Rutas a lo 'Piratas del Caribe' en pleno Mediterráneo

Nos adentramos en algunos de los lugares más impresionantes del Mediterráneo... en los que sentirnos unos verdaderos piratas

Álvaro Martínez Fernández
 | 
Foto: Piratas del Caribe | The Walt Disney Company

¡Grumetes, es hora de descubrir los lugares más impresionantes del Mediterráneo! Y lo hacemos adentrándonos con rutas que cuentan historias alucinantes. Y, para que te sientas como un verdadero pirata, no hay lugar mejor que la Comunidad Valenciana.

Y es que las rutas no solo se centran en los exteriores, ya que en el subsuelo encontramos escenarios en forma de perfectas cuevas en las que disfrutar de una manera única de las entrañas de la tierra. Y, por supuesto, la forma perfecta para conocer la forma de vida de los piratas en aguas del Mediterráneo.

1. Les ‘covetes dels moros’

Considerado un tesoro de la localidad de Bocairent, en Valencia, se deja ver como un conjunto de cuevas-ventana colgadas en un acantilado rocoso que se asoma a 300 metros del caso antiguo del pueblo, el Barranc de la Fos.

Les 'Covetes dels Moros nos ofrecen unas vistas a 300 metros de altitud | Ricard Ferre Jornet / ISTOCK

Concretamente encontramos unas cincuenta ventanas dispuestas en 3 o 4 niveles y que están interconectadas entre sí. Una ruta para sentirse un verdadero explorador, aunque cuidado… porque si tienes vértigo no es nada recomendable.

Sobre sus orígenes se cree que se trataban de graneros o almacenes de seguridad para el pueblo en la época andalusí, ahora convertidas en todo un fenómeno turístico.

2. La cueva del Dragut

Su nombre viene de un pirata turco que saqueo la ciudad de Cullera, donde se encuentra esta preciosa cueva. Y es que la leyenda cuenta que en esta cueva tuvo lugar el intercambio de rehenes por las riquezas del pueblo.

Interior de la Cueva del Dragut | Turismo de la Comunidad Valenciana

En la actualidad es una peculiar cueva con muchas singularidades que permite al viajero conocer la forma de vida de los piratas en aguas del Mediterráneo durante el siglo XVI. Y no son solo cuevas… aquí también podemos admirar un museo que expone instrumentos náuticos, piezas de artillería y diversos mapas históricos, entre otros.

3. Las cuevas de San José

Ubicadas en el paraje natural de la Sierra de Espadán, en Castellón, están consideradas como el río subterráneo navegable más largo de Europa en el que encontramos un muy destacado patrimonio cultural y geológico.

Cuevas de San José, la Vall d'Uixó | Turismo de la Comunidad Valenciana

De hecho, si quieres recorrerlo, necesitarás unos 40 minutos en los que podrás observar pinturas rupestres y yacimientos arqueológicos de unos 15.000 años de antigüedad. O lo que es lo mismo: una aventura perfecta para hacer en familia.

4. La cueva de las Calaveras

Nos trasladamos hasta el pueblo de Benidoleig, en Alicante, para encontraros con esta espectacular cavidad de más de 900 metros de longitud que debe su nombre a una expedición del siglo XVII. Una expedición en la que se encontraron en su interior los restos de doce personas, dándole el nombre que tiene en la actualidad.

Interior de la Cueva de las Calaveras, en Benidoleig | GeirSteneLarsen / ISTOCK

Esta cueva ofrece al visitante una excusa perfecta para observar estalactitas, estalagmitas y preciosas cúpulas de más de 25 metros de altura con fósiles y restos de huesos. De hecho, se sabe que esta cueva fue habitada por el Hommo Sapiens, como se puede intuir con los numerosos restos que se encuentran durante el recorrido.

5. Cueva de Don Juan

Nos vamos hasta Jalance, donde encontramos un paraje único de 400 metros de recorrido en el barrando de los Capellanes, uno de los afluentes del famoso río Júcar.

Un lugar que destaca, sobre todo, por permitir a los visitantes disfrutar de unas vistas panorámicas en un ambiente natural inédito en todos los alrededores. De hecho, uno de sus atractivos es el camino hasta la cueva, donde podemos apreciar preciosos paisajes como los cañones del Júcar o el Campichuelo.

6. Cuevas de Canelobre

Son, sin duda, unas de las cuevas más famosas de la provincia de Alicante. Se encuentran a 700 metros de altura y, en su interior, nos topamos con un espacio de más de 80.000 metros cuadrados al que se puede acceder a través de un túnel de 45 metros.

Chisloup | Wikicommons

En su interior también se puede apreciar la formación de estalagmitas, columnas, órganos, candelabros, coladas y medusas, entre otros fenómenos que convierten a estas cuevas en una escapada perfecta de fin de semana.

Pero, sin duda, una de las formaciones más famosas de este lugar es la conocida como “Sagrada familia”, que alcanza una altura de más de 25 metros. También “El Canelobre”, una estalagmita situada en el centro de la enorme sala que tiene una antigüedad de más de 100.000 años.