El pueblo más pequeño de Madrid: 63 habitantes, infinitos encantos

Recorremos Madarcos, el pueblo más pequeño de Madrid que nos sorprenderá por sus múltiples encantos

Miriam González
 | 
Foto: Mediatec - EducaMadrid

En Madrid hay muchos pueblos con un encanto único, algunos tienen extensos campos de cultivos, otros son verdaderos patrimonios de la humanidad, pero solo Madarcos tiene el título de ser el pueblo más pequeño de la comunidad. Con el paso del tiempo el número de habitantes ha ido variando mucho y es que en 23 años han pasado de ser 21 residentes a 63.

En las últimos años y por las consecuencias de la pandemia muchos madrileños han huido del bullicio de la capital y se han trasladado a la sierra, encontrando en Madarcos el enclave perfecto en el que vivir. Pero ser el pueblo más pequeño de Madrid no es sinónimo de aburrimiento y es que se sitúa en un lugar privilegiado, con actividades para disfrutar de la urbe y del entorno.

Iglesia de Santa Ana, Madarcos, pueblo más pequeño de Madrid
La Iglesia de Santa Ana es uno de los lugares de interés de Madarcos | Mediatec - EducaMadrid

Gran parte del encanto de este pueblo reside en su arquitectura tradicional, la edificación se basa en casas de una planta construidas con el granito de la zona. Además, la mayoría de estos hogares tradicionales están levantados sobre antiguas cuadras por lo que poseen huertas y patios propios.

Su patrimonio cultural se compone por la iglesia parroquial de Santa Ana que data del Siglo XVII, el Potro del Herrar y el complejo del ayuntamiento. Además, el pueblo posee diversos restaurantes donde probar la comida tradicional con productos locales y diversas Casas Rurales donde alojarse y así conocer el impresionante entorno que le rodea.

Reserva de la Biosfera de la Sierra del Rincón, Madarcos, pueblo más pequeño de Madrid
Madarcos está integrada dentro de la Reserva de la Biosfera de la Sierra del Rincón | Discato

Situado en las estribaciones de Somosierra desde esta pequeña urbe salen tres rutas diferentes que recorren el entorno natural para todos aquellos que quieran conocer la historia y la cultura de la serranía madrileña. La Ruta de los Molinos es perfecta para caminar con los más pequeños de la familia con una longitud de 2,5 km, otro camino fácil para los niños, pero con algo más de 4 km de paseo se encuentra la Ruta de la Casilla del Madarquillos. Y la tercera ruta es la Circular del Sur, un camino aptos para los amantes del senderismo.

Y más:

Bubblegum Alley, un callejón de récord... De chicles pegados en las paredes

¿Sabías que las esculturas clásicas eran originalmente de colores?

Además, el año pasado Madarcos pasó a formar parte de la Reserva de la Biosfera Sierra del Rincón, lo que supone un aumento de turismo, de rutas que unen los preciosos pueblos de esta región de la sierra norte de Madrid y de concienciación entre los habitantes y la biosfera. Este paraíso natural está formado por un territorio montañoso situado entre los macizos de Somosierra y Ayllón, además, de los ríos que nutren todo el espacio.