O Porto de Espasante, el pueblo donde la gran atracción es el cerdo Antón

Pásate a conocer al ilustre personaje de este idílico pueblo marinero

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Lux Blue / ISTOCK

A poco más de diez kilómetros de la preciosa localidad de O Barqueiro, conocida por ser uno de los pueblos marineros más bonitos de Galicia, encontramos otro pequeño núcleo que es uno de los puntos de imprescindible visita de la zona.

O Porto do Espasante, Galicia
Lux Blue / ISTOCK

O Porto de Espasante es un lugar privilegiado de las Rías Altas que tiende su mirada hacia la ría de Ortigueira, donde no solo nos podremos empapar de su notable tradición pesquera, sino que además podrás seguir las huellas del querido cerdo Antón, el protagonista de una historia con mucha solera.

Entre dos ensenadas

Situado entre dos ensenadas separadas por una pequeña península, a poca distancia de los famosos acantilados de Loiba, O Porto de Espasante es una población coruñesa que, en realidad, no es sino la manera en la que se conoce al puerto de la parroquia de Espasante, perteneciente al municipio de Ortigueira.

Mientras que Espasante es la parte más interior, formada por un diseminado de casas bajo la protección de la iglesia de San Juan de Espasante – el nombre oficial de la parroquia -, el puerto es el núcleo propiamente dicho, extendido a lo largo del istmo de la Punta dos Prados.

O Porto do Espasante, Galicia
Lux Blue / ISTOCK

La idílica situación de la población permite asomarse a ambos lados de la península frente a la ría de Ortigueira, disfrutando de las dos amplias ensenadas que se extienden a uno y otro costado, dibujadas en su contorno costero por dos arenales que son unos de los mayores reclamos de esta franja litoral.

En la parte oriental, la playa de San Antonio, dividida en dos por un saliente rocoso y llamada así por la capilla del mismo nombre, presenta medio kilómetro de arena fina que se ha convertido en una de las joyas de la zona de Ortigueira.

Al otro lado, en el costado occidental, el otro gran arenal recibe el nombre de “La Concha”, por su característica forma, y es popularmente conocida como la playa de Espasante. Al final de ella aparece el pequeño puerto pesquero, el alma de la localidad, haciendo de barrera intermedia con la parte más elevada de la península.

La historia del cerdo Antón

La manera más recomendable de subir a la parte más alta es hacerlo pasando el puerto desde la pequeña y bonita playa de Orbeiro Santa Cristina o De los enamorados, puesto que de su parte posterior salen unas escaleras de madera que nos llevan directamente al punto más antiguo de la localidad: el castro de Punta dos Prados, vestigio de un asentamiento prerromano.

Siguiendo un sendero se llega hasta el punto elevado donde se sitúa la garita Da Vela, desde donde se obtienen las vistas más impresionantes, abarcando ambas ensenadas y panorámicas más amplias de la ría de Ortigueira y el tramo de costa que lleva por los acantilados hasta la garita de Bares.

O Porto do Espasante, Galicia
Lux Blue / ISTOCK

Pero lo cierto es que, a pesar de que el entorno de O Porto de Espasante sea especialmente bello y de que el ambiente marinero nos embriague cuando paseamos por la rúa de Miramar - cuyas bases de las farolas fueron utilizadas para representar los rostros de algunos de los vecinos del pueblo en el Curruncho dos de sempre, una bonita iniciativa de Mónica Fustes -, una de las atracciones más curiosas de la localidad es un cerdo.

En efecto, el porco Antón, como se conoce localmente, es un afortunado animal que es renovado todos los años siguiendo una tradición centenaria, cuando los vecinos decidieron criar un cerdo para recaudar fondos con el objetivo de construir una capilla.

Una tradición que se ha perpetuado hasta la actualidad, hasta el punto de haber convertido al animal en un emblema del pueblo, como bien muestra la escultura en su honor que se encuentra frente a una fuente en la plaza de San Antonio.

Espasante, Galicia
Espasante, Galicia | alvarobueno / ISTOCK

Hoy en día, el cerdo Antón es cuidado por la Comisión de Fiestas - con el fin de obtener fondos para las celebraciones patronales - para luego hacer un sorteo el 6 de enero en el que se adjudica a la persona ganadora.

Aunque antes el porco Antón campaba a sus anchas por las calles del pueblo, ahora solo disfruta de este privilegio en algunas ocasiones, si bien vive a cuerpo de rey en un recinto al aire libre mientras es alimentado.