Trujillo, cuna de exploradores

En esta localidad extremeña, cada piedra cuenta una historia. Seguimos, entre iglesias y palacios renacentistas, la huella de Francisco Pizarro y Francisco de Orellana, sus hijos más ilustres.

María Centeno
 | 
Foto: Luis Pizarro Ruiz/Shutterstock

Es esta una ciudad cargada de historia, donde su castillo, palacios, iglesias, casas solariegas y conventos hablan de descubrimientos y de las riquezas llegadas del Nuevo Mundo. En Trujillo nacieron algunos de los exploradores más importantes del planeta: Francisco Pizarro, Alonso de Hinojosa, Francisco de Orellana, Diego García de Paredes... Sus vidas de leyenda hilvanaron el devenir de esta ciudad extremeña a la colonización de América.

Tierra de Pizarro y Orellana 

Una visita a la Plaza Mayor de Trujillo nos permitirá contemplar la estatua dedicada a Francisco Pizarro que se erige en ella. El que fuera conquistador del Perú y fundador de Lima es representado a lomos de un caballo y ataviado para la lucha.  A pocos metros de esta escultura se erige, desde el siglo XVI, el Palacio Marqués de la Conquista. Esta construcción de estilo renacentista debe su nombre al título que recibió la familia Pizarro por su crucial intervención al otro lado del Atlántico.  La Casa-Museo de Pizarro es otra parada obligada para conocer todo lo relacionado con la vida de este ilustre vecino de Trujillo, así como con el Imperio Inca.

Estatua de Francisco Pizarro en la plaza de Trujillo. | AlfonsoS/Shutterstock

El museo de los descubridores rememora las gestas de los aventureros extremeños que viajaron al nuevo mundo

Paseando por el centro,  encontraremos también numerosas referencias a Francisco de Orellana. Desde la estatua colocada en Santa María al Palacio de los Orellana Toledo y el Hotel Boutique Casa Orellana, que ocupa el que fuera el hogar natal del descubridor del Amazonas. 

La Iglesia de la Preciosa Sangre de Cristo alberga el Museo de los Descubridores, que rememora las gestas de Pizarro y Orellana, pero también otras figuras, como García de Paredes, Inés Muñoz y el resto de conquistadores extremeños que viajaron al Nuevo Mundo. El museo pone de manifiesto, además, la importancia que tuvieron para Trujillo y sus habitantes los descubrimientos que se hicieron en el nuevo continente.