Las rutas del Silencio

El hayedo de Montreal, las huellas de dinosaurios y los dólmenes del Paleolítico, algunos de los tesoros que encierra en sus límites la Reserva de Biosfera de La Rioja. Adentrarse en este territorio promete convertirse en una experiencia verdaderamente memorable si lo hacemos recorriendo alguna de las denominadas Rutas del Silencio. 

María Centeno
 | 
Foto: Noradoa/Shutterstock

Fue en 2003 cuando la UNESCO declaró la Reserva de la Biosfera de La Rioja. Abarca una extensión de un total de 116 .669 hectáreas repartidas entre 40 municipios y cuatro valles. Se trata de los de Alhama-Linares, Cidacos, Jubera y Leza.

En sus límites podemos encontrar destacados valores naturales y culturales. Entre los primeros se halla una lista tan extensa como variada. Desde el hayedo de Montreal hasta los matorrales mediterráneos aromáticos del Alcarama, pasando por manantiales de aguas termales como los de Arnedillo, las icnitas o huellas de dinosaurio que se encuentran entre las más destacadas de Europa y las minas de piritas de Navajún y Ambas Aguas, consideradas unas de las mejores de todo el mundo.

Piscinas de agua termal de Arnedillo (La Rioja). | Iker Zabaleta/Shutterstock.

Las opciones para recorrerlos se multiplican gracias a los itinerarios de senderismo que se han trazado a través de sus principales atractivos. A estos se suman construcciones religiosas y fortificaciones que vieron la luz a través de la historia. En la visita a este espacio, saldrán a nuestro encuentro los recursos culturales que se reparten por todo el territorio con el fin de desvelar a los visitantes la riqueza que alberga este entorno. Ese es el caso, por ejemplo, del Observatorio de buitres de Arnedillo y el Centro Paleontológico de Enciso y de Igea.

Hay otra parte de patrimonio cultural que no es tangible, pero no por ello debemos restarle ni un ápice de importancia. Las tradiciones son una clara muestra. Entre estas, destaca la Procesión del Humo de Arnedillo y Peroblasco, así como las diversas fiestas y romerías que se suceden a lo largo del año en diferentes poblaciones.

La gastronomía es otro de puntos fuertes de la Reserva de Biosfera de La Rioja. Sentarse a la mesa se convertirá en la excusa perfecta para disfrutar de los sabores en los que ganan puntos las carnes y los embutidos, además de los dulces. El ajohuevo, el caldo soteño, los bodigos, la juanguilla, las migas, etc.

Las Rutas del Silencio

Hay una forma de conocer y sentir especialmente el paisaje de la Reserva de Biosfera, la que nos invita a realizar alguna de las Rutas del Silencio ideadas para este año 2021. La programación, que se puso en marcha el pasado mes de abril, se prolongará hasta diciembre a través de diferentes salidas que discurren por la naturaleza.

Solo hace falta que nos inscribamos con al menos una semana de antelación en la ruta elegida, nos pongamos calzado adecuado y nos descarguemos, preferiblemente, la aplicación móvil gratuita disponible para iOS y Android que ha sido creada para esta iniciativa. Gracias a ella, tendremos la ocasión de saber de antemano qué especies animales encontraremos a cada paso, incluyendo sus fotografías, una relación de sus hábitos y una grabación de los sonidos que emiten. Se contabilizan nada menos que 44 especies diferentes, entre las que se incluyen mamíferos, anfibios, insectos y aves.

Dispondremos, asimismo, del itinerario en el que posteriormente iremos viendo cuál es nuestra posición en tiempo real. Supone una ayuda importante para conocer, paso a paso, el recorrido de cada una de las excursiones, cuya distancia oscila entre los 3 y los cerca de 16 kilómetros.

Reserva de la Biosfera de La Rioja, destino turístico 'Starlight'. | J.F.G.PHOTO/Shutterstock.

Destino Turístico Starlight

La Fundación Starlight reconoció en 2012 a la Reserva de Biosfera de La Rioja como Destino Turístico Starlight, convirtiéndose en el primer espacio natural protegido de España en recibir este reconocimiento. Su cielo nocturno se convertía, de este modo, en un elemento de interés para los visitantes.

La guía 'Un paseo por el cielo nocturno de la Reserva', editada por la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, con la colaboración de la Agrupación Astronómica de La Rioja, nos desvela en sus páginas la belleza de un firmamento carente de contaminación lumínica. Expertos en astronomía nos proponen, además, cuatro excursiones para observar las estrellas y las constelaciones.

De noche o a plena luz del día, esta área natural promete encandilarnos con los múltiples atractivos que atesora. La Rioja nos espera para brindarnos la oportunidad de disfrutar de toda la riqueza de un espacio que nos enamorará en cuanto nos adentremos en él.