualable del turista, la calidad del trabajo y condiciones laborales y la comodidad de la población residente.

Circularidad, calidad y sostenibilidad, son los tres pilares de una nueva norma que hará de las islas un destino de vacaciones sin competencia. El fin es lograr un turismo sin excesos, la promoción del patrimonio y de la riqueza ambiental y cultural para aportar una experiencia única por su enclave paradisíaco, por su territorio protegido y por la prosperidad de los locales. Para lograrlo invertirán 60 millones de euros que provienen de fondos europeos y estatales y que se destinaran íntegramente a la transformación y modernización del sector.

La ley consta de cuatro ejes principales: Sostenibilidad Social, medioambiental, territorial y modernización y simplificación administrativa. Entre la batería de medidas previstas se incluye la congelación de plazas turísticas en las cuatro islas durante al menos un año. Illes Balears cierra la puerta así a un aumento de la presión del sector para enfocarse en la mejora de las plazas ya existentes. Asimismo ofrecerá a los establecimientos que reduzcan sus plazas la posibilidad de reformar y ampliar las instalaciones hasta en un 15%. El objetivo es claro: un turismo que sea sinónimo de excelencia y no de cantidad. La calidad del empleo es otro de los puntos fuertes de esta ley que se ocupa de mejorar las condiciones de las camareras de piso, que sufren el 27,3% de los accidentes del sector, así como crear un grupo de trabajo que evalúe la carga de trabajo para todos los departamentos de los establecimientos.

Esta ley sitúa a Baleares nuevamente en vanguardia. Una incitativa que va a convertirlos en un destino pensado para turistas, trabajadores del sector y residentes con el fin último de cuidar lo que los hace únicos.