Viaja a la Costa Ártabra este otoño y te olvidarás de la melancolía veraniega

Un escenario fascinante donde el telón nunca se baja

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Reketett

La costa septentrional de la provincia de La Coruña representa en esencia muchas de las cualidades que solemos ensalzar del litoral gallego. Rías que se combinan con arenales espléndidos, dunas, playas de aguas recias con paisajes idílicos, lagunas litorales de una riqueza natural incuestionable y acantilados vertiginosos que pueden presumir, en este caso, de ser los más altos de la Europa continental.

Allá donde los geógrafos grecorromanos situaban el Portus Magnus Artabrorum, donde la Costa de la Muerte cede su testigo para adentrarse en las Rías Altas coruñesas y llegar a Cabo Ortegal, encontramos escenarios grandiosos que resultan imprescindibles si queremos conocer los mejores rincones de Galicia.

Partimos hacia la Costa Ártabra, con la seguridad de emprender un viaje que nos hará vibrar los sentidos.

La tierra de los ártabros

Las gentes del noroeste de Galicia nunca han sido ajenas a su herencia histórica. No es difícil interpelar a alguien de La Coruña o de Ferrol acerca de sus raíces ártabras y comprobar rápidamente el beneplácito y orgullo con el que afirman dicho parentesco.

Panorámica del precioso Cabo Ortegal con las últimas horas del día
Panorámica del precioso Cabo Ortegal con las últimas horas del día | Mara Duchetti / ISTOCK

Un pueblo céltico anterior a la ocupación romana, cuyos territorios se centraban en las rías de Ferrol, Betanzos y La Coruña, si bien su área de influencia era mayor.

Hoy en día, y a pesar de las consideraciones históricas, la Costa Ártabra suele ser identificada con el tramo litoral que va desde Cabo Ortegal hasta Cabo Prior, aunque muchos consideran su extensión hasta Malpica. Razón no les falta si tenemos en cuenta que una de las tribus principales de los ártabros, los nerios, alcanzaban a dominar hasta la Costa de la Muerte.

El curiosísimo pico del Cabo Prior, situado muy cerca de Ferrol
El curiosísimo pico del Cabo Prior, situado muy cerca de Ferrol | e55evu / ISTOCK

Sea como fuere, la realidad es que, en la actualidad, la Costa Ártabra se ha convertido en un factor de identidad para todas estas tierras que combinan algunos de los mejores paisajes de este sector atlántico.

Lugares para admirar, lugares para no olvidar

La franja norte de la Costa Ártabra está representada plenamente por la existencia de la Sierra de la Capelada, un entorno montañoso de un valor geológico de interés internacional que forma acantilados formidables cuando enfila hacia el mar.

La imponente Sierra de la Capelada se alza sobre las costas del océano Atlántico
La imponente Sierra de la Capelada se alza sobre las costas del océano Atlántico | Bruno de Aspe de la Iglesia

Entre los municipios de Cariño y Cedeira encontraremos numerosos miradores costeros desde donde podremos disfrutar de unas vistas pasmosas con el océano Atlántico como único horizonte, aunque el caso más sobresaliente es, sin lugar a dudas, el de los acantilados de Vixía de Herbeira - con su destacado mirador de la Garita de Herbeira -, donde se alcanza la cota más alta desde el nivel del mar de toda la Europa continental, con unos asombrosos 613 metros de altura.

Los pueblos más bonitos de España en otoño

Quizás desde este punto sintamos asimismo la tentación de salirnos de ruta y aproximarnos hasta las cercanías de la Estaca de Bares, ya en el otro extremo de la ría de Ortigueira, donde se localizan otros de los acantilados más impresionantes de toda Galicia, los de Loiba, popularizados en parte gracias a la presencia del conocido como “El mejor banco del mundo” - con permiso del que se encuentra en el municipio de Redondela, en el mirador de Campo da Rata -.

Las impresionantes vistas desde "El mejor banco del mundo" en Loiba
Las impresionantes vistas desde "El mejor banco del mundo" en Loiba | traveler1116 / ISTOCK

Abarcando la sierra los municipios de Ortigueira, Cariño y Cedeira, es en este último donde se sitúa uno de los puntos de peregrinaje más afamados de toda Galicia. Hablamos de San Andrés de Teixido, un santuario venerado ya desde tiempos inmemoriales, ligado indisolublemente a la leyenda de Andrés el Apóstol, donde es posible que nos ofrezcan la tradicional “hierba para enamorar”, la clavelina de mar, tan abundante en los espacios costeros del hemisferio norte y que en esta aldea se ha convertido en una planta de fuerte simbolismo.

No faltarán tampoco en el camino hacia este santuario los inconfundibles amilladoiros, agrupaciones de piedras que atestiguan la llegada de los romeros hasta este punto, en virtud de salvar su alma en el Juicio Final.

La iglesia de San Andrés de Teixido es uno de los puntos de peregrinaje más importantes de A Coruña
La iglesia de San Andrés de Teixido es uno de los puntos de peregrinaje más importantes de A Coruña | LisaValder / ISTOCK

Mientras, en las inmediaciones de San Andrés de Teixido, el mirador de Os Cadrís nos aguarda para ofrecernos otra de las vistas más espectaculares de esta Costa Ártabra, guiados en todo momento por la silueta del crucero que lo corona.

Rumbo hacia el sur, tras la estela de los caminantes que transitan por esta porción costera siguiendo la Ruta de los faros, que une en este tramo el Cabo Ortegal con el de Candieira, atravesamos Cedeira hasta toparnos con la localidad de Vilarrubre, donde el río das Mestas forma un pequeño estuario que acaba en un idílico arenal rodeado de vegetación.

Una carretera de sinuosas curvas te conducen hasta el faro de Candieira  | makasana / ISTOCK

No lejos de allí, otra playa de casi un kilómetro de longitud, la de Pantín, resulta un punto de obligada parada al tratarse de la Meca del surf en Galicia. No es necesario contar con afición a este deporte, pues la simple observación del oleaje chocando contra Punta Corveira, ya merece la pena el detenerse.

Un poco más meridional, a escasos kilómetros, llegamos hasta uno de los enclaves más diversos de toda la Costa Ártabra, donde se dan cita la playa y la laguna de Frouxeira de Valdoviño.

Vista aérea de la impresionante playa Pantín, un punto clave para el turismo surfero de Galicia
Vista aérea de la impresionante playa Pantín, un punto clave para el turismo surfero de Galicia | Mercedes Rancaño Otero / ISTOCK

La mayor laguna de todo este sector litoral, de aguas salobres, constituye un bello espacio natural de gran riqueza faunística y tupida vegetación palustre, con las aves como principales protagonistas, que pueden ser observadas gracias a un observatorio.

Siguiendo la costa en dirección a Ferrol, cabe detenerse un poco antes de llegar al faro de Cabo Prior, donde nos espera la magnífica playa de Santa Comba que, al igual que en el arenal de Valdoviño, conserva un buen conjunto de pequeñas dunas. Kilómetro y medio de naturaleza virgen con la preciosa imagen de la capilla de Santa Comba despuntando en un islote de su flanco derecho.

La preciosa Torre de Hércules es uno de los monumentos más importante de A Coruña
La preciosa Torre de Hércules es uno de los monumentos más importante de A Coruña | saiko3p / ISTOCK

No abandonamos el litoral y nos acercamos hacia el cabo Prioriño, en la misma entrada de la ría de Ferrol, para llegar un poco antes a otro de los espacios naturales destacados de la Costa Ártabra, la laguna de Doniños, la más profunda del litoral gallego. Una masa de agua dulce, con forma casi circular, en la que una barrera de dunas separa su perímetro de vegetación de la playa homónima y arenal más popular de la localidad de Ferrol.

Desde aquí, la proximidad de la capital coruñesa nos obliga a llegar hasta la Torre de Hércules y elevarnos por los más de cincuenta metros de altura del que es el único y más antiguo faro romano aún en funcionamiento, Patrimonio de la Humanidad, desde el que podremos contemplar en toda su inmensidad el gran golfo ártabro y remontarnos atrás en el tiempo imaginando la vida aquí del pueblo prerromano que da nombre a esta excepcional costa.